Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Desarrollo sostenible

Las Naciones Unidas advirtieron en un informe que “no hay escapatoria al hecho de que el panorama mundial para la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tiene un deterioro general desde 2015, dificultando los esfuerzos de los gobiernos y otros socios”, para alcanzarlos.
Una de las razones del negativo contexto es el hecho de que hay crecientes obstáculos para un claro compromiso con la cooperación multilateral, fundamental para los acuerdos de la comunidad mundial, afirma el documento de 35 páginas, que se publicará antes del Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible del Consejo Económico y Social (Ecosoc), del 9 al 18 de julio.

Detrás de esos obstáculos hay una recesión económica que está extendiéndose, una disminución de la ayuda al desarrollo, el desvío de fondos a emergencias humanitarias, los conflictos militares generalizados, las crecientes pérdidas económicas a causa de desastres naturales.

También constituyen barreras para el avance en los 17 ODS la caída de los recursos y las operaciones de las agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la multiplicación de gobiernos de derecha o de extrema derecha y los desafíos crecientes que afronta el multilateralismo, entre otras.
El estudio dice que “es motivo de gran preocupación que se proyecte que la tasa de pobreza extrema vaya a ser de seis por ciento en 2030, y que no se alcance el objetivo mundial de erradicar la pobreza extrema, mientras que el hambre haya aumentado por tercer año consecutivo”.

Al mismo tiempo, la biodiversidad se está perdiendo a un ritmo alarmante con alrededor de un millón de especies que ya se encuentran en extinción, muchas en apenas décadas, mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan incrementándose pese a las evidencias del impacto del recalentamiento global.

Además, el nivel requerido de financiamiento para el desarrollo sostenible y otros medios de implementación aún no están en funcionamiento y las instituciones no son lo suficientemente fuertes o efectivas para responder adecuadamente a estos enormes desafíos interrelacionados y transfronterizos.
En cuanto a la promoción de la igualdad de género, plantea que las mujeres representan menos de 40 por ciento de las personas empleadas, ocupan solo una cuarta parte de los puestos directivos en el mundo y (en un conjunto limitado de países con datos disponibles) enfrentan una brecha salarial de 12 por ciento.

Alrededor de una quinta parte de la población femenina de 15 a 49 años experimentó violencia física o de pareja en los 12 meses previos a la realización del estudio.

“Simplemente no hay manera de que podamos alcanzar los 17 ODS sin lograr la igualdad de género y empoderar a las mujeres y las niñas”, declara el documento, al subrayar el carácter transversal del objetivo 5, el de la igualdad de género.“Estamos de acuerdo con la evaluación de que el compromiso con la cooperación multilateral está ahora bajo presión. Peor aún, el chauvinismo nacional y el autoritarismo están aumentando en un número creciente de países”, agregó.

Ante el fracaso o la inacción de los gobiernos, han ido surgiendo movimientos sociales en todo el mundo, principalmente encabezados por jóvenes o mujeres.

El informe de la ONU evidencia que la transformación estructural es más necesaria que nunca y que se requiere el fortalecimiento de la gobernanza de abajo hacia arriba, así como la coherencia en la gobernabilidad.

Ciertos avances, aún limitados en su energía positiva, invitan a la esperanza, aunque resta mucho trabajo real. Hay progresos y algunas tendencias favorables en la implementación de los ODS.

La pobreza extrema y las tasas de mortalidad infantil continúan cayendo. Se está avanzando contra enfermedades como la hepatitis, donde la incidencia de nuevas infecciones crónicas por el virus de la hepatitis B se ha reducido considerablemente.

Ciertos objetivos relacionados con la igualdad de género están viendo avances, como la implementación de presupuestos sensibles al género, mientras que el  acceso a la electricidad en los países más pobres ha comenzado a aumentar.

A nivel mundial, la productividad laboral ha aumentado y el desempleo ha vuelto a los niveles previos a la crisis financiera global abierta en Estados Unidos en 2008. La proporción de la población urbana que vive en barrios marginales está disminuyendo.

Pero el progreso de los ODS aún es lento y “las personas y los países más vulnerables siguen sufriendo más y que la respuesta global hasta ahora no ha sido lo suficientemente ambiciosa”. El desarrollo sostenible en la mesa de las discusiones.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Desarrollo sostenible

Las Naciones Unidas advirtieron en un informe que “no hay escapatoria al hecho de que el panorama mundial para la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tiene un deterioro general desde 2015, dificultando los esfuerzos de los gobiernos y otros socios”, para alcanzarlos.
Una de las razones del negativo contexto es el hecho de que hay crecientes obstáculos para un claro compromiso con la cooperación multilateral, fundamental para los acuerdos de la comunidad mundial, afirma el documento de 35 páginas, que se publicará antes del Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible del Consejo Económico y Social (Ecosoc), del 9 al 18 de julio.

Detrás de esos obstáculos hay una recesión económica que está extendiéndose, una disminución de la ayuda al desarrollo, el desvío de fondos a emergencias humanitarias, los conflictos militares generalizados, las crecientes pérdidas económicas a causa de desastres naturales.

También constituyen barreras para el avance en los 17 ODS la caída de los recursos y las operaciones de las agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la multiplicación de gobiernos de derecha o de extrema derecha y los desafíos crecientes que afronta el multilateralismo, entre otras.
El estudio dice que “es motivo de gran preocupación que se proyecte que la tasa de pobreza extrema vaya a ser de seis por ciento en 2030, y que no se alcance el objetivo mundial de erradicar la pobreza extrema, mientras que el hambre haya aumentado por tercer año consecutivo”.

Al mismo tiempo, la biodiversidad se está perdiendo a un ritmo alarmante con alrededor de un millón de especies que ya se encuentran en extinción, muchas en apenas décadas, mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero continúan incrementándose pese a las evidencias del impacto del recalentamiento global.

Además, el nivel requerido de financiamiento para el desarrollo sostenible y otros medios de implementación aún no están en funcionamiento y las instituciones no son lo suficientemente fuertes o efectivas para responder adecuadamente a estos enormes desafíos interrelacionados y transfronterizos.
En cuanto a la promoción de la igualdad de género, plantea que las mujeres representan menos de 40 por ciento de las personas empleadas, ocupan solo una cuarta parte de los puestos directivos en el mundo y (en un conjunto limitado de países con datos disponibles) enfrentan una brecha salarial de 12 por ciento.

Alrededor de una quinta parte de la población femenina de 15 a 49 años experimentó violencia física o de pareja en los 12 meses previos a la realización del estudio.

“Simplemente no hay manera de que podamos alcanzar los 17 ODS sin lograr la igualdad de género y empoderar a las mujeres y las niñas”, declara el documento, al subrayar el carácter transversal del objetivo 5, el de la igualdad de género.“Estamos de acuerdo con la evaluación de que el compromiso con la cooperación multilateral está ahora bajo presión. Peor aún, el chauvinismo nacional y el autoritarismo están aumentando en un número creciente de países”, agregó.

Ante el fracaso o la inacción de los gobiernos, han ido surgiendo movimientos sociales en todo el mundo, principalmente encabezados por jóvenes o mujeres.

El informe de la ONU evidencia que la transformación estructural es más necesaria que nunca y que se requiere el fortalecimiento de la gobernanza de abajo hacia arriba, así como la coherencia en la gobernabilidad.

Ciertos avances, aún limitados en su energía positiva, invitan a la esperanza, aunque resta mucho trabajo real. Hay progresos y algunas tendencias favorables en la implementación de los ODS.

La pobreza extrema y las tasas de mortalidad infantil continúan cayendo. Se está avanzando contra enfermedades como la hepatitis, donde la incidencia de nuevas infecciones crónicas por el virus de la hepatitis B se ha reducido considerablemente.

Ciertos objetivos relacionados con la igualdad de género están viendo avances, como la implementación de presupuestos sensibles al género, mientras que el  acceso a la electricidad en los países más pobres ha comenzado a aumentar.

A nivel mundial, la productividad laboral ha aumentado y el desempleo ha vuelto a los niveles previos a la crisis financiera global abierta en Estados Unidos en 2008. La proporción de la población urbana que vive en barrios marginales está disminuyendo.

Pero el progreso de los ODS aún es lento y “las personas y los países más vulnerables siguen sufriendo más y que la respuesta global hasta ahora no ha sido lo suficientemente ambiciosa”. El desarrollo sostenible en la mesa de las discusiones.

Logín