Escuchá acá la 90.9
X

Enviaron a la cárcel a dos hombres por narcotráfico

Se suman a otros dos imputados apresados la semana pasada, luego de cinco allanamientos. En uno de ellos, un hombre murió de un infarto. 

Ayer, el juez Federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, les dictó prisión preventiva a Manuel Alberto Arroyuelo, de 52 años, y José Silvio Milone, un contador público de 51 años, y ordenó que fueran trasladados al Servicio Penitenciario Provincial por infracción a la Ley de Estupefacientes. Según informó la directora general de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía de San Luis, comisario mayor Andrea Cura, están tras los pasos de otro hombre, quien es el sindicado de liderar la banda y está prófugo.

Arroyuelo y Milone fueron arrestados el jueves. A Milone lo sorprendieron en su casa, en la manzana 77 del barrio Viviendas Productivas, donde según señaló Cura secuestraron “elementos de interés para la causa”. A Arroyuelo también lo apresaron en su domicilio, ubicado en la calle Almirante Brown y Los Inmigrantes.

Los ahora detenidos compartirán estadía en la Penitenciaría junto a sus socios: Viviana Filomena Suárez, una estilista de 53 años, pareja de Arroyuelo, y Ricardo García, un peluquero de 51 años, a quienes el juez Federal, Maqueda, les dictó prisión preventiva y su traslado al penal el jueves. Ambos fueron detenidos el viernes de la semana pasada tras cinco allanamientos que personal de Lucha Contra el Narcotráfico realizó en distintos puntos de la ciudad.

Ella fue sorprendida en su casa ubicada en la calle Ituzaingó 1200 y él, en la manzana K del barrio Manuel Lezcano. Los otros tres procedimientos fueron en la calle Almirante Brown al 1200; en el pasaje 20 de Junio al 1300 y en la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas.

La investigación, que efectivos de la Dirección General de Lucha Contra el Narcotráfico llevan adelante desde hace varios meses, tiene como fin desbaratar una banda de narcotraficantes que comercializaba marihuana y cocaína en distintas zonas de la capital puntana.

Durante todos los allanamientos que la Policía realizó, ese viernes logró incautar 93 dosis de marihuana; 184 dosis de cocaína; cinco balanzas de precisión; varios recortes de nylon; nueve teléfonos celulares; libretas con anotaciones; dinero en efectivo y doce municiones calibre 32.

El contador público Milone había sido demorado el viernes de la semana pasada en una casa de la manzana 33, del barrio Serranías Puntanas, durante uno de los cinco allanamientos de esa noche. Allí la Policía iba en busca de Daniel Alberto “El Negro” Díaz, de 38 años, quien estaba sindicado por comercializar marihuana y cocaína, y pertenecer a la organización.

Durante ese procedimiento Díaz murió porque, según reveló la autopsia, había ingerido tres “tizas” de cocaína y una de ellas se rompió en su estómago; lo que le provocó una “falla cardíaca aguda–infarto agudo de miocardio”, según determinó el médico forense Luis Lucero Arienti.

El hombre se descompensó en pleno allanamiento y pese a las maniobras de reanimación que le practicaron los agentes no logró sobrevivir. Una ambulancia del Sempro llegó a la casa y el equipo médico constató que ya no tenía signos vitales.

En ese domicilio, además de Díaz y de Milone, estaba una adolescente de 15 años, vecina del barrio Padre Múgica, a la que la Policía puso al resguardo y trasladó a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Enviaron a la cárcel a dos hombres por narcotráfico

Se suman a otros dos imputados apresados la semana pasada, luego de cinco allanamientos. En uno de ellos, un hombre murió de un infarto. 

Foto: Lucha Contra El Narcotráfico.

Ayer, el juez Federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, les dictó prisión preventiva a Manuel Alberto Arroyuelo, de 52 años, y José Silvio Milone, un contador público de 51 años, y ordenó que fueran trasladados al Servicio Penitenciario Provincial por infracción a la Ley de Estupefacientes. Según informó la directora general de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía de San Luis, comisario mayor Andrea Cura, están tras los pasos de otro hombre, quien es el sindicado de liderar la banda y está prófugo.

Arroyuelo y Milone fueron arrestados el jueves. A Milone lo sorprendieron en su casa, en la manzana 77 del barrio Viviendas Productivas, donde según señaló Cura secuestraron “elementos de interés para la causa”. A Arroyuelo también lo apresaron en su domicilio, ubicado en la calle Almirante Brown y Los Inmigrantes.

Los ahora detenidos compartirán estadía en la Penitenciaría junto a sus socios: Viviana Filomena Suárez, una estilista de 53 años, pareja de Arroyuelo, y Ricardo García, un peluquero de 51 años, a quienes el juez Federal, Maqueda, les dictó prisión preventiva y su traslado al penal el jueves. Ambos fueron detenidos el viernes de la semana pasada tras cinco allanamientos que personal de Lucha Contra el Narcotráfico realizó en distintos puntos de la ciudad.

Ella fue sorprendida en su casa ubicada en la calle Ituzaingó 1200 y él, en la manzana K del barrio Manuel Lezcano. Los otros tres procedimientos fueron en la calle Almirante Brown al 1200; en el pasaje 20 de Junio al 1300 y en la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas.

La investigación, que efectivos de la Dirección General de Lucha Contra el Narcotráfico llevan adelante desde hace varios meses, tiene como fin desbaratar una banda de narcotraficantes que comercializaba marihuana y cocaína en distintas zonas de la capital puntana.

Durante todos los allanamientos que la Policía realizó, ese viernes logró incautar 93 dosis de marihuana; 184 dosis de cocaína; cinco balanzas de precisión; varios recortes de nylon; nueve teléfonos celulares; libretas con anotaciones; dinero en efectivo y doce municiones calibre 32.

El contador público Milone había sido demorado el viernes de la semana pasada en una casa de la manzana 33, del barrio Serranías Puntanas, durante uno de los cinco allanamientos de esa noche. Allí la Policía iba en busca de Daniel Alberto “El Negro” Díaz, de 38 años, quien estaba sindicado por comercializar marihuana y cocaína, y pertenecer a la organización.

Durante ese procedimiento Díaz murió porque, según reveló la autopsia, había ingerido tres “tizas” de cocaína y una de ellas se rompió en su estómago; lo que le provocó una “falla cardíaca aguda–infarto agudo de miocardio”, según determinó el médico forense Luis Lucero Arienti.

El hombre se descompensó en pleno allanamiento y pese a las maniobras de reanimación que le practicaron los agentes no logró sobrevivir. Una ambulancia del Sempro llegó a la casa y el equipo médico constató que ya no tenía signos vitales.

En ese domicilio, además de Díaz y de Milone, estaba una adolescente de 15 años, vecina del barrio Padre Múgica, a la que la Policía puso al resguardo y trasladó a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia.

Logín