Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

"Grupo Wakay": con identidad propia

Reuniones, celebraciones y disco de un grupo que, desde el interior, crece con fuerza y se hace de nuevos amigos. 

Amparado en ocho años de trayectoria, el "Grupo Wakay" supo hacerse un lugar en la movida folclórica de la provincia. Hoy recorre el interior con su música y es reconocido también en la capital gracias a un estilo variado que fusiona los ritmos tradicionales folclóricos con su impronta personal.

Conformado por cinco músicos  que tienen la particularidad de vivir en diferentes puntos de la provincia (lo que hace que los ensayos sean verdaderos reencuentros), el conjunto tiene algunos planes concretos a futuro.

"Durante el año tratamos de tocar por distintos lados. Como somos del interior, es un poco más difícil para movilizarnos, por una cuestión de costos, pero hacemos todo lo posible", dijo Juan Quevedo, la voz del grupo, que dijo que su intención es tocar más seguido en la capital. 

Junto a Hernán Poggi en el bajo; Kevin Aguirre en guitarra, charango y segunda voz; Franco Rivas en la batería y Cristian Baracco con el acordeón, Juan conforma la formación actual, consolidada luego de algunos cambios en los integrantes. "Desde el comienzo están Franco y Cristian, nosotros nos acoplamos hace tres años", explicó el cantante. 

Los artistas son vecinos de Tilisarao, La Toma y Naschel. Es decir que representan todo el noreste provincial. 

Hace apenas unos meses editaron su primer disco, grabado en 2017 en la Casa de la Música, en Villa Mercedes, y ya se encuentra en las plataformas digitales. El álbum lleva el nombre del grupo, cuenta con diez temas propios y es muy variado: tiene zambas, chacareras, cueca, tonada y hasta hay un carnavalito.

"Lo que tiene de lindo es que cada uno le pone su impronta, tenemos influencias un poco más rocanroleras y eso es lo que le da la esencia al grupo", expresó Hernán, el bajista. 

Como planes a futuro, el grupo espera continuar con la producción de material. "Hoy se usa mucho sacar diversos cortes y videos por las redes, ese es el fuerte. Hay que amoldarse, pero nos gustaría volver a entrar en una sala de grabación. Haber tenido la oportunidad de hacerlo en la Casa de la Música fue inigualable", destacó el bajista.

Durante la temporada de verano, el grupo espera participar de una vasta grilla de festivales de la provincia y en el invierno suelen ser más fuertes los eventos privados o peñas. "Hemos estado en festivales muy importantes como es el del Caldén, que nos permitió conocer a mucha gente del ámbito folclórico a nivel nacional, como Abel Pintos; eso suma mucho en nuestra carrera como músicos y nos hace crecer un poco más", agregó el cantante.

El "Grupo Wakay" cuenta con un público muy diverso, aunque sus miembros admiten que la gran mayoría son adultos de mediana edad, atraídos por el ritmo tradicional del folclore. Pero también sus melodías incluyen a los más jóvenes. 

"Lo mejor que nos pasa es la reacción del público, la devolución, que para el artista es lo más lindo", expresó Quevedo.  

Los músicos contaron que la respuesta de los oyentes ante el nuevo material fue muy buena. "Es todo un desafío gestar algo y que guste. Hemos tenido muy buena repercusión. En cada recital que realizamos sumamos más adeptos y eso nos genera mucha satisfacción", comentó. 

A lo largo de los años de actividad, el conjunto considera que creció y se profesionalizó. "Creemos que en lo humano hemos crecido mucho, nos hemos consolidado y eso repercute en los escenarios. Cada uno también se fue perfeccionando, estudiando, eso se ve reflejado en la música", indicó el cantante. 

Al ser de diferentes localidades la organización es clave para ensayar y trabajar con el avance del proyecto. Todas las semanas destinan un día para reunirse y luego cada uno continúa su trabajo en la casa. "Esto nos gusta mucho, así que tratamos de hacer que todo salga lo mejor posible. Además, todos tenemos otras profesiones", contó Quevedo, sin dejar de mencionar el sueño de, algún día, vivir de la música. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Grupo Wakay": con identidad propia

Reuniones, celebraciones y disco de un grupo que, desde el interior, crece con fuerza y se hace de nuevos amigos. 

Los miembros del grupo son de La Toma, Tilisarao y Naschel. Foto: Alejandro Lorda

Amparado en ocho años de trayectoria, el "Grupo Wakay" supo hacerse un lugar en la movida folclórica de la provincia. Hoy recorre el interior con su música y es reconocido también en la capital gracias a un estilo variado que fusiona los ritmos tradicionales folclóricos con su impronta personal.

Conformado por cinco músicos  que tienen la particularidad de vivir en diferentes puntos de la provincia (lo que hace que los ensayos sean verdaderos reencuentros), el conjunto tiene algunos planes concretos a futuro.

"Durante el año tratamos de tocar por distintos lados. Como somos del interior, es un poco más difícil para movilizarnos, por una cuestión de costos, pero hacemos todo lo posible", dijo Juan Quevedo, la voz del grupo, que dijo que su intención es tocar más seguido en la capital. 

Junto a Hernán Poggi en el bajo; Kevin Aguirre en guitarra, charango y segunda voz; Franco Rivas en la batería y Cristian Baracco con el acordeón, Juan conforma la formación actual, consolidada luego de algunos cambios en los integrantes. "Desde el comienzo están Franco y Cristian, nosotros nos acoplamos hace tres años", explicó el cantante. 

Los artistas son vecinos de Tilisarao, La Toma y Naschel. Es decir que representan todo el noreste provincial. 

Hace apenas unos meses editaron su primer disco, grabado en 2017 en la Casa de la Música, en Villa Mercedes, y ya se encuentra en las plataformas digitales. El álbum lleva el nombre del grupo, cuenta con diez temas propios y es muy variado: tiene zambas, chacareras, cueca, tonada y hasta hay un carnavalito.

"Lo que tiene de lindo es que cada uno le pone su impronta, tenemos influencias un poco más rocanroleras y eso es lo que le da la esencia al grupo", expresó Hernán, el bajista. 

Como planes a futuro, el grupo espera continuar con la producción de material. "Hoy se usa mucho sacar diversos cortes y videos por las redes, ese es el fuerte. Hay que amoldarse, pero nos gustaría volver a entrar en una sala de grabación. Haber tenido la oportunidad de hacerlo en la Casa de la Música fue inigualable", destacó el bajista.

Durante la temporada de verano, el grupo espera participar de una vasta grilla de festivales de la provincia y en el invierno suelen ser más fuertes los eventos privados o peñas. "Hemos estado en festivales muy importantes como es el del Caldén, que nos permitió conocer a mucha gente del ámbito folclórico a nivel nacional, como Abel Pintos; eso suma mucho en nuestra carrera como músicos y nos hace crecer un poco más", agregó el cantante.

El "Grupo Wakay" cuenta con un público muy diverso, aunque sus miembros admiten que la gran mayoría son adultos de mediana edad, atraídos por el ritmo tradicional del folclore. Pero también sus melodías incluyen a los más jóvenes. 

"Lo mejor que nos pasa es la reacción del público, la devolución, que para el artista es lo más lindo", expresó Quevedo.  

Los músicos contaron que la respuesta de los oyentes ante el nuevo material fue muy buena. "Es todo un desafío gestar algo y que guste. Hemos tenido muy buena repercusión. En cada recital que realizamos sumamos más adeptos y eso nos genera mucha satisfacción", comentó. 

A lo largo de los años de actividad, el conjunto considera que creció y se profesionalizó. "Creemos que en lo humano hemos crecido mucho, nos hemos consolidado y eso repercute en los escenarios. Cada uno también se fue perfeccionando, estudiando, eso se ve reflejado en la música", indicó el cantante. 

Al ser de diferentes localidades la organización es clave para ensayar y trabajar con el avance del proyecto. Todas las semanas destinan un día para reunirse y luego cada uno continúa su trabajo en la casa. "Esto nos gusta mucho, así que tratamos de hacer que todo salga lo mejor posible. Además, todos tenemos otras profesiones", contó Quevedo, sin dejar de mencionar el sueño de, algún día, vivir de la música. 
 

Logín