14°SAN LUIS - Lunes 22 de Abril de 2024

14°SAN LUIS - Lunes 22 de Abril de 2024

EN VIVO

Cynthia Vallarades, una ecuatoriana que viaja en bicicleta y se siente argentina

La joven, oriunda de Lojas, tiene 26 años y ya recorrió 6.500 kilómetros. Su objetivo es llegar a Ushuaia.

Por Ayelen Anzulovich
| 27 de septiembre de 2019
"No sé si ella me lleva a mí o yo a ella", dijo Cynthia, quien desde hace siete meses viaja en bicicleta y el martes visitó nuestra provincia. Foto: Nicolás Varvara.

Cynthia Vallarades (26) es de Lojas, una ciudad ubicada al sur de Ecuador, y hace siete meses decidió dejar su zona de confort y empezar a trazar su propio destino. Tomó coraje, preparó su bicicleta y emprendió un viaje por toda América Latina. Su objetivo es llegar a Ushuaia, ya recorrió más de 6.500 kilómetros y el martes pisó suelo puntano.  

 

La joven se apropia de las costumbres de cada uno de los lugares que visita y por momentos parece ser una argentina más. Con mate en mano, tomó una tostada, le puso dulce y se dispuso disfrutar de la entrevista con El Diario. Unos segundos después, abrió su mochila y sacó una libreta en la que anota palabras, frases, comidas y nombres de personas que no quiere olvidar. Por supuesto que por su paso por Argentina no se perdió de probar el asado, el pollo al disco, el guiso de lentejas y las infaltables empanadas de carne. 

 

Tranquila y de buen humor, comentó que siempre tuvo ganas de salir a explorar el mundo, pero que por momentos el miedo, la familia y el trabajo la hicieron dudar, hasta que hace dos años conoció a un cicloviajero que la convenció de viajar en bicicleta. "Él me enumeró todas las ventajas de hacerlo. Me dijo que se aprecia más la naturaleza y que uno va al ritmo que quiere. Fue en ese momento que decidí hacerlo dentro de mi país para vivir mi propia experiencia. Me fue bien y dije 'esto es para mí'", expresó Vallarades con los ojos llorosos de emoción.

 

Al tomar la determinación de cambiar su vida por completo, Cynthia abandonó su trabajo como investigadora ambiental y docente, sin embargo, aún le quedaba la parte más complicada: comunicarle la decisión a su familia. "Primero se lo conté a mi papá porque sabía que se lo iba a tomar más tranquilo. Me dijo que era mi vida, que ya había terminado la facultad y no tenía ningún compromiso", recordó con un poco de nostalgia y detalló que el próximo paso era hablar con su mamá.

 

 

 

"Tomé coraje, la senté y le insinué que ella sabía que yo estaba ahorrando dinero. Lo único que hice fue contarle para qué lo estaba haciendo, que era para viajar en bici", comentó la joven. Y agregó que su madre se quedó callada por unos segundos. "Su primera reacción fue decirme que estaba mal. Hablamos con un psicólogo, un chamán y un sacerdote. A este último lo escuchó porque es católica. Fue ahí que me abrazó y me dijo que estaba bien, que si me iba con la bendición de Dios podía hacerlo", recordó con la voz entrecortada.

 

Con todo acomodado, Cynthia buscó a través de una aplicación a personas que recorrieran el mundo y, para su suerte, dio con dos estadounidenses que justo se dirigían a su ciudad natal. Se apresuró a poner en condiciones su bicicleta, que solo la utilizaba para ir a la universidad y volver a su casa. "La modifiqué, le puse parrillas, llantas, le cambié el manubrio y el asiento. Luego fue el turno de la ropa y las cosas para acampar. Salimos un sábado, me despedí de mis padres y en los primeros 5 kilómetros me lloré todo", manifestó. 

 

La ecuatoriana precisó que el primer día hizo 42 kilómetros y que su familia la llamaba para que vuelva. "Ese fue el tramo más difícil, solo esperaba salir de mi país, cruzar la frontera para no regresar por lo menos por un año. Finalmente, a los 9 días lo logré, sellé el pasaporte y adiós Ecuador", expresó con una sutil sonrisa, mientras preparaba un mate como una argentina más y continuaba con su relato. 

 

Narró que primero llegó a la cordillera de los Andes de Perú, bajó a la costa, luego subió a Bolivia y más tarde dio con la frontera de Chile. Estuvo en el desierto de Atacama y pedaleó hasta Argentina, donde recorrió Salta, Jujuy, Chaco, Tucumán, Santiago del Estero, Misiones, Corrientes, Santa Fe y Córdoba —allí descansó un mes para luego partir hacia San Luis—. Remarcó que lleva 6.500 kilómetros transitados. "Nunca imaginé llegar hasta acá", dijo emocionada. 

 

Respecto a los sitios en donde hace sus paradas, la viajera mencionó que la regla número uno del cicloturismo es no pagar hospedaje. "Llevo la carpa y siempre busco lugares seguros para quedarme. Además, existe la aplicación de 'couchsurfing', que te permite conseguir una casa en las ciudades. También están los Bomberos Voluntarios, estaciones de servicio, iglesias y municipios", relató y precisó que un día puede estar viendo Netflix en un departamento y al día siguiente acampar en el medio del bosque. 

 

Cynthia expresó que no tiene fecha de regreso a su país, pero cuando lo haga volverá a ahorrar dinero y se alistará para emprender una nueva aventura, esta vez, hacia el continente europeo. Con una gran sonrisa afirmó que "los sueños se deben cumplir con actitud, perseverancia y valentía. Me costó mucho salir de mi zona de confort, también tuve el rechazo de mis abuelos y primos, que no me hablan; eso duele, pero voy por lo que anhelo", destacó y añadió que el dinero no tiene que ser un limitante. 

 

"Si tienes ganas de salir, sales, la vida es muy corta como para no aprovecharla", señaló la joven, quien con gran satisfacción se prepara para un nuevo desafío. 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo