eldiariodelarepublica.com
Charlas sobre dinero. Siempre

Escuchá acá la 90.9
X

Charlas sobre dinero. Siempre

Aunque parezca muchas veces que los grandes diálogos globales, los grandes temas de discusión y las grandes decisiones, ocurran por algún interés puntual de una o varias naciones, en disputa con otra o varias naciones; más tarde o más temprano, todo se reduce al dinero.

Los grandes líderes globales (al menos los que muestra el espectro actual), solo hablan de dinero, incluso cuando hablan de integración, de cultura, de ciencia, de muros, de uniones y desuniones, de desplazados, de salud, de geopolítica o del espacio. Todo se reduce al dinero.

Donald Trump, presidente de la primera potencia mundial, recorrió y recorrerá una parte importante de su país, con el objeto de recaudar voluntades (que luego aportarán dinero), para su proyecto del muro divisorio con México.

En diciembre, la disputa presupuestaria del presidente con los demócratas llevó a un cierre parcial de la administración federal de cinco semanas que obligó a licenciar sin goce de sueldo a 800.000 empleados federales. Los demócratas se niegan a financiar el muro, que consideran ineficaz e “inmoral”.

Ante los efectos de los 35 días del cierre parcial del gobierno, Trump cedió a fines de enero y accedió a dar los fondos para que la administración pudiera funcionar durante tres semanas. Ahora el Congreso tiene tiempo hasta el 15 de enero para encontrar financiación para el muro, de lo contrario Trump amenazó con un nuevo “shutdown” (apagón) del gobierno. El presidente exige 5.700 millones de dólares para el proyecto, una de sus promesas de campaña.

Al mismo tiempo, en una cumbre sobre la gobernanza mundial, ante responsables políticos y económicos de todo el mundo, en Dubai; la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió sobre una eventual “tormenta” económica. El crecimiento de la economía mundial es “más lento” que lo previsto, advirtió.

“Estamos presenciando una economía (mundial) que está creciendo más lentamente de lo esperado”, dijo. El mes pasado, el FMI rebajó su pronóstico de crecimiento económico global para este año de 3,7% a 3,5%, debido a las tensiones comerciales, particularmente entre Estados Unidos y China.

Lagarde basó su pronóstico en lo que llamó las “cuatro nubes” que se ciernen sobre la economía global: Las tensiones comerciales, particularmente entre China y Estados Unidos, el ajuste de las tasas, las incertidumbres relacionadas con el Brexit y la desaceleración de la economía china.

En una sintonía notable, y al mismo tiempo, el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, urgió una mayor “claridad” de Londres sobre cómo desbloquear la ratificación del acuerdo de divorcio, calificando de “interesante” la propuesta del líder de la oposición británica. “Algo tiene que moverse del lado británico. Es la claridad o el movimiento que debe llegar en Reino Unido, porque alcanzamos un acuerdo con el gobierno británico”, aseguró Bernier.

Reino Unido, que tiene previsto abandonar la Unión Europea (UE) el 29 de marzo, vive en absoluta incertidumbre respecto a la forma que tomará el Brexit después que el Parlamento británico rechazara en enero el acuerdo cerrado con Bruselas por la primera ministra Theresa May.

“Escuché a la propia May decir que quería mantener un diálogo con la oposición”, aseguró el negociador europeo, quien justo antes había calificado de “interesante en el tono y en el fondo” una propuesta del líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, para que Londres busque una unión aduanera permanente con Europa. Aduana, impuestos, comercio, dinero.

Los líderes globales, por esta época, solo hablan de dinero. Aún está muy fresca la crisis de 2008, que destrozó la economía del mundo. Una crisis demoledora sobre la que los líderes solo hablaron luego, a pesar que pudieron preverla, e incluso evitarla. Este ciclo período dejará en claro ¿cuánto aprendió la política global?, acerca de sus charlas sobre dinero.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Charlas sobre dinero. Siempre

Aunque parezca muchas veces que los grandes diálogos globales, los grandes temas de discusión y las grandes decisiones, ocurran por algún interés puntual de una o varias naciones, en disputa con otra o varias naciones; más tarde o más temprano, todo se reduce al dinero.

Los grandes líderes globales (al menos los que muestra el espectro actual), solo hablan de dinero, incluso cuando hablan de integración, de cultura, de ciencia, de muros, de uniones y desuniones, de desplazados, de salud, de geopolítica o del espacio. Todo se reduce al dinero.

Donald Trump, presidente de la primera potencia mundial, recorrió y recorrerá una parte importante de su país, con el objeto de recaudar voluntades (que luego aportarán dinero), para su proyecto del muro divisorio con México.

En diciembre, la disputa presupuestaria del presidente con los demócratas llevó a un cierre parcial de la administración federal de cinco semanas que obligó a licenciar sin goce de sueldo a 800.000 empleados federales. Los demócratas se niegan a financiar el muro, que consideran ineficaz e “inmoral”.

Ante los efectos de los 35 días del cierre parcial del gobierno, Trump cedió a fines de enero y accedió a dar los fondos para que la administración pudiera funcionar durante tres semanas. Ahora el Congreso tiene tiempo hasta el 15 de enero para encontrar financiación para el muro, de lo contrario Trump amenazó con un nuevo “shutdown” (apagón) del gobierno. El presidente exige 5.700 millones de dólares para el proyecto, una de sus promesas de campaña.

Al mismo tiempo, en una cumbre sobre la gobernanza mundial, ante responsables políticos y económicos de todo el mundo, en Dubai; la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió sobre una eventual “tormenta” económica. El crecimiento de la economía mundial es “más lento” que lo previsto, advirtió.

“Estamos presenciando una economía (mundial) que está creciendo más lentamente de lo esperado”, dijo. El mes pasado, el FMI rebajó su pronóstico de crecimiento económico global para este año de 3,7% a 3,5%, debido a las tensiones comerciales, particularmente entre Estados Unidos y China.

Lagarde basó su pronóstico en lo que llamó las “cuatro nubes” que se ciernen sobre la economía global: Las tensiones comerciales, particularmente entre China y Estados Unidos, el ajuste de las tasas, las incertidumbres relacionadas con el Brexit y la desaceleración de la economía china.

En una sintonía notable, y al mismo tiempo, el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, urgió una mayor “claridad” de Londres sobre cómo desbloquear la ratificación del acuerdo de divorcio, calificando de “interesante” la propuesta del líder de la oposición británica. “Algo tiene que moverse del lado británico. Es la claridad o el movimiento que debe llegar en Reino Unido, porque alcanzamos un acuerdo con el gobierno británico”, aseguró Bernier.

Reino Unido, que tiene previsto abandonar la Unión Europea (UE) el 29 de marzo, vive en absoluta incertidumbre respecto a la forma que tomará el Brexit después que el Parlamento británico rechazara en enero el acuerdo cerrado con Bruselas por la primera ministra Theresa May.

“Escuché a la propia May decir que quería mantener un diálogo con la oposición”, aseguró el negociador europeo, quien justo antes había calificado de “interesante en el tono y en el fondo” una propuesta del líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, para que Londres busque una unión aduanera permanente con Europa. Aduana, impuestos, comercio, dinero.

Los líderes globales, por esta época, solo hablan de dinero. Aún está muy fresca la crisis de 2008, que destrozó la economía del mundo. Una crisis demoledora sobre la que los líderes solo hablaron luego, a pesar que pudieron preverla, e incluso evitarla. Este ciclo período dejará en claro ¿cuánto aprendió la política global?, acerca de sus charlas sobre dinero.

Logín