eldiariodelarepublica.com
Chantajes de alto nivel

Escuchá acá la 90.9
X

Chantajes de alto nivel

La extorsión al alto nivel suele ser escandalosa e implicar a personalidades con mucho poder: el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, acusó a la editora del “National Enquirer”, considerada cercana al presidente Donald Trump, de chantajearlo con publicar fotos íntimas enviadas a su amante.

Bezos, el hombre más rico de la tierra, es propietario del “Washington Post”, frecuentemente atacado por Trump como ejemplo cuando tilda a los medios estadounidenses de “enemigos de la gente” y generadores de noticias falsas. El Post es uno de los principales medios de comunicación que más cobertura dio al asesinato del periodista saudita y columnista del diario, Jamal Khashoggi.

Trump se negó a criticar al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed Bin Salmán, acusado de haber ordenado el asesinato del periodista. El mes pasado, el mandatario apuntó a Bezos, refiriéndose a él como “Bozo”, en lo que parecía una alusión a una información publicada por el “National Enquirer” sobre la relación del multimillonario con la antigua presentadora de noticias y reportera de entretenimiento Lauren Sanchez.

“Lamento escuchar la noticia de que Jeff Bozo fue derribado por un competidor cuya información, según tengo entendido, es mucho más precisa que las de su periódico de cabildeo, el Amazon Washington Post", escribió en un tuit. “¡Espero que el papel (por el Post) acabe en manos mejores y más responsables”, agregó.

El “National Enquirer” tuvo acceso a mensajes de texto privados y el mes pasado publicó que Bezos mantenía una relación extramatrimonial con Sanchez, una información que provocó su divorcio. Bezos aseguró que la compañía responsable del tabloide lo había amenazado con publicar fotografías íntimas que le envió a su amante.

En un texto subido a la plataforma de blogs Medium, Bezos dijo que la editora del Enquirer, American Media Inc (AMI), dirigido por David Pecker, un amigo de Trump, lo había amenazado con publicar las fotos si no detenía una investigación sobre la filtración de los mensajes.

El tabloide, según Bezos, exigió que él y el asesor de seguridad Gavin de Becker, quien encabeza la investigación, declararan públicamente que “no tenían conocimiento o base para sugerir que la cobertura de AMI estaba motivada políticamente o influenciada por fuerzas políticas”, agregó Bezos.

En su publicación de Medium, Bezos señaló a AMI y la cooperación previa de Pecker con Trump, incluidos los pagos realizados para suprimir historias negativas sobre el presidente, que actualmente están siendo investigados por los fiscales federales. Una de estas informaciones involucra a una ex modelo de Playboy que dijo haber tenido un romance con Trump.

El pago en secreto para comprar su silencio, parecido al realizado a otra mujer, se hizo en vísperas de la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de 2016. El presidente está siendo investigado por haber cometido infracciones en el financiamiento de su campaña debido a los pagos realizados para, presuntamente, afectar el resultado de la votación, por los que debería haber informado a los supervisores de campaña del gobierno.

En un acuerdo alcanzado con fiscales federales a fines del año pasado, AMI se comprometió a cooperar. La empresa admitió que antes de la elección había pagado 150.000 dólares a la ex modelo Karen McDougal para que no aireara un romance que mantuvo con Trump. A cambio, los fiscales aseguraron que no imputarían a AMI.

Bezos, “The Washington Post” y Amazon son objetivos habituales de Trump en Twitter.

“La propiedad del Washington Post es un factor de complejidad para mí. Es inevitable que ciertas personas poderosas que sufren la cobertura de noticias del 'Washington Post' concluyan erróneamente que soy su enemigo”, escribió Bezos.

“El presidente Trump es una de esas personas. La cobertura esencial e implacable de The Post sobre el asesinato de su columnista Jamal Khashoggi es sin duda impopular en ciertos círculos”.

“Por supuesto, no quiero que se publiquen fotos personales, pero tampoco participaré en su conocida práctica de chantaje, favores políticos, ataques políticos y corrupción. Prefiero levantarme”, dijo.

Chantajes de alto nivel. Escándalos asegurados.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Chantajes de alto nivel

La extorsión al alto nivel suele ser escandalosa e implicar a personalidades con mucho poder: el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, acusó a la editora del “National Enquirer”, considerada cercana al presidente Donald Trump, de chantajearlo con publicar fotos íntimas enviadas a su amante.

Bezos, el hombre más rico de la tierra, es propietario del “Washington Post”, frecuentemente atacado por Trump como ejemplo cuando tilda a los medios estadounidenses de “enemigos de la gente” y generadores de noticias falsas. El Post es uno de los principales medios de comunicación que más cobertura dio al asesinato del periodista saudita y columnista del diario, Jamal Khashoggi.

Trump se negó a criticar al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed Bin Salmán, acusado de haber ordenado el asesinato del periodista. El mes pasado, el mandatario apuntó a Bezos, refiriéndose a él como “Bozo”, en lo que parecía una alusión a una información publicada por el “National Enquirer” sobre la relación del multimillonario con la antigua presentadora de noticias y reportera de entretenimiento Lauren Sanchez.

“Lamento escuchar la noticia de que Jeff Bozo fue derribado por un competidor cuya información, según tengo entendido, es mucho más precisa que las de su periódico de cabildeo, el Amazon Washington Post", escribió en un tuit. “¡Espero que el papel (por el Post) acabe en manos mejores y más responsables”, agregó.

El “National Enquirer” tuvo acceso a mensajes de texto privados y el mes pasado publicó que Bezos mantenía una relación extramatrimonial con Sanchez, una información que provocó su divorcio. Bezos aseguró que la compañía responsable del tabloide lo había amenazado con publicar fotografías íntimas que le envió a su amante.

En un texto subido a la plataforma de blogs Medium, Bezos dijo que la editora del Enquirer, American Media Inc (AMI), dirigido por David Pecker, un amigo de Trump, lo había amenazado con publicar las fotos si no detenía una investigación sobre la filtración de los mensajes.

El tabloide, según Bezos, exigió que él y el asesor de seguridad Gavin de Becker, quien encabeza la investigación, declararan públicamente que “no tenían conocimiento o base para sugerir que la cobertura de AMI estaba motivada políticamente o influenciada por fuerzas políticas”, agregó Bezos.

En su publicación de Medium, Bezos señaló a AMI y la cooperación previa de Pecker con Trump, incluidos los pagos realizados para suprimir historias negativas sobre el presidente, que actualmente están siendo investigados por los fiscales federales. Una de estas informaciones involucra a una ex modelo de Playboy que dijo haber tenido un romance con Trump.

El pago en secreto para comprar su silencio, parecido al realizado a otra mujer, se hizo en vísperas de la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de 2016. El presidente está siendo investigado por haber cometido infracciones en el financiamiento de su campaña debido a los pagos realizados para, presuntamente, afectar el resultado de la votación, por los que debería haber informado a los supervisores de campaña del gobierno.

En un acuerdo alcanzado con fiscales federales a fines del año pasado, AMI se comprometió a cooperar. La empresa admitió que antes de la elección había pagado 150.000 dólares a la ex modelo Karen McDougal para que no aireara un romance que mantuvo con Trump. A cambio, los fiscales aseguraron que no imputarían a AMI.

Bezos, “The Washington Post” y Amazon son objetivos habituales de Trump en Twitter.

“La propiedad del Washington Post es un factor de complejidad para mí. Es inevitable que ciertas personas poderosas que sufren la cobertura de noticias del 'Washington Post' concluyan erróneamente que soy su enemigo”, escribió Bezos.

“El presidente Trump es una de esas personas. La cobertura esencial e implacable de The Post sobre el asesinato de su columnista Jamal Khashoggi es sin duda impopular en ciertos círculos”.

“Por supuesto, no quiero que se publiquen fotos personales, pero tampoco participaré en su conocida práctica de chantaje, favores políticos, ataques políticos y corrupción. Prefiero levantarme”, dijo.

Chantajes de alto nivel. Escándalos asegurados.

Logín