16.9°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

16.9°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Una batalla que involucra a todos

"Buen día señor, bienvenido a San Luis. ¿De dónde viene? ¿Tiene el permiso para ingresar?". El policía puntano recibe a este cronista y su familia con una sonrisa amable, con el celular listo para chequear los datos que justamente certifican que los ocupantes del auto tienen todo en regla para entrar. Sin dudas es un acto casi mecánico, pero no hay gestos adustos ni órdenes destempladas. Todo lo contrario a lo que uno puede imaginar de un punto de control clave que días atrás vivió momentos de tensión con productores y camioneros.

El sol raja la tierra y recalienta el asfalto de la ruta 7, justo delante del arco que marca el ingreso a la provincia desde Córdoba, cuando la vía de ida y vuelta se transforma en autopista y esa es la señal inequívoca de que se está ingresando a San Luis. Entrego mi documento y el del resto de los que me acompañan, y rápidamente a él le saltan los nombres y los datos. Está todo en regla. Ya falta un paso menos para seguir viaje.

En un costado hay autos estacionados, con ocupantes que duermen una siesta o se entretienen con el celular. Son los que se aventuraron a llegar al límite fronterizo sin haber tramitado previamente la autorización para ingresar. Que es un acto administrativo sencillo que se hace por internet en pocos minutos. Ahora, con el wifi gratuito de la provincia, acaban de hacerlo y esperan por una respuesta. Los que fuimos precavidos nos sentimos afortunados porque con la aprobación en el teléfono pasamos rápido, luego de una breve visita a la oficina del arco, donde otro policía, con la misma amabilidad, cargó nuevamente los datos en su computadora. La sensación es que si uno hizo las cosas bien y con tiempo, ingresar a San Luis no es complicado como algunos medios nacionales quisieron hacer creer, influenciados por productores agropecuarios desesperados por llegar a sus campos y poco afectos a dialogar para encontrar soluciones viables para ambas partes.

Con la aprobación del agente vial, que se apura a correr el cono naranja para franquear el paso, hay que detenerse unos metros más adelante en la construcción que alguna vez se pensó como isla de servicios y hoy cumple funciones administrativas en tiempos de coronavirus.

Allí, al ingresar por debajo de la cabina de sanitización, a uno le toman la temperatura de manera automática con un aparatito que hay en la pared. Después hay que pasar a una oficina, donde una chica muy simpática termina de certificar que está todo en orden para seguir. Pide la dirección donde haremos la cuarentena, recuerda las obligaciones que impone la declaración jurada que firmamos y nos deja seguir viaje. Listo, ya estamos en San Luis.

Queda demostrado que con orden, prevención y tecnología no es difícil entrar o salir. El resto quedará en la responsabilidad individual, no hay estado capaz de cuidarnos a todos las 24 horas. La provincia hace su parte, el resto queda a los ciudadanos.

La misma amabilidad es posible encontrar en los puntos donde cualquier vecino puede ir a hacerse un PCR gratuito si es que tiene dudas sobre su estado, o simplemente quiere vivir tranquilo, sin temor a contagiar.

Una fila larga pero tranquila, con distancias respetables y tapabocas, espera su turno para ingresar a la carpa roja ubicada en el Hospital San Luis. La señora de la entrada recuerda a todos si el día es par o impar, y los profesionales de la salud hacen los chequeos con cuidado, tratando bien a la gente, contestando todas las preguntas y sacando las dudas que pudiera tener. Aquí también se respira orden, prevención y respeto.

El coronavirus plantea desafíos complicados, pero San Luis decidió afrontarlos allanando caminos, sin histerias, aplicando tecnología para el bienestar general. Si cada uno hace su parte, que del otro lado del mostrador implicará tener respeto por la salud colectiva, este cuento de terror que arrancó allá por marzo tendrá un final feliz. Depende de nosotros.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...