eldiariodelarepublica.com
Confirmaron que un bebé murió por broncoaspiración

Escuchá acá la 90.9
X

Confirmaron que un bebé murió por broncoaspiración

Tenía cuatro meses y estaba al cuidado de una hermanita mayor mientras los papás trabajaban.

La autopsia realizada ayer por la forense del Poder Judicial Patricia Gallardo confirmó que Ian Montes Quispes, un bebé de cuatro meses, murió el jueves por una broncoaspiración, es decir, por el paso accidental de líquido a las vías respiratorias. A través del examen se descartó que esta haya sido una muerte violenta, informó el oficial principal Marcelo Coria, de la Comisaría 4ª, que intervino ante el hecho y que instruye las actuaciones.

Coria le dijo ayer a El Diario que el estudio fue realizado por orden del juez Penal 2, Ariel Parrillis, y que, al concluirlo, los restos de la criatura serían entregados  a sus papás, Antonia Quispes y Walter Montes. Ellos viven en la manzana 9 del barrio La República, en la zona oeste de la ciudad con una hija mayor, de 10 años, que es quien estaba al cuidado de Ian al momento en que ocurrió el lamentable hecho, contó.

Quispes, de 34 años, trabaja en el Plan de Inclusión de 14 a 18 horas, y su esposo había conseguido una changa de albañilería en una obra, dijo el policía. Explicó que el hombre volvía de trabajar antes que su esposa, por lo que las hijas quedaban solas en ese ínterin, entre la hora en la que la mujer se iba a cumplir sus tareas y el hombre regresaba.

“Esto fue a las 15, aproximadamente –detalló Coria–. Los motoristas del Drim (División Rápida Intervención Motorizada) tomaron conocimiento por el Centro de Operaciones Policiales que solicitaban presencia policial en ese barrio, porque aparentemente había un menor que no respiraba”. Quien habría llamado es un vecino al que la nena le habría pedido ayuda.

Cuando los efectivos tomaron intervención, se enteraron que el bebé era trasladado en un automóvil particular al hospital más próximo, el del Oeste, por lo que colaboraron abriendo paso al vehículo, para que llegara sin mayores inconvenientes.

El bebé llegó sin pulso. “La médica de guardia, de apellido Martínez, luego de hacer maniobras de reanimación, informó que había fallecido”, dijo Coria.

Ya en el hospital, los efectivos tomaron los datos a los familiares y realizaron las primeras averiguaciones, entre ellas, tomarle declaración a los papás. Consultado sobre si el broncoespasmo ocurrió tras la ingesta de leche, el principal refirió que, según lo manifestado por la médica “esto puede haber sido porque tomó algo, o se generó luego. Quizá la madre le dio la leche, y después se produjo el ahogamiento”.

Este medio también le preguntó si la mamá manifestó si el bebé tenía algún problema de salud –respiratorio, digestivo o de otra índole– que haya podido incidir en lo ocurrido. “En la declaración no ha hecho mención”, dijo. Presumió que quizá no hizo de modo correcto el provechito o la deglución de la leche. “Hay que ver en qué posición ha estado acostado” el menor, agregó. 

Los pediatras recomiendan que los bebés duerman boca arriba o de costado, preferentemente sobre el lateral derecho y con una leve elevación en la cabeza, ya que estas posiciones evitan que pueda ahogarse con reflujos, después de las tomas. Al estar acostado de esta forma, la cabeza queda de lado, permitiendo que eventualmente expulse las sustancias por el lateral.

Es la propia hermana quien habría advertido que el bebé no estaba bien, y le pidió ayuda  al vecino, quien se comunicó con la mamá para avisarle de esta situación. Ante ese llamado, la mujer fue inmediatamente a su casa.

Coria aclaró que es poco lo que pudieron hablar con la niña de 10 años, para tener detalle de lo sucedido. “Es una criatura, también, estaba en shock, totalmente consternada. Tal es así que se le brindó contención psicológica por lo que ha vivido”, comentó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Confirmaron que un bebé murió por broncoaspiración

Tenía cuatro meses y estaba al cuidado de una hermanita mayor mientras los papás trabajaban.

Morgue. Por orden del juez Parrillis, hicieron la autopsia para establecer la causa de la muerte.

La autopsia realizada ayer por la forense del Poder Judicial Patricia Gallardo confirmó que Ian Montes Quispes, un bebé de cuatro meses, murió el jueves por una broncoaspiración, es decir, por el paso accidental de líquido a las vías respiratorias. A través del examen se descartó que esta haya sido una muerte violenta, informó el oficial principal Marcelo Coria, de la Comisaría 4ª, que intervino ante el hecho y que instruye las actuaciones.

Coria le dijo ayer a El Diario que el estudio fue realizado por orden del juez Penal 2, Ariel Parrillis, y que, al concluirlo, los restos de la criatura serían entregados  a sus papás, Antonia Quispes y Walter Montes. Ellos viven en la manzana 9 del barrio La República, en la zona oeste de la ciudad con una hija mayor, de 10 años, que es quien estaba al cuidado de Ian al momento en que ocurrió el lamentable hecho, contó.

Quispes, de 34 años, trabaja en el Plan de Inclusión de 14 a 18 horas, y su esposo había conseguido una changa de albañilería en una obra, dijo el policía. Explicó que el hombre volvía de trabajar antes que su esposa, por lo que las hijas quedaban solas en ese ínterin, entre la hora en la que la mujer se iba a cumplir sus tareas y el hombre regresaba.

“Esto fue a las 15, aproximadamente –detalló Coria–. Los motoristas del Drim (División Rápida Intervención Motorizada) tomaron conocimiento por el Centro de Operaciones Policiales que solicitaban presencia policial en ese barrio, porque aparentemente había un menor que no respiraba”. Quien habría llamado es un vecino al que la nena le habría pedido ayuda.

Cuando los efectivos tomaron intervención, se enteraron que el bebé era trasladado en un automóvil particular al hospital más próximo, el del Oeste, por lo que colaboraron abriendo paso al vehículo, para que llegara sin mayores inconvenientes.

El bebé llegó sin pulso. “La médica de guardia, de apellido Martínez, luego de hacer maniobras de reanimación, informó que había fallecido”, dijo Coria.

Ya en el hospital, los efectivos tomaron los datos a los familiares y realizaron las primeras averiguaciones, entre ellas, tomarle declaración a los papás. Consultado sobre si el broncoespasmo ocurrió tras la ingesta de leche, el principal refirió que, según lo manifestado por la médica “esto puede haber sido porque tomó algo, o se generó luego. Quizá la madre le dio la leche, y después se produjo el ahogamiento”.

Este medio también le preguntó si la mamá manifestó si el bebé tenía algún problema de salud –respiratorio, digestivo o de otra índole– que haya podido incidir en lo ocurrido. “En la declaración no ha hecho mención”, dijo. Presumió que quizá no hizo de modo correcto el provechito o la deglución de la leche. “Hay que ver en qué posición ha estado acostado” el menor, agregó. 

Los pediatras recomiendan que los bebés duerman boca arriba o de costado, preferentemente sobre el lateral derecho y con una leve elevación en la cabeza, ya que estas posiciones evitan que pueda ahogarse con reflujos, después de las tomas. Al estar acostado de esta forma, la cabeza queda de lado, permitiendo que eventualmente expulse las sustancias por el lateral.

Es la propia hermana quien habría advertido que el bebé no estaba bien, y le pidió ayuda  al vecino, quien se comunicó con la mamá para avisarle de esta situación. Ante ese llamado, la mujer fue inmediatamente a su casa.

Coria aclaró que es poco lo que pudieron hablar con la niña de 10 años, para tener detalle de lo sucedido. “Es una criatura, también, estaba en shock, totalmente consternada. Tal es así que se le brindó contención psicológica por lo que ha vivido”, comentó.

Logín