eldiariodelarepublica.com
Villa Mercedes: a los 74 años, Julia cumplió el sueño de tener un techo digno

Escuchá acá la 90.9
X

Villa Mercedes: a los 74 años, Julia cumplió el sueño de tener un techo digno

Fue una tarde llena de emociones y lágrimas para la mujer del barrio Güemes, que ahora desea mejorar su hogar.

Siempre creyó que este día iba a llegar. Llevaba seis años viviendo en una de las casitas más humildes del barrio Güemes, sin embargo estaba convencida de que el futuro le tenía preparada una hermosa sorpresa que le cambiaría la vida. Así, con un llanto de emoción y felicidad, es como tomó Julia Pérez, a sus 74 años, el abrazo que recibió de la “Brigada Solidaria”, que hace unos días le terminó de construir el techo de su casa. Un reparo que tanto había soñado tener.

“Todavía recuerdo el momento cuando me vinieron a decir que el fin de semana iban a construir el techo. No hice otra cosa más que llorar de la emoción, necesitaba desahogarme”, contó Julia, mientras doblaba y ordenaba la ropa en su nueva habitación. “De a poquito voy a dejarla más bonita, voy a revocar las paredes para después pintar", agregó.

Desde hace un poco menos de dos años, la cuadrilla de voluntarios que encabeza el vicegobernador Carlos Ponce recorre todos los sábados los barrios periféricos de la ciudad y comparte el día con una familia diferente, donde además de la construcción predominan otros clásicos, como los mates con tortas fritas a la mañana, pollo al disco en el almuerzo y un partido de fútbol para celebrar el trabajo terminado. “Estamos cumpliendo con el mensaje que nos transmitió el Gobernador. Esta actividad no solamente busca asistir en lo más importante que tiene una familia, que es la vivienda, sino que también nos permite darles un abrazo solidario y ayudarlos a que puedan salir adelante en este duro momento que está viviendo el país”, expresó Ponce.

Julia es villamercedina y vivió hasta su adolescencia en el campo. Tiene 12 hijos, más de 60 nietos y, luego de hacer cálculos, confesó que supera los 30 bisnietos. Hace seis años que habita con Noemí, una de sus hijas, a unos metros de la Costanera.

Su antiguo hogar era muy pequeño, estaba cubierto con tirantes de madera que apenas sostenían unas chapas remendadas con nylon, y solo había lugar para una cocina, la cama y una estufa a leña que no tenía salida exterior. “No era fácil vivir así. Perdimos muchas cosas por no tener un techo sano y lindo como el de ahora”, recordó con mucha emoción Julia, que ahora tiene una habitación más amplia, el comedor separado y esta semana le van a construir el baño. “Estoy muy agradecida por esta ayuda que para mí era muy difícil de lograr”, agregó muy contenta la mujer, que contó que casi todos los vecinos se acercaron a conocer su nuevo hogar. "Me felicitaron con un abrazo fuerte, me hizo bien sentir el cariño de mi familia y de la gente del barrio Güemes", señaló. 

La “Brigada” está compuesta por un grupo de unas veinte personas. Entre todos aportan sus conocimientos para ayudar a las familias que más lo necesitan. Las primeras tareas fueron la limpieza de los tanques y la reparación y construcción de techos. Ahora tienen su propia blockera y cuentan con el aporte de varias empresas, que donan algunos materiales indispensables.

“De esta forma podemos ir sumando desafíos, como el caso de los baños. Ya hicimos más de veinte. Llegando a la gente nos vamos dando cuenta de que hay muchas cosas para hacer, pero siempre vamos cubriendo las necesidades más importantes y desde la periferia al centro, como nos pidió Alberto Rodríguez Saá”, explicó el vicegobernador.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Villa Mercedes: a los 74 años, Julia cumplió el sueño de tener un techo digno

Fue una tarde llena de emociones y lágrimas para la mujer del barrio Güemes, que ahora desea mejorar su hogar.

Con mates de por medio, Julia (derecha) y Noemí recibieron la visita de Roxana, una vecina. Foto: Héctor Portela.

Siempre creyó que este día iba a llegar. Llevaba seis años viviendo en una de las casitas más humildes del barrio Güemes, sin embargo estaba convencida de que el futuro le tenía preparada una hermosa sorpresa que le cambiaría la vida. Así, con un llanto de emoción y felicidad, es como tomó Julia Pérez, a sus 74 años, el abrazo que recibió de la “Brigada Solidaria”, que hace unos días le terminó de construir el techo de su casa. Un reparo que tanto había soñado tener.

“Todavía recuerdo el momento cuando me vinieron a decir que el fin de semana iban a construir el techo. No hice otra cosa más que llorar de la emoción, necesitaba desahogarme”, contó Julia, mientras doblaba y ordenaba la ropa en su nueva habitación. “De a poquito voy a dejarla más bonita, voy a revocar las paredes para después pintar", agregó.

Desde hace un poco menos de dos años, la cuadrilla de voluntarios que encabeza el vicegobernador Carlos Ponce recorre todos los sábados los barrios periféricos de la ciudad y comparte el día con una familia diferente, donde además de la construcción predominan otros clásicos, como los mates con tortas fritas a la mañana, pollo al disco en el almuerzo y un partido de fútbol para celebrar el trabajo terminado. “Estamos cumpliendo con el mensaje que nos transmitió el Gobernador. Esta actividad no solamente busca asistir en lo más importante que tiene una familia, que es la vivienda, sino que también nos permite darles un abrazo solidario y ayudarlos a que puedan salir adelante en este duro momento que está viviendo el país”, expresó Ponce.

Julia es villamercedina y vivió hasta su adolescencia en el campo. Tiene 12 hijos, más de 60 nietos y, luego de hacer cálculos, confesó que supera los 30 bisnietos. Hace seis años que habita con Noemí, una de sus hijas, a unos metros de la Costanera.

Su antiguo hogar era muy pequeño, estaba cubierto con tirantes de madera que apenas sostenían unas chapas remendadas con nylon, y solo había lugar para una cocina, la cama y una estufa a leña que no tenía salida exterior. “No era fácil vivir así. Perdimos muchas cosas por no tener un techo sano y lindo como el de ahora”, recordó con mucha emoción Julia, que ahora tiene una habitación más amplia, el comedor separado y esta semana le van a construir el baño. “Estoy muy agradecida por esta ayuda que para mí era muy difícil de lograr”, agregó muy contenta la mujer, que contó que casi todos los vecinos se acercaron a conocer su nuevo hogar. "Me felicitaron con un abrazo fuerte, me hizo bien sentir el cariño de mi familia y de la gente del barrio Güemes", señaló. 

La “Brigada” está compuesta por un grupo de unas veinte personas. Entre todos aportan sus conocimientos para ayudar a las familias que más lo necesitan. Las primeras tareas fueron la limpieza de los tanques y la reparación y construcción de techos. Ahora tienen su propia blockera y cuentan con el aporte de varias empresas, que donan algunos materiales indispensables.

“De esta forma podemos ir sumando desafíos, como el caso de los baños. Ya hicimos más de veinte. Llegando a la gente nos vamos dando cuenta de que hay muchas cosas para hacer, pero siempre vamos cubriendo las necesidades más importantes y desde la periferia al centro, como nos pidió Alberto Rodríguez Saá”, explicó el vicegobernador.
 

Logín