Escuchá acá la 90.9
X

Primeros resultados de una guerra

La guerra comercial entre las dos principales potencias económicas del mundo: Estados Unidos y China, lógicamente tiene y tendrá repercusiones en los ámbitos más diversos, entre los que la tecnología ocupa un lugar especial por su capacidad de ser un indicador de desarrollo.
El gigante chino de la telefonía Huawei confirmó en Munich (Alemania) que su nuevo smartphone de alta gama será comercializado sin aplicaciones Google preinstaladas a causa de las sanciones estadounidenses en su contra.
“A causa de la prohibición estadounidense no podemos preinstalar” las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei. A pesar de ello, enfatizó, la marca china ofrece acceso a otras 45.000 aplicaciones a través de su plataforma.
Para los modelos Mate 30 y Mate 30 pro, no hay buscador Google integrado, ni You Tube, sino “Huawei Browse” y “Huawei Music video”, lo que lo convierte en el primer teléfono de gama alta de la marca.
Huawei, convertido en “bestia negra” para Washington, fue atacado directamente por Estados Unidos en medio de su guerra comercial con Pekín, y fue inscrito en mayo por Washington en una lista negra.
Las empresas estadounidenses de servicios y componentes tienen prohibido comerciar con la empresa china, acusada por Donald Trump de espionaje. La querella tomó un nuevo giro a partir de entonces, puesto que la firma de Shenzen pasa de ser cliente a ser rival de Google.
Yu anunció una inversión de “más de mil millones de dólares” para “ayudar a los desarrolladores de aplicaciones móviles” y evitar así la dependencia del público de los servicios del gigante estadounidense.
Porque sin la certificación Google, sobre todo sin el precioso “Play Store” de la firma estadounidense, y la imposibilidad de que el usuario descargue sus aplicaciones favoritas como lo haría en un Samsung o iPhone, el teléfono inteligente podría resultar casi inservible.
Los distribuidores dudarían en proponérselo a sus clientes, por miedo a que lo devuelvan después de unas horas, informó la prensa especializada.
Si la guerra comercial continúa, Huawei tiene la intención de desarrollar un ecosistema tecnológico que le garantice una soberanía total sobre sus programas operativos (OS), incluidas las tiendas de aplicaciones, en las que reinan Google y Apple.
Este paso es el que puede marcar la capacidad de una empresa y de un país, detrás de esa empresa (como es el caso de Huawei), de reconvertir en desarrollo, lo que en principio es una herida mortal. La firma de Shenzen presentó a principios de mes HarmonyOS, su propio sistema operativo que podría reemplazar a Android en sus aparatos, pero que aún no equipa al Mate 30.
A falta de un sistema 100% chino rápidamente desarrollado y capaz de atraer a usuarios fuera del continente asiático, el presidente del comité directivo de Huawei, Eric Xu, presionó también por una alternativa europea a Android de Google e iOS de Apple.
“Si Europa tuviera su propio sistema para los terminales inteligentes, Huawei lo utilizaría y esto resolvería el problema de la dependencia digital europea”, afirmó en una entrevista al diario alemán Handelsblatt, afirmando estar dispuesto a invertir en tales proyectos sino/europeos.
El nuevo teléfono de Huawei ofrece una autonomía de 9,2 horas de utilización continua en 5G, un cuádruple módulo foto y será propuesto en 6 colores, uno de ellos forrado en cuero a prueba de agua. La serie Mate estará disponible en las tiendas el mes próximo. La guerra comercial entregará en algunos años, ganadores, perdedores; y nuevas tecnologías. Los ganadores y los perdedores serán los mismos que desarrollarán las nuevas tecnologías: Estados Unidos y China.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Primeros resultados de una guerra

La guerra comercial entre las dos principales potencias económicas del mundo: Estados Unidos y China, lógicamente tiene y tendrá repercusiones en los ámbitos más diversos, entre los que la tecnología ocupa un lugar especial por su capacidad de ser un indicador de desarrollo.
El gigante chino de la telefonía Huawei confirmó en Munich (Alemania) que su nuevo smartphone de alta gama será comercializado sin aplicaciones Google preinstaladas a causa de las sanciones estadounidenses en su contra.
“A causa de la prohibición estadounidense no podemos preinstalar” las aplicaciones Google, declaró Richard Yu, responsable de servicios al consumidor de Huawei. A pesar de ello, enfatizó, la marca china ofrece acceso a otras 45.000 aplicaciones a través de su plataforma.
Para los modelos Mate 30 y Mate 30 pro, no hay buscador Google integrado, ni You Tube, sino “Huawei Browse” y “Huawei Music video”, lo que lo convierte en el primer teléfono de gama alta de la marca.
Huawei, convertido en “bestia negra” para Washington, fue atacado directamente por Estados Unidos en medio de su guerra comercial con Pekín, y fue inscrito en mayo por Washington en una lista negra.
Las empresas estadounidenses de servicios y componentes tienen prohibido comerciar con la empresa china, acusada por Donald Trump de espionaje. La querella tomó un nuevo giro a partir de entonces, puesto que la firma de Shenzen pasa de ser cliente a ser rival de Google.
Yu anunció una inversión de “más de mil millones de dólares” para “ayudar a los desarrolladores de aplicaciones móviles” y evitar así la dependencia del público de los servicios del gigante estadounidense.
Porque sin la certificación Google, sobre todo sin el precioso “Play Store” de la firma estadounidense, y la imposibilidad de que el usuario descargue sus aplicaciones favoritas como lo haría en un Samsung o iPhone, el teléfono inteligente podría resultar casi inservible.
Los distribuidores dudarían en proponérselo a sus clientes, por miedo a que lo devuelvan después de unas horas, informó la prensa especializada.
Si la guerra comercial continúa, Huawei tiene la intención de desarrollar un ecosistema tecnológico que le garantice una soberanía total sobre sus programas operativos (OS), incluidas las tiendas de aplicaciones, en las que reinan Google y Apple.
Este paso es el que puede marcar la capacidad de una empresa y de un país, detrás de esa empresa (como es el caso de Huawei), de reconvertir en desarrollo, lo que en principio es una herida mortal. La firma de Shenzen presentó a principios de mes HarmonyOS, su propio sistema operativo que podría reemplazar a Android en sus aparatos, pero que aún no equipa al Mate 30.
A falta de un sistema 100% chino rápidamente desarrollado y capaz de atraer a usuarios fuera del continente asiático, el presidente del comité directivo de Huawei, Eric Xu, presionó también por una alternativa europea a Android de Google e iOS de Apple.
“Si Europa tuviera su propio sistema para los terminales inteligentes, Huawei lo utilizaría y esto resolvería el problema de la dependencia digital europea”, afirmó en una entrevista al diario alemán Handelsblatt, afirmando estar dispuesto a invertir en tales proyectos sino/europeos.
El nuevo teléfono de Huawei ofrece una autonomía de 9,2 horas de utilización continua en 5G, un cuádruple módulo foto y será propuesto en 6 colores, uno de ellos forrado en cuero a prueba de agua. La serie Mate estará disponible en las tiendas el mes próximo. La guerra comercial entregará en algunos años, ganadores, perdedores; y nuevas tecnologías. Los ganadores y los perdedores serán los mismos que desarrollarán las nuevas tecnologías: Estados Unidos y China.

 

Logín