Escuchá acá la 90.9
X

Tragó cocaína y murió: toman declaración y esperan pericias

La Policía recabó testimonio de agentes, los testigos y los médicos que actuaron en el procedimiento.

Daniel Alberto “El Negro” Díaz, de 38 años, murió la madrugada del sábado en medio de un allanamiento por narcotráfico, en San Luis. Si bien la autopsia reveló que el hombre falleció a causa de una “falla cardíaca aguda–infarto agudo de miocardio”, policías del Departamento Homicidios continúan con la investigación caratulada como “averiguación muerte”. Durante la autopsia el médico forense Luis Lucero Arienti halló tres “tizas” de cocaína en el estómago de la víctima e indicó que una de ellas estaba “semidisuelta”.

Ayer, el jefe de Homicidios, subcomisario Javier Sosa, señaló que continúan tomándoles declaración tanto a los agentes que participaron del procedimiento como a los testigos y a los profesionales del Sempro (Servicio de Emergencias Médicas Provincial) que arribaron a la casa de Díaz para asistirlo y luego constataron que había muerto.

Consultado por El Diario, el juez Penal 2, Ariel Parrillis, indicó que aún está a la espera de los resultados de las muestras de orina, sangre y jugos gástricos que le tomaron a Díaz para determinar si fue la ingesta de la sustancia lo que desencadenó la falla cardíaca que le provocó su muerte. Dijo que esos resultados estarían listos para los primeros días de la semana.

 

El allanamiento

Policías del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico iniciaron la noche del viernes cinco allanamientos en simultáneo en la capital de San Luis para desbaratar una banda narco que vendía marihuana y cocaína al menudeo. Para los investigadores, Díaz era una de los involucrados en la red de tráfico.

El hombre vivía en la casa 9 de la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas. Allí llegaron los efectivos cerca de las 23:50, del viernes. Según consta en el informe policial, fue Díaz quien atendió la puerta. Ante la presencia de dos testigos lo requisaron y le hallaron dos envoltorios con cocaína y 700 pesos. Pero no estaba solo en la vivienda, sino junto a un contador público, vecino del barrio Viviendas Productivas, y una adolescente de 15 años.

Al contador también le incautaron dos dosis de cocaína y a la chica la trasladaron a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia.

En cuanto a la requisa de la vivienda, el informe policial señaló que hallaron dos balanzas de precisión; recortes de nylon; elementos para estirar la droga, como bicarbonato y dos blíster de medicamentos, y once dosis de cocaína.

Cerca de la una de la madrugada los policías solicitaron una ambulancia porque el contador estaba descompuesto. La unidad de emergencia llegó y “se retiró del lugar sin novedades”. El hombre estaba bien.

El procedimiento ya había culminado y los efectivos se comunicaron con la secretaria Penal del Juzgado Federal, María Belén Vila, a quien le informaron sobre el resultado del allanamiento y ella les ordenó la detención de los dos hombres, Díaz y el contador.

Pero cerca de las cuatro de la madrugada “El Negro” Díaz se descompensó. De inmediato solicitaron otra ambulancia y dos agentes comenzaron a tratar de reanimarlo. Casi media hora después llegó la unidad de emergencia y a los pocos minutos los profesionales constataron que Díaz estaba sin signos vitales.

A raíz de esto Vila ordenó que le dieran intervención el Juzgado Penal 2 de San Luis, a cargo de Ariel Parrillis, al Departamento Homicidios y a la Comisaría 23ª.

Los otros cuatro allanamientos que realizaron los efectivos de Lucha Contra el Narcotráfico esa noche fueron en el barrio Manuel Lezcano; en calle Almirante Brown al 1200; en el pasaje 20 de Junio al 1300 y en la calle Ituzaingó al 1200.

Entre todos los procedimientos Narcotráfico incautó 93 dosis de marihuana; 184 dosis de cocaína; 5 balanzas de precisión; recortes de nylon; nueve celulares; libretas con anotaciones; dinero y doce municiones calibre 32.

De esos allanamientos resultó detenida una mujer, de la que no trascendió nombre ni edad, y al igual que el contador público, detenido en la casa de Díaz, quedaron a disposición del juzgado Federal de San Luis.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Tragó cocaína y murió: toman declaración y esperan pericias

La Policía recabó testimonio de agentes, los testigos y los médicos que actuaron en el procedimiento.

Además de la casa de Daniel Díaz, la Policía allanó otros cuatro domicilios de la ciudad. Foto: División Lucha Contra el Narcotráfico.

Daniel Alberto “El Negro” Díaz, de 38 años, murió la madrugada del sábado en medio de un allanamiento por narcotráfico, en San Luis. Si bien la autopsia reveló que el hombre falleció a causa de una “falla cardíaca aguda–infarto agudo de miocardio”, policías del Departamento Homicidios continúan con la investigación caratulada como “averiguación muerte”. Durante la autopsia el médico forense Luis Lucero Arienti halló tres “tizas” de cocaína en el estómago de la víctima e indicó que una de ellas estaba “semidisuelta”.

Ayer, el jefe de Homicidios, subcomisario Javier Sosa, señaló que continúan tomándoles declaración tanto a los agentes que participaron del procedimiento como a los testigos y a los profesionales del Sempro (Servicio de Emergencias Médicas Provincial) que arribaron a la casa de Díaz para asistirlo y luego constataron que había muerto.

Consultado por El Diario, el juez Penal 2, Ariel Parrillis, indicó que aún está a la espera de los resultados de las muestras de orina, sangre y jugos gástricos que le tomaron a Díaz para determinar si fue la ingesta de la sustancia lo que desencadenó la falla cardíaca que le provocó su muerte. Dijo que esos resultados estarían listos para los primeros días de la semana.

 

El allanamiento

Policías del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico iniciaron la noche del viernes cinco allanamientos en simultáneo en la capital de San Luis para desbaratar una banda narco que vendía marihuana y cocaína al menudeo. Para los investigadores, Díaz era una de los involucrados en la red de tráfico.

El hombre vivía en la casa 9 de la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas. Allí llegaron los efectivos cerca de las 23:50, del viernes. Según consta en el informe policial, fue Díaz quien atendió la puerta. Ante la presencia de dos testigos lo requisaron y le hallaron dos envoltorios con cocaína y 700 pesos. Pero no estaba solo en la vivienda, sino junto a un contador público, vecino del barrio Viviendas Productivas, y una adolescente de 15 años.

Al contador también le incautaron dos dosis de cocaína y a la chica la trasladaron a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia.

En cuanto a la requisa de la vivienda, el informe policial señaló que hallaron dos balanzas de precisión; recortes de nylon; elementos para estirar la droga, como bicarbonato y dos blíster de medicamentos, y once dosis de cocaína.

Cerca de la una de la madrugada los policías solicitaron una ambulancia porque el contador estaba descompuesto. La unidad de emergencia llegó y “se retiró del lugar sin novedades”. El hombre estaba bien.

El procedimiento ya había culminado y los efectivos se comunicaron con la secretaria Penal del Juzgado Federal, María Belén Vila, a quien le informaron sobre el resultado del allanamiento y ella les ordenó la detención de los dos hombres, Díaz y el contador.

Pero cerca de las cuatro de la madrugada “El Negro” Díaz se descompensó. De inmediato solicitaron otra ambulancia y dos agentes comenzaron a tratar de reanimarlo. Casi media hora después llegó la unidad de emergencia y a los pocos minutos los profesionales constataron que Díaz estaba sin signos vitales.

A raíz de esto Vila ordenó que le dieran intervención el Juzgado Penal 2 de San Luis, a cargo de Ariel Parrillis, al Departamento Homicidios y a la Comisaría 23ª.

Los otros cuatro allanamientos que realizaron los efectivos de Lucha Contra el Narcotráfico esa noche fueron en el barrio Manuel Lezcano; en calle Almirante Brown al 1200; en el pasaje 20 de Junio al 1300 y en la calle Ituzaingó al 1200.

Entre todos los procedimientos Narcotráfico incautó 93 dosis de marihuana; 184 dosis de cocaína; 5 balanzas de precisión; recortes de nylon; nueve celulares; libretas con anotaciones; dinero y doce municiones calibre 32.

De esos allanamientos resultó detenida una mujer, de la que no trascendió nombre ni edad, y al igual que el contador público, detenido en la casa de Díaz, quedaron a disposición del juzgado Federal de San Luis.

Logín