Escuchá acá la 90.9
X

Cecilia, una campeona vigente

Ángel Altavilla

Con 36 años, es la gimnasta activa más longeva del país. Entrena a atletas y dicta clases de matemática.

Profesora de matemática, contadora de profesión y deportista, Cecilia Anzulovich es la atleta de gimnasia artística más longeva del país ¡con 36 años! “Sí, soy la más vieja, lo digo yo”, contó con una carcajada que tapó el barullo de las pequeñas gimnastas que practicaban en el gimnasio Eneas.

“Me cuesta entrenar porque a este nivel lo hago todos los días entre tres horas y media o cuatro, y es difícil porque el cuerpo tiene un desgaste y siente tantas horas de entrenamiento; entre la vida personal que una tiene, más las cuatro horas de gimnasio, eso cuesta”, explicó Ceci, en una pausa de sus clases. “Pero lo llevo bien porque es una pasión, me gusta y creo que soy la gimnasta más longeva. En los torneos B2, que compito, no encuentro tan grandes. Sí me crucé con algunas de 27, 28, y no más grandes. Creo que a nivel nacional soy la más vieja”, repitió con una sonrisa cómplice.

Los últimos logros de Ceci fueron en la reciente Copa Vélez Sarsfield (Buenos Aires), donde participó en el Nivel B2 y quedó primera en salto, tercera en suelo y tercera en paralelas. En su penúltima incursión quedaron quintas por equipo en el Nacional Federativo, en Mendoza.

“Es una disciplina que te lleva a hacer cada vez más. Si aprendiste a hacer la vertical querés darle un giro, si hiciste un salto simple vas a ir por el doble y así por más. Este deporte siempre te pide”, aseguró la profe, ante el repique de pasos y saltos en la tamblinera.

Ni la cámara de fotos, mucho menos el grabador, intimidaban a las niñas, que dejaban la clase y se acercaban a darle un beso y un abrazo. El cariño es genuino y Cecilia se los devuelve con el mismo sentimiento.

“De profesión soy contadora y de alma tengo la misma pasión por la gimnasia”, se presentó Cecilia, que además de deportista de competencia hizo los cursos de técnico y de jueza, es técnica y profesora de gimnasia en los grupos Intermedio y Proyección, de los 9 a 13 años, que entrenan entre las 18 y las 20.

“Tenemos hasta cuatro torneos en el año. Intentamos que todas compitan para compartir con sus compañeras, para aprender una serie, pero que sea recreativo, y a enfrentar el miedo ante el juez", explicó Ceci sobre las enseñanzas a las pequeñas saltarinas. "No se le exige a ninguna, pero intentamos que vayan todas”.

Al club asisten más de 240 nenas, de 4 a 15 años; no hay varones. “El plan a futuro es incluir la gimnasia artística masculina”, anticipó la profe. Exceptuando a Cecilia, la más grande tiene 15 y es Victoria Argüelles, de trayectoria en el deporte, y que en 2020 compartirá equipo con su profesora porque cumple 16 y las dos serán del segmento Mayores. “¡Y vamos por todo el año que viene!”, gritó con los puños en alto Ceci, fascinada con su nueva colega. La gimnasia es una disciplina en la que una adolescente de 16 años es de la categoría Mayor.

“No” negó enfática al consultarle si en su categoría se enfrenta a colegas de 30 o 25 años al menos, pero Ceci está a la par de atletas que dobla en edad. “Compito contra gimnastas desde 16 en adelante. Es mucha desventaja, porque a nivel físico son mucho más fuertes pero bueno, me juega a favor la experiencia y la concentración, mirar la gimnasia desde otro punto”, comparó Anzulovich, haciendo un paralelismo con el jugador veterano, que camina más la cancha en lugar de correr, pero sabe dónde dar el pase. “Es entrenar con la cabeza, no tanto con el cuerpo”.

“Es una desigualdad porque tendría que haber una categoría”, razonó Cecilia, pero aún no encuentra explicación. “No sé si lo planteó alguna federación a nivel confederación, pero sí debería haber una, porque hay mucha diferencia, por lo menos una categoría sénior a partir de los 25”. Los tiempos cambiaron y se amplió el margen de edad deportiva profesional o amateur.

En el gimnasio participan de varios torneos al año. Federada por su club, Ceci compite por Eneas en copas interprovinciales y nacionales, pero en el Federativo representa a San Luis con el seleccionado provincial. "Además de los padres y amigos, recibimos mucho apoyo del gobierno provincial cada vez que competimos, y esa es una ayuda invaluable", rescató la profesora titular.

El legado de Juan “Toto” Anzulovich y Carla Zucchi caló hondo en el ADN de sus hijos. Daniela tiene 40 años, Juan 38 y Ceci 36, y todos hacen deportes.

“Nos llevaron al Poli de la UNSL, ‘ahí nacimos’ con Dani. Empecé a los cuatro años, era un juego, pero a los siete competí y me 'picó el bichito', me gustó y es una pasión que llevo desde esa edad”, aseguró la CPN y docente de Matemática en la Escuela 98 “Gobernador Santos Ortiz”, en 2º y 3º año.

“Hay que mantener una disciplina, soy muy responsable y estructurada en todos los aspectos de mi vida. En mi casa a nivel personal, con mi pareja, con mi economía doméstica, con todo”, comentó Ceci, quien aceptó con gracia que la complejidad rige su vida, entre poses y aprender series para competir y la exactitud de la matemática. “Todo ayuda: la profesión, la gimnasia. Hay que tener mucha responsabilidad y pensar que las cosas siempre se pueden”.

“Ceci es increíble”, elogió Daniela. “Tiene una cabeza impresionante, en su vida diaria sufre con su estructura, pero con el deporte es fantástica”, dijo con gracia la mayor. “Me enorgullece entrenar con ella. Es una gimnasta de las que mayor dificultad tiene”, agregó Dani, para contar que a nivel mundial aparecen más atletas adultas, como Oksana Chusovitina, que con 43 años participará en los próximos Juegos Olímpicos.

“El sueño del gimnasio propio lo tuvimos desde chiquitas, pero siempre fue eso, algo que pensábamos inalcanzable”, comentó Ceci, conociendo el final, pero sin olvidar lo que costó. “Y así nació Eneas, donde estamos ahora”, relató su historia con final feliz en la vida diaria. La real, en la que se concretan los sueños.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cecilia, una campeona vigente

Con 36 años, es la gimnasta activa más longeva del país. Entrena a atletas y dicta clases de matemática.

El movimiento se demuestra andando. Entre vueltas, giros y saltos, las alumnas de Cecilia no se detienen en sus entrenamientos. La profe les da un buen ejemplo. Foto: Marianela Sánchez.

Profesora de matemática, contadora de profesión y deportista, Cecilia Anzulovich es la atleta de gimnasia artística más longeva del país ¡con 36 años! “Sí, soy la más vieja, lo digo yo”, contó con una carcajada que tapó el barullo de las pequeñas gimnastas que practicaban en el gimnasio Eneas.

“Me cuesta entrenar porque a este nivel lo hago todos los días entre tres horas y media o cuatro, y es difícil porque el cuerpo tiene un desgaste y siente tantas horas de entrenamiento; entre la vida personal que una tiene, más las cuatro horas de gimnasio, eso cuesta”, explicó Ceci, en una pausa de sus clases. “Pero lo llevo bien porque es una pasión, me gusta y creo que soy la gimnasta más longeva. En los torneos B2, que compito, no encuentro tan grandes. Sí me crucé con algunas de 27, 28, y no más grandes. Creo que a nivel nacional soy la más vieja”, repitió con una sonrisa cómplice.

Los últimos logros de Ceci fueron en la reciente Copa Vélez Sarsfield (Buenos Aires), donde participó en el Nivel B2 y quedó primera en salto, tercera en suelo y tercera en paralelas. En su penúltima incursión quedaron quintas por equipo en el Nacional Federativo, en Mendoza.

“Es una disciplina que te lleva a hacer cada vez más. Si aprendiste a hacer la vertical querés darle un giro, si hiciste un salto simple vas a ir por el doble y así por más. Este deporte siempre te pide”, aseguró la profe, ante el repique de pasos y saltos en la tamblinera.

Ni la cámara de fotos, mucho menos el grabador, intimidaban a las niñas, que dejaban la clase y se acercaban a darle un beso y un abrazo. El cariño es genuino y Cecilia se los devuelve con el mismo sentimiento.

“De profesión soy contadora y de alma tengo la misma pasión por la gimnasia”, se presentó Cecilia, que además de deportista de competencia hizo los cursos de técnico y de jueza, es técnica y profesora de gimnasia en los grupos Intermedio y Proyección, de los 9 a 13 años, que entrenan entre las 18 y las 20.

“Tenemos hasta cuatro torneos en el año. Intentamos que todas compitan para compartir con sus compañeras, para aprender una serie, pero que sea recreativo, y a enfrentar el miedo ante el juez", explicó Ceci sobre las enseñanzas a las pequeñas saltarinas. "No se le exige a ninguna, pero intentamos que vayan todas”.

Al club asisten más de 240 nenas, de 4 a 15 años; no hay varones. “El plan a futuro es incluir la gimnasia artística masculina”, anticipó la profe. Exceptuando a Cecilia, la más grande tiene 15 y es Victoria Argüelles, de trayectoria en el deporte, y que en 2020 compartirá equipo con su profesora porque cumple 16 y las dos serán del segmento Mayores. “¡Y vamos por todo el año que viene!”, gritó con los puños en alto Ceci, fascinada con su nueva colega. La gimnasia es una disciplina en la que una adolescente de 16 años es de la categoría Mayor.

“No” negó enfática al consultarle si en su categoría se enfrenta a colegas de 30 o 25 años al menos, pero Ceci está a la par de atletas que dobla en edad. “Compito contra gimnastas desde 16 en adelante. Es mucha desventaja, porque a nivel físico son mucho más fuertes pero bueno, me juega a favor la experiencia y la concentración, mirar la gimnasia desde otro punto”, comparó Anzulovich, haciendo un paralelismo con el jugador veterano, que camina más la cancha en lugar de correr, pero sabe dónde dar el pase. “Es entrenar con la cabeza, no tanto con el cuerpo”.

“Es una desigualdad porque tendría que haber una categoría”, razonó Cecilia, pero aún no encuentra explicación. “No sé si lo planteó alguna federación a nivel confederación, pero sí debería haber una, porque hay mucha diferencia, por lo menos una categoría sénior a partir de los 25”. Los tiempos cambiaron y se amplió el margen de edad deportiva profesional o amateur.

En el gimnasio participan de varios torneos al año. Federada por su club, Ceci compite por Eneas en copas interprovinciales y nacionales, pero en el Federativo representa a San Luis con el seleccionado provincial. "Además de los padres y amigos, recibimos mucho apoyo del gobierno provincial cada vez que competimos, y esa es una ayuda invaluable", rescató la profesora titular.

El legado de Juan “Toto” Anzulovich y Carla Zucchi caló hondo en el ADN de sus hijos. Daniela tiene 40 años, Juan 38 y Ceci 36, y todos hacen deportes.

“Nos llevaron al Poli de la UNSL, ‘ahí nacimos’ con Dani. Empecé a los cuatro años, era un juego, pero a los siete competí y me 'picó el bichito', me gustó y es una pasión que llevo desde esa edad”, aseguró la CPN y docente de Matemática en la Escuela 98 “Gobernador Santos Ortiz”, en 2º y 3º año.

“Hay que mantener una disciplina, soy muy responsable y estructurada en todos los aspectos de mi vida. En mi casa a nivel personal, con mi pareja, con mi economía doméstica, con todo”, comentó Ceci, quien aceptó con gracia que la complejidad rige su vida, entre poses y aprender series para competir y la exactitud de la matemática. “Todo ayuda: la profesión, la gimnasia. Hay que tener mucha responsabilidad y pensar que las cosas siempre se pueden”.

“Ceci es increíble”, elogió Daniela. “Tiene una cabeza impresionante, en su vida diaria sufre con su estructura, pero con el deporte es fantástica”, dijo con gracia la mayor. “Me enorgullece entrenar con ella. Es una gimnasta de las que mayor dificultad tiene”, agregó Dani, para contar que a nivel mundial aparecen más atletas adultas, como Oksana Chusovitina, que con 43 años participará en los próximos Juegos Olímpicos.

“El sueño del gimnasio propio lo tuvimos desde chiquitas, pero siempre fue eso, algo que pensábamos inalcanzable”, comentó Ceci, conociendo el final, pero sin olvidar lo que costó. “Y así nació Eneas, donde estamos ahora”, relató su historia con final feliz en la vida diaria. La real, en la que se concretan los sueños.

Logín