Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Los locales tendrán un año para adaptar sus butacas a personas con discapacidad

La ordenanza estipula  que todos los edificios públicos deberán tener las adaptaciones listas el 1 de enero del 2021. 

Para cumplir con la premisa de que los espacios públicos son para todos, el Concejo Deliberante de San Luis aprobó una ordenanza que estipula que  cines, teatros, universidades, iglesias, natatorios, salas de exposiciones, auditorios, cafeterías,  bares y estadios deportivos, deberán contar con el 2 por ciento de asientos o butacas especiales, tanto fijas como móviles, para personas con movilidad reducida. El texto,  que recibió el visto bueno del Legislativo municipal, indica que los comercios y los edificios públicos  tendrán tiempo  hasta el 1 de enero de 2021 para poder realizar estas  modificaciones.

La concejal por el bloque Frente Unidad Justicialista, Ayelén Mazzina, fue la impulsora del proyecto de ordenanza que busca reservar lugares para las personas con discapacidad, tanto física como psíquica, y también incluir a los ancianos para que tengan acceso a un asiento preferencial. La medida contempla que se destine a ellos el dos por ciento de las plazas por sala en todos los cines y salas públicas de la capital puntana. Además, el proyecto fue glosado con otro propuesto por la concejal por el mismo bloque, Norma Rosales, que pedía la instalación de asientos para personas con obesidad en espacios públicos incluidos los cines y los edificios públicos. 

"Sucede que las personas con movilidad reducida muchas veces quedan sin posibilidades de disfrutar de un lugar en el cine u otros espectáculos públicos. Para ellos ya es muy difícil movilizarse como para sumar el inconveniente de llegar y no tener disponibilidad de asientos, por lo que de esta manera se les otorgaría funcionalidad y seguridad", aseguró Mazzina.

La edil advirtió que muchas veces no se garantiza la posibilidad de ingresar a la sala a quienes se ayudan con bastones o se movilizan en sillas de ruedas, y que esto constituye una discriminación a la que se encuentra sometida la población con movilidad reducida. "Es evidente, por lo que se pretende con esta ordenanza otorgar la posibilidad de inclusión y que todos puedan ser partícipes en igualdad de condiciones", afirmó. 

La norma prevé que la ubicación de las localidades debe ser preferencial y la medida entre ejes de brazo no sea inferior a los 100 centímetros, y con una profundidad mínima de 90 centímetros. Las butacas deben ser de un material adecuado y resistente. Los únicos locales que están exentos de realizar estas modificaciones son los comercios cuya superficie de ocupación al público sea inferior a los 50 metros cuadrados. Los asientos adaptados serán para personas con movilidad reducida, ya sean ancianos, personas con alguna discapacidad física, psíquica, con obesidad, accidentadas y embarazadas.

"Me encontré en varias situaciones donde a veces las salas están llenas y una persona con discapacidad no cuenta con su lugar.

En pos de una verdadera igualdad debemos, como ciudadanos, revertir esto", expresó Mazzina. 

La gerente de Cinemacenter, Mercedes Condorí, aseguró que "en todos nuestros complejos tenemos el espacio para personas con discapacidad con las sillas y además estamos proyectando funciones con títulos descriptivos. La empresa siempre tuvo un espíritu inclusivo".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los locales tendrán un año para adaptar sus butacas a personas con discapacidad

La ordenanza estipula  que todos los edificios públicos deberán tener las adaptaciones listas el 1 de enero del 2021. 

Foto: internet.

Para cumplir con la premisa de que los espacios públicos son para todos, el Concejo Deliberante de San Luis aprobó una ordenanza que estipula que  cines, teatros, universidades, iglesias, natatorios, salas de exposiciones, auditorios, cafeterías,  bares y estadios deportivos, deberán contar con el 2 por ciento de asientos o butacas especiales, tanto fijas como móviles, para personas con movilidad reducida. El texto,  que recibió el visto bueno del Legislativo municipal, indica que los comercios y los edificios públicos  tendrán tiempo  hasta el 1 de enero de 2021 para poder realizar estas  modificaciones.

La concejal por el bloque Frente Unidad Justicialista, Ayelén Mazzina, fue la impulsora del proyecto de ordenanza que busca reservar lugares para las personas con discapacidad, tanto física como psíquica, y también incluir a los ancianos para que tengan acceso a un asiento preferencial. La medida contempla que se destine a ellos el dos por ciento de las plazas por sala en todos los cines y salas públicas de la capital puntana. Además, el proyecto fue glosado con otro propuesto por la concejal por el mismo bloque, Norma Rosales, que pedía la instalación de asientos para personas con obesidad en espacios públicos incluidos los cines y los edificios públicos. 

"Sucede que las personas con movilidad reducida muchas veces quedan sin posibilidades de disfrutar de un lugar en el cine u otros espectáculos públicos. Para ellos ya es muy difícil movilizarse como para sumar el inconveniente de llegar y no tener disponibilidad de asientos, por lo que de esta manera se les otorgaría funcionalidad y seguridad", aseguró Mazzina.

La edil advirtió que muchas veces no se garantiza la posibilidad de ingresar a la sala a quienes se ayudan con bastones o se movilizan en sillas de ruedas, y que esto constituye una discriminación a la que se encuentra sometida la población con movilidad reducida. "Es evidente, por lo que se pretende con esta ordenanza otorgar la posibilidad de inclusión y que todos puedan ser partícipes en igualdad de condiciones", afirmó. 

La norma prevé que la ubicación de las localidades debe ser preferencial y la medida entre ejes de brazo no sea inferior a los 100 centímetros, y con una profundidad mínima de 90 centímetros. Las butacas deben ser de un material adecuado y resistente. Los únicos locales que están exentos de realizar estas modificaciones son los comercios cuya superficie de ocupación al público sea inferior a los 50 metros cuadrados. Los asientos adaptados serán para personas con movilidad reducida, ya sean ancianos, personas con alguna discapacidad física, psíquica, con obesidad, accidentadas y embarazadas.

"Me encontré en varias situaciones donde a veces las salas están llenas y una persona con discapacidad no cuenta con su lugar.

En pos de una verdadera igualdad debemos, como ciudadanos, revertir esto", expresó Mazzina. 

La gerente de Cinemacenter, Mercedes Condorí, aseguró que "en todos nuestros complejos tenemos el espacio para personas con discapacidad con las sillas y además estamos proyectando funciones con títulos descriptivos. La empresa siempre tuvo un espíritu inclusivo".

Logín