Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Tras un futuro con energía sostenible

La desinversión en combustibles fósiles alcanzó a 11 billones de dólares, ocho veces el Producto Bruto Interno(PBI) mundial, en los primeros seis meses de este año, según un nuevo informe divulgado durante una reunión internacional de dos días en Sudáfrica.
El reporte “11 billones (millones de millones) de dólares y contando: nuevas metas para un mundo libre de fósiles”, fue lanzado por el movimiento 350.org en el marco de la Cumbre Mundial sobre Desinversión-Inversión y Clima, que se celebró en la sudafricana Ciudad del Cabo, hace unos días.
Según el informe de la organización que promueve que se detengan todos los proyectos de petróleo, carbón y gas, la desinversión “saltó de 52.000 millones de dólares en 2014 a más de 11 billones de dólares en la actualidad, un aumento sorprendente del 2.000 por ciento”.
Pero la cruz de la moneda es que las inversiones en energía limpia siguen siendo bajas, después que el activismo mundial logró influir en que más de 1.110 inversionistas instituciones hayan eliminado de sus carteras a las compañías petroleras, carboníferas y gasíferas.
Ésta es una preocupación de los activistas ambientales que presionan por la financiación de un futuro libre de combustibles fósiles donde la igualdad energética sea la norma.
El informe dice que para evitar los impactos catastróficos del cambio climático, es indispensable limitar el incremento de la temperatura del planeta en 1,5 grados centígrados y eso solo se puede lograr si se detiene el uso de los combustibles fósiles.
Para ello es fundamental que la población participe en campañas de desinversión a nivel local, para que sus instituciones detengan el financiamiento a nuevos proyectos del sector fósil y para, al mismo tiempo, deslegitimarlo.
“Se trata menos de las emisiones y más de asegurarse de que las compañías queden sin legitimidad social y moral”, dijeron los especialistas, al explicar que el nuevo informe subraya que queda apenas una década para reducir las emisiones de carbono y que el mundo debe actuar con rapidez.
“También estamos demostrando que el movimiento para deshacerse de los combustibles fósiles ha crecido astronómicamente…  que ese crecimiento, además, ha sucedido muy, muy rápido”, plantearon los activistas de la organización que tiene como lema “no más combustibles fósiles. Construyendo 100 por ciento de energía libre”
La Cumbre Mundial se centró en establecer herramientas y recursos para alinear el capital con los objetivos de adaptación y mitigación del cambio climático, mientras volvió a llamar a la comunidad del planeta a dejar los combustibles fósiles en el subsuelo, sin explotar.
La reunión contó con más de 300 representantes de 44 países, que estudiaron cómo incrementar el poder de los defensores de la desinversión en el sector fósil en todos los continentes y en contrapartida impulsar la inversión en proyectos que aseguren un mundo 100 por ciento renovable.
“Es bueno que se hayan desinvertido los 11 billones de dólares, pero eso no significa que todos los fondos de pensiones ya no financien los combustibles fósiles, todavía hay quienes apuestan por ellos”, dijeron.
La energía más limpia se está volviendo asequible y rentable, y cuando los gobiernos toman decisiones de infraestructura sostenibles para guiar el desarrollo en los próximos 50 años, todos ganan, insistieron los participantes en la Cumbre de Ciudad del Cabo.
Financiar un futuro libre de combustibles fósiles en el que todos tengan acceso a energía renovable, “especialmente los mil millones de personas que viven en la pobreza energética”, es indispensable para resolver la crisis climática y avanzar en la transición energética de la que depende su solución.
La mayoría de los participantes en la Cumbre Mundial insistieron en el sentido de “urgencia absoluta” que el planeta tiene para frenar impactos climáticos irreversibles y que afectarán la propia vida humana. Por eso, líderes religiosos, de fundaciones nacionales e internacionales, así como las universidades, organizaciones de salud y de ciencia y gobiernos locales se han activado para financiar un futuro energético sostenible.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Tras un futuro con energía sostenible

La desinversión en combustibles fósiles alcanzó a 11 billones de dólares, ocho veces el Producto Bruto Interno(PBI) mundial, en los primeros seis meses de este año, según un nuevo informe divulgado durante una reunión internacional de dos días en Sudáfrica.
El reporte “11 billones (millones de millones) de dólares y contando: nuevas metas para un mundo libre de fósiles”, fue lanzado por el movimiento 350.org en el marco de la Cumbre Mundial sobre Desinversión-Inversión y Clima, que se celebró en la sudafricana Ciudad del Cabo, hace unos días.
Según el informe de la organización que promueve que se detengan todos los proyectos de petróleo, carbón y gas, la desinversión “saltó de 52.000 millones de dólares en 2014 a más de 11 billones de dólares en la actualidad, un aumento sorprendente del 2.000 por ciento”.
Pero la cruz de la moneda es que las inversiones en energía limpia siguen siendo bajas, después que el activismo mundial logró influir en que más de 1.110 inversionistas instituciones hayan eliminado de sus carteras a las compañías petroleras, carboníferas y gasíferas.
Ésta es una preocupación de los activistas ambientales que presionan por la financiación de un futuro libre de combustibles fósiles donde la igualdad energética sea la norma.
El informe dice que para evitar los impactos catastróficos del cambio climático, es indispensable limitar el incremento de la temperatura del planeta en 1,5 grados centígrados y eso solo se puede lograr si se detiene el uso de los combustibles fósiles.
Para ello es fundamental que la población participe en campañas de desinversión a nivel local, para que sus instituciones detengan el financiamiento a nuevos proyectos del sector fósil y para, al mismo tiempo, deslegitimarlo.
“Se trata menos de las emisiones y más de asegurarse de que las compañías queden sin legitimidad social y moral”, dijeron los especialistas, al explicar que el nuevo informe subraya que queda apenas una década para reducir las emisiones de carbono y que el mundo debe actuar con rapidez.
“También estamos demostrando que el movimiento para deshacerse de los combustibles fósiles ha crecido astronómicamente…  que ese crecimiento, además, ha sucedido muy, muy rápido”, plantearon los activistas de la organización que tiene como lema “no más combustibles fósiles. Construyendo 100 por ciento de energía libre”
La Cumbre Mundial se centró en establecer herramientas y recursos para alinear el capital con los objetivos de adaptación y mitigación del cambio climático, mientras volvió a llamar a la comunidad del planeta a dejar los combustibles fósiles en el subsuelo, sin explotar.
La reunión contó con más de 300 representantes de 44 países, que estudiaron cómo incrementar el poder de los defensores de la desinversión en el sector fósil en todos los continentes y en contrapartida impulsar la inversión en proyectos que aseguren un mundo 100 por ciento renovable.
“Es bueno que se hayan desinvertido los 11 billones de dólares, pero eso no significa que todos los fondos de pensiones ya no financien los combustibles fósiles, todavía hay quienes apuestan por ellos”, dijeron.
La energía más limpia se está volviendo asequible y rentable, y cuando los gobiernos toman decisiones de infraestructura sostenibles para guiar el desarrollo en los próximos 50 años, todos ganan, insistieron los participantes en la Cumbre de Ciudad del Cabo.
Financiar un futuro libre de combustibles fósiles en el que todos tengan acceso a energía renovable, “especialmente los mil millones de personas que viven en la pobreza energética”, es indispensable para resolver la crisis climática y avanzar en la transición energética de la que depende su solución.
La mayoría de los participantes en la Cumbre Mundial insistieron en el sentido de “urgencia absoluta” que el planeta tiene para frenar impactos climáticos irreversibles y que afectarán la propia vida humana. Por eso, líderes religiosos, de fundaciones nacionales e internacionales, así como las universidades, organizaciones de salud y de ciencia y gobiernos locales se han activado para financiar un futuro energético sostenible.

Logín