Escuchá acá la 90.9
X

Río Negro: luchó cuerpo a cuerpo contra un puma y lo mató a puñaladas

El hombre, un campesino de 64 años, se encuentra internado en el Hospital de Valcheta, con varias heridas pero esta fuera de peligro.

 

Vicente Navarrete, un campesino de 64 años, se topó con un puma, luchó con él cuerpo a cuerpo y logró matarlo a puñaladas. Actualmente, está internado en el hospital de Valcheta, la localidad rionegrina donde ocurrió el incidente.

“La pasé muy mal pero nunca dudé. Ahora tienen que sanar las heridas donde me mordió el puma. Son plaga y nos hacen mucho daño”, explicó a un medio local desde la cama del centro de salud donde lo curan de una fractura en la muñeca izquierda y cortes por mordeduras y zarpazos.

El domingo pasado Navarrete salió recorrer a caballo el campo junto a su esposa, Honoria Antefil, en la zona de Nahuel Niyeu a 42 kilómetros de Valcheta y a unos 300 kilómetros de Viedma. Cerca de las 15, después de recorridos unos 10 kilómetros desde su rancho, su compañera se dirigió hacia un sector distante para buscar unas vacas.

Fue allí  que su perro, el único que había llevado al arreo, viró en sentido contrario. A los pocos metros encontró a su fiel amigo trenzado en una lucha desigual con un enorme puma de unos 100 kilos de peso.

 

 

El hombre se sumó a la lucha contra el salvaje animal sin dudarlo para defender a su perro, que claramente hubiese salido poco airoso del enfrentamiento. Le lanzó un golpe con su boleadora que creyó fatal. El puma quedó en el suelo sin hacer movimientos, el paisano se acercó al puma para darle una estocada final con su cuchillo, cuando la enorme bestia se levantó y lo atacó.

De acuerdo a lo que Navarrete le dijo a su familia y la Policía de Río Negro, él y el animal iniciaron una lucha a muerte, el puma alcanzó a morderlo con tal fuerza que le quebró una muñeca. También recibió numerosos zarpazos en todo el cuerpo, los brazos y la cabeza y uno de ellos le abrió una vena por la que comenzó a sangrar profusamente.

“Le fui a meter otra puñalada detrás de la paleta y reaccionó. Fue un segundo. Saltó… se me vino encima y caímos los dos desde lo alto de una barranca de piedra. Pero no le aflojé las puñaladas”, dijo el hombre y continuó: “Yo quedé irreconocible. Tenía sangre por todos lados. Me arañó todo. No me sacó los ojos de casualidad”.

 

 

Sin poder levantarse esperó a que alguien comenzara a buscarlo.  Ante su prolongada ausencia, su esposa llamó a la medianoche al jefe de la comisaría de Valcheta. A partir de ese momento se montó un operativo que se prolongó a lo largo de todo el día.

Sin luz natural, los integrantes de los Bomberos Voluntarios de la localidad encontraron al perro que estaba volviendo a su casa. Fue el animal quien los condujo hasta donde agonizaba su dueño.

“Aguantó más de 12 horas, perdió litros de sangre y estaba deshidratado”,  contó  la hija del hombre, María Navarrete. “Mis hermanos volvieron a hacer todo el camino que hizo mi padre y encontraron charcos de sangre. Peleo con un animal muy grande de 100 kilos, después ya no pudo llegar hasta su caballo”, agregó.

Al ser rescatado, Navarrate mostraba señales de congelamiento y el cuerpo cubierto de su sangre y la del puma.  El baqueano permanece hospitalizado en el hospital de Valcheta. “El paciente se recupera favorablemente”, informó el director del centro de Salud, Alejandro Solari.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Río Negro: luchó cuerpo a cuerpo contra un puma y lo mató a puñaladas

El hombre, un campesino de 64 años, se encuentra internado en el Hospital de Valcheta, con varias heridas pero esta fuera de peligro.

Foto: internet.

 

Vicente Navarrete, un campesino de 64 años, se topó con un puma, luchó con él cuerpo a cuerpo y logró matarlo a puñaladas. Actualmente, está internado en el hospital de Valcheta, la localidad rionegrina donde ocurrió el incidente.

“La pasé muy mal pero nunca dudé. Ahora tienen que sanar las heridas donde me mordió el puma. Son plaga y nos hacen mucho daño”, explicó a un medio local desde la cama del centro de salud donde lo curan de una fractura en la muñeca izquierda y cortes por mordeduras y zarpazos.

El domingo pasado Navarrete salió recorrer a caballo el campo junto a su esposa, Honoria Antefil, en la zona de Nahuel Niyeu a 42 kilómetros de Valcheta y a unos 300 kilómetros de Viedma. Cerca de las 15, después de recorridos unos 10 kilómetros desde su rancho, su compañera se dirigió hacia un sector distante para buscar unas vacas.

Fue allí  que su perro, el único que había llevado al arreo, viró en sentido contrario. A los pocos metros encontró a su fiel amigo trenzado en una lucha desigual con un enorme puma de unos 100 kilos de peso.

 

 

El hombre se sumó a la lucha contra el salvaje animal sin dudarlo para defender a su perro, que claramente hubiese salido poco airoso del enfrentamiento. Le lanzó un golpe con su boleadora que creyó fatal. El puma quedó en el suelo sin hacer movimientos, el paisano se acercó al puma para darle una estocada final con su cuchillo, cuando la enorme bestia se levantó y lo atacó.

De acuerdo a lo que Navarrete le dijo a su familia y la Policía de Río Negro, él y el animal iniciaron una lucha a muerte, el puma alcanzó a morderlo con tal fuerza que le quebró una muñeca. También recibió numerosos zarpazos en todo el cuerpo, los brazos y la cabeza y uno de ellos le abrió una vena por la que comenzó a sangrar profusamente.

“Le fui a meter otra puñalada detrás de la paleta y reaccionó. Fue un segundo. Saltó… se me vino encima y caímos los dos desde lo alto de una barranca de piedra. Pero no le aflojé las puñaladas”, dijo el hombre y continuó: “Yo quedé irreconocible. Tenía sangre por todos lados. Me arañó todo. No me sacó los ojos de casualidad”.

 

 

Sin poder levantarse esperó a que alguien comenzara a buscarlo.  Ante su prolongada ausencia, su esposa llamó a la medianoche al jefe de la comisaría de Valcheta. A partir de ese momento se montó un operativo que se prolongó a lo largo de todo el día.

Sin luz natural, los integrantes de los Bomberos Voluntarios de la localidad encontraron al perro que estaba volviendo a su casa. Fue el animal quien los condujo hasta donde agonizaba su dueño.

“Aguantó más de 12 horas, perdió litros de sangre y estaba deshidratado”,  contó  la hija del hombre, María Navarrete. “Mis hermanos volvieron a hacer todo el camino que hizo mi padre y encontraron charcos de sangre. Peleo con un animal muy grande de 100 kilos, después ya no pudo llegar hasta su caballo”, agregó.

Al ser rescatado, Navarrate mostraba señales de congelamiento y el cuerpo cubierto de su sangre y la del puma.  El baqueano permanece hospitalizado en el hospital de Valcheta. “El paciente se recupera favorablemente”, informó el director del centro de Salud, Alejandro Solari.

Logín