Escuchá acá la 96.3
X

La venta de paquetes turísticos al exterior cayó un 60% en San Luis

Las empresas aseguran que con la aplicación del impuesto, los viajes subieron al menos 10 mil pesos.

 

La implementación del Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), más conocido como dólar turista, provocó que en San Luis muchas personas desestimaran la idea de viajar al extranjero. La nueva sobretasa del 30% que alcanza a los viajes aéreos, terrestres (salvo países limítrofes), navales, excursiones, entre otros servicios, causó que los paquetes turísticos se incrementaran al menos entre los $10 mil y $12 mil. Las ventas cayeron un 60% y la situación preocupa a los empresarios, porque la recaudación en una de las etapas que supone mayor actividad, no fue buena; advierten que si el problema persiste peligran las fuentes laborales.

"Esta medida afectó mucho al mercado en la capital, pero ocurrió lo mismo en el resto del país. Las operaciones están muy paradas; el problema es que en la práctica el impuesto tiene muchos grises y hasta el momento los referentes de las agencias estamos tratando de dilucidar cómo aplicarlo, hay mucha confusión sobre el formato", indicó Daniel Ramazzotti, encargado de ventas de Dasso Viajes.

El análisis se mantiene en la mayoría de las empresas que operan en la ciudad. "Para dar una idea, un paquete básico a Camboriú (Brasil), de una semana con media pensión oscilaba los $38 mil, ahora con el dólar turista la cifra asciende a $10 mil más", explicó Ramazzotti.

La dueña de Alituris, Viviana Morales, opinó que el impuesto en realidad "es una devaluación disfrazada". Aseguró que la propia Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), no arroja luz a las inquietudes de los empresarios y adelantó que el panorama preocupa al sector, especialmente por la continuidad de la ley, ya que si bien se pautó la duración de cinco períodos fiscales, la falta de reglas claras aumenta la desconfianza de los operadores.

"No está bien implementado. Llegamos a perjudicar al cliente y se trata de un dinero que no entra a la agencia, es un riesgo tener esa plata porque es como si fuera prestada. Además hay que tener en cuenta que más allá del 30%, hay otro impuesto que es del 5% que alcanza a la bancarización de la transacción, es decir, cuando el cliente trae el dinero a la agencia", dijo.

Un aspecto clave es que aquellos turistas que sellaron sus paquetes antes del 23 de diciembre, no fueron alcanzados por la medida. Sin embargo cada operación que concreten en el exterior será pasible del impuesto.

"Para entender la dimensión de la suba, en noviembre un cliente adquirió un paquete a Nueva York (EE.UU.) por un total de $38.700; le hicimos el cálculo con el 30% y arrojó un total de $72.500, es mucha diferencia, a la gente le da rabia. El problema es con los pagos en pesos, porque los viajes en dólares se mantienen estables", agregó.

 

Cambio de planes

Algunos turistas proyectaron vacaciones a lo largo del 2019, pero antes del término del año tuvieron que modificar sus planes.

"A mí me cambió las cosas. Hace un tiempo estoy en un plazo fijo para viajar al exterior y venía organizándome, siempre pensando en la irregularidad del cambio. Hice pronósticos de la economía política, pero nunca imaginé que la modificación se iba a dar tan pronto; como viajo con toda mi familia el incremento me significa una actualización de $300 mil, con lo que cambié los planes. Por lo pronto elegiré un destino nacional y más adelante, quizá en octubre, viajaré al destino original", comentó Pablo Pérez.

Algo similar le ocurrió a Leandro Figueroa, que había planificado conocer Florianópolis (Brasil) pero finalmente desistió y eligió una ciudad nacional. "Iré a Mar del Plata con un paquete de $ 15 mil, aprovecharé para hacer algunas excursiones con el dinero extra", aseguró.

Ramiro López casi desestima sus planes, pero finalmente viajará a Ecuador. "Saqué el pasaje en tres cuotas, por un total de $33 mil. No tuve cambios en el pago mensual porque mi transacción se dio antes de la implementación del dólar turista, sin embargo tuve el impacto en la compra de dólares. Fui a una de las empresas de cambio y si bien la moneda estaba en $61,80, con el impuesto se me fue a $81,90; puse $8.100 y me dieron 100 dólares. Voy a viajar igual, es una inversión que quiero hacer, es un poco molesto que me cobren más, pero entiendo que la situación económica no es buena y que buscan medidas para fomentar el mercado interno. Me genera una sensación agridulce", subrayó.

Independientemente de cada caso, lo cierto es que el sector experimenta una paralización de las ventas. "Mucha gente quiere viajar y no puede, prefieren guardar sus dólares y esperar. Pero el mayor inconveniente es que no se sabe cómo es la aplicación, AFIP por ejemplo, habla de un VEP (volante electrónico de pago), pero se desconoce en base a qué se calcula", manifestó Daiana Jofré, de la empresa Daimar Tour.

Recordó que un viaje de los más básicos a Camboriú rondaba los $25 mil, ahora con el impuesto ascendió a $30 mil. "Afectan a un rubro elemental, en Córdoba están los mayoristas que se encargan de proveernos a nosotros; ellos ya hablan de recortes de personal", afirmó.

La directora de la empresa Viajes No Comunes, Patricia Romero, especificó que desde la aplicación del dólar turista, no han podido vender viajes al exterior. También explicó que la mayor dificultad se presenta cuando los paquetes se pagan en pesos, ya que si se hace con dólares solo alcanza al viaje aéreo.

"Esto está en un gris muy oscuro, en una nebulosa. Es la primera vez que nos pasa algo así, en otras oportunidades las aplicaciones de impuestos ha sido más claras. Como el panorama no está claro estamos tratando de ver cómo seguimos, durante las primeras jornadas las directivas fueron no vender, porque no se sabía cómo se aplicaría el impuesto", aseguró.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La venta de paquetes turísticos al exterior cayó un 60% en San Luis

Las empresas aseguran que con la aplicación del impuesto, los viajes subieron al menos 10 mil pesos.

Descontento. Las empresas dijeron que la aplicación del dólar turista provocó el enojo de los clientes, que debieron elegir destinos nacionales. Foto: Nicolás Varvara.

 

La implementación del Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), más conocido como dólar turista, provocó que en San Luis muchas personas desestimaran la idea de viajar al extranjero. La nueva sobretasa del 30% que alcanza a los viajes aéreos, terrestres (salvo países limítrofes), navales, excursiones, entre otros servicios, causó que los paquetes turísticos se incrementaran al menos entre los $10 mil y $12 mil. Las ventas cayeron un 60% y la situación preocupa a los empresarios, porque la recaudación en una de las etapas que supone mayor actividad, no fue buena; advierten que si el problema persiste peligran las fuentes laborales.

"Esta medida afectó mucho al mercado en la capital, pero ocurrió lo mismo en el resto del país. Las operaciones están muy paradas; el problema es que en la práctica el impuesto tiene muchos grises y hasta el momento los referentes de las agencias estamos tratando de dilucidar cómo aplicarlo, hay mucha confusión sobre el formato", indicó Daniel Ramazzotti, encargado de ventas de Dasso Viajes.

El análisis se mantiene en la mayoría de las empresas que operan en la ciudad. "Para dar una idea, un paquete básico a Camboriú (Brasil), de una semana con media pensión oscilaba los $38 mil, ahora con el dólar turista la cifra asciende a $10 mil más", explicó Ramazzotti.

La dueña de Alituris, Viviana Morales, opinó que el impuesto en realidad "es una devaluación disfrazada". Aseguró que la propia Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), no arroja luz a las inquietudes de los empresarios y adelantó que el panorama preocupa al sector, especialmente por la continuidad de la ley, ya que si bien se pautó la duración de cinco períodos fiscales, la falta de reglas claras aumenta la desconfianza de los operadores.

"No está bien implementado. Llegamos a perjudicar al cliente y se trata de un dinero que no entra a la agencia, es un riesgo tener esa plata porque es como si fuera prestada. Además hay que tener en cuenta que más allá del 30%, hay otro impuesto que es del 5% que alcanza a la bancarización de la transacción, es decir, cuando el cliente trae el dinero a la agencia", dijo.

Un aspecto clave es que aquellos turistas que sellaron sus paquetes antes del 23 de diciembre, no fueron alcanzados por la medida. Sin embargo cada operación que concreten en el exterior será pasible del impuesto.

"Para entender la dimensión de la suba, en noviembre un cliente adquirió un paquete a Nueva York (EE.UU.) por un total de $38.700; le hicimos el cálculo con el 30% y arrojó un total de $72.500, es mucha diferencia, a la gente le da rabia. El problema es con los pagos en pesos, porque los viajes en dólares se mantienen estables", agregó.

 

Cambio de planes

Algunos turistas proyectaron vacaciones a lo largo del 2019, pero antes del término del año tuvieron que modificar sus planes.

"A mí me cambió las cosas. Hace un tiempo estoy en un plazo fijo para viajar al exterior y venía organizándome, siempre pensando en la irregularidad del cambio. Hice pronósticos de la economía política, pero nunca imaginé que la modificación se iba a dar tan pronto; como viajo con toda mi familia el incremento me significa una actualización de $300 mil, con lo que cambié los planes. Por lo pronto elegiré un destino nacional y más adelante, quizá en octubre, viajaré al destino original", comentó Pablo Pérez.

Algo similar le ocurrió a Leandro Figueroa, que había planificado conocer Florianópolis (Brasil) pero finalmente desistió y eligió una ciudad nacional. "Iré a Mar del Plata con un paquete de $ 15 mil, aprovecharé para hacer algunas excursiones con el dinero extra", aseguró.

Ramiro López casi desestima sus planes, pero finalmente viajará a Ecuador. "Saqué el pasaje en tres cuotas, por un total de $33 mil. No tuve cambios en el pago mensual porque mi transacción se dio antes de la implementación del dólar turista, sin embargo tuve el impacto en la compra de dólares. Fui a una de las empresas de cambio y si bien la moneda estaba en $61,80, con el impuesto se me fue a $81,90; puse $8.100 y me dieron 100 dólares. Voy a viajar igual, es una inversión que quiero hacer, es un poco molesto que me cobren más, pero entiendo que la situación económica no es buena y que buscan medidas para fomentar el mercado interno. Me genera una sensación agridulce", subrayó.

Independientemente de cada caso, lo cierto es que el sector experimenta una paralización de las ventas. "Mucha gente quiere viajar y no puede, prefieren guardar sus dólares y esperar. Pero el mayor inconveniente es que no se sabe cómo es la aplicación, AFIP por ejemplo, habla de un VEP (volante electrónico de pago), pero se desconoce en base a qué se calcula", manifestó Daiana Jofré, de la empresa Daimar Tour.

Recordó que un viaje de los más básicos a Camboriú rondaba los $25 mil, ahora con el impuesto ascendió a $30 mil. "Afectan a un rubro elemental, en Córdoba están los mayoristas que se encargan de proveernos a nosotros; ellos ya hablan de recortes de personal", afirmó.

La directora de la empresa Viajes No Comunes, Patricia Romero, especificó que desde la aplicación del dólar turista, no han podido vender viajes al exterior. También explicó que la mayor dificultad se presenta cuando los paquetes se pagan en pesos, ya que si se hace con dólares solo alcanza al viaje aéreo.

"Esto está en un gris muy oscuro, en una nebulosa. Es la primera vez que nos pasa algo así, en otras oportunidades las aplicaciones de impuestos ha sido más claras. Como el panorama no está claro estamos tratando de ver cómo seguimos, durante las primeras jornadas las directivas fueron no vender, porque no se sabía cómo se aplicaría el impuesto", aseguró.

Logín