Escuchá acá la 90.9
X

Naftas: el Gobierno "libera" el impuesto y se viene otra suba

El 5% que regirá desde diciembre hará más fuerte el aumento que ya habían decidido las petroleras.

El precio de los combustibles podría aumentar a partir de diciembre en torno al 5% porque el Gobierno autorizará un incremento similar en el Impuesto a los Combustibles, según señalaron voceros de la Secretaría de Energía.

La AFIP estableció que ese impuesto se actualice en enero, abril, julio y octubre de cada año a partir de la variación del Índice de Precios al Consumidor del Indec. Pero esa actualización fue postergada durante el año para atenuar el impacto que provocó la devaluación del peso en los surtidores y porque el Gobierno quería evitar un impacto negativo en la campaña electoral.

El Poder Ejecutivo autorizó a través del decreto 753 que en dos meses se traslade a precios todo el componente del impuesto que quedó pendiente a lo largo del año, y en el artículo 2 se estableció que el ajuste correspondía hacerlo en noviembre y en diciembre. Para las empresas el ajuste impositivo pendiente llegaría al 20%, con lo cual el próximo gobierno deberá decidir si aplica o no el 15% restante.

El secretario de Energía Gustavo Lopetegui aseguró que el impuesto "no va a subir más de 5% en diciembre", con lo cual el proceso de actualización quedará para el próximo gobierno.

Si se concreta ese aumento a partir de diciembre se sumará al que tienen previsto aplicar las compañías petroleras para reducir el atraso que estiman en torno al 10% de los precios, respecto a la paridad de importación.

Al terminar la regulación de precios y tras el aumento aplicado en noviembre, las empresas habían adelantado que habría otro ajuste de precios en diciembre.

La decisión del aumento en el componente impositivo se da en un momento en que el sector de combustibles atraviesa por un proceso de incremento de precios tras el descongelamiento iniciado el 14 de noviembre pasado.

En la práctica ese proceso ya se había iniciado durante el congelamiento, cuando el propio presidente Mauricio Macri autorizó dos aumentos del 4% en septiembre y 5% a comienzos de noviembre.

La reforma tributaria de diciembre de 2017, cuyos cambios se hicieron efectivos a partir de marzo de 2018, introdujo modificaciones en los impuestos específicos a los combustibles para aislarlos de la evolución del precio del petróleo y de las variaciones en el tipo de cambio.

La Secretaría de Energía destacó que esa modificación convirtió a los impuestos en un "amortiguador" que permite alisar los incrementos o caídas de estas dos variables, "suavizándolas" en el tiempo.

La reforma eliminó la Tasa Hídrica (sobre las naftas) y la Tasa Vial (sobre el gasoil), incorporó el impuesto al CO2, que al igual que el Impuesto a los Combustibles Líquidos pasaron a ser una suma fija, actualizada trimestralmente por el IPC, y dentro de esta actualización se creó un margen discrecional del 25% hacia arriba y 10% hacia abajo, potenciando el "efecto amortiguador".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Naftas: el Gobierno "libera" el impuesto y se viene otra suba

El 5% que regirá desde diciembre hará más fuerte el aumento que ya habían decidido las petroleras.

No hay techo. Las petroleras ya habían anunciado una suba para diciembre. Y ahora sería mayor por el aumento. Fotos: NA.

El precio de los combustibles podría aumentar a partir de diciembre en torno al 5% porque el Gobierno autorizará un incremento similar en el Impuesto a los Combustibles, según señalaron voceros de la Secretaría de Energía.

La AFIP estableció que ese impuesto se actualice en enero, abril, julio y octubre de cada año a partir de la variación del Índice de Precios al Consumidor del Indec. Pero esa actualización fue postergada durante el año para atenuar el impacto que provocó la devaluación del peso en los surtidores y porque el Gobierno quería evitar un impacto negativo en la campaña electoral.

El Poder Ejecutivo autorizó a través del decreto 753 que en dos meses se traslade a precios todo el componente del impuesto que quedó pendiente a lo largo del año, y en el artículo 2 se estableció que el ajuste correspondía hacerlo en noviembre y en diciembre. Para las empresas el ajuste impositivo pendiente llegaría al 20%, con lo cual el próximo gobierno deberá decidir si aplica o no el 15% restante.

El secretario de Energía Gustavo Lopetegui aseguró que el impuesto "no va a subir más de 5% en diciembre", con lo cual el proceso de actualización quedará para el próximo gobierno.

Si se concreta ese aumento a partir de diciembre se sumará al que tienen previsto aplicar las compañías petroleras para reducir el atraso que estiman en torno al 10% de los precios, respecto a la paridad de importación.

Al terminar la regulación de precios y tras el aumento aplicado en noviembre, las empresas habían adelantado que habría otro ajuste de precios en diciembre.

La decisión del aumento en el componente impositivo se da en un momento en que el sector de combustibles atraviesa por un proceso de incremento de precios tras el descongelamiento iniciado el 14 de noviembre pasado.

En la práctica ese proceso ya se había iniciado durante el congelamiento, cuando el propio presidente Mauricio Macri autorizó dos aumentos del 4% en septiembre y 5% a comienzos de noviembre.

La reforma tributaria de diciembre de 2017, cuyos cambios se hicieron efectivos a partir de marzo de 2018, introdujo modificaciones en los impuestos específicos a los combustibles para aislarlos de la evolución del precio del petróleo y de las variaciones en el tipo de cambio.

La Secretaría de Energía destacó que esa modificación convirtió a los impuestos en un "amortiguador" que permite alisar los incrementos o caídas de estas dos variables, "suavizándolas" en el tiempo.

La reforma eliminó la Tasa Hídrica (sobre las naftas) y la Tasa Vial (sobre el gasoil), incorporó el impuesto al CO2, que al igual que el Impuesto a los Combustibles Líquidos pasaron a ser una suma fija, actualizada trimestralmente por el IPC, y dentro de esta actualización se creó un margen discrecional del 25% hacia arriba y 10% hacia abajo, potenciando el "efecto amortiguador".

Logín