28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

Gozar no será más un castigo y maternar será un deseo

No tuve educación sexual en la escuela. Tampoco en mi casa. Quedé embarazada a los 17 años. Sí tuve en ese momento mucho amor, acompañamiento y sobre todo recursos. Con base en esos factores pude elegir. No nos faltó nada, a mí ni a mi hija. Todo lo contrario. Tuvimos mucho. Pude estudiar, hacer mi carrera universitaria y criar al mismo tiempo. 

Pero mi realidad no era ni es la misma de miles de jóvenes que pasan por esa situación, que no recibieron educación, pero tampoco amor, que no gestaron en el deseo ni el goce, que fueron forzadas o violentadas, que no tuvieron una mano contenedora, que como en muchos casos fueron excluidas de sus hogares, otras de sus escuelas. Que llevaron embarazos en silencio, escondidos dentro de sus habitaciones o bajo sus ropas anchas.

Otras, las que más nos duelen, son niñas que no entienden lo que el viejo “les mete” y no saben de esos juegos. También están las madres, las que ya no pueden partir en más porciones ese plato de comida que logran llevar a la mesa de sus hijos y que saben que para uno más no alcanzará.

Durante 2018, en Argentina, 2.350 niñas y adolescentes, de entre 10 y 14 años, fueron madres. Es un promedio de 6 por día. Más del 80% de ellas fueron víctimas de violación en su contexto intrafamiliar.

Un informe de este año del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) reveló que en nuestro país 4 de cada 10 madres viven en situación de pobreza, el 23% se convirtió en madre siendo adolescente y el 39% tiene el secundario incompleto o menos.

El Cippec se basó en la información estadística de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo), del Indec, correspondiente a 2017 y 2018.

El informe destaca que “para muchas mujeres conciliar el estudio con la crianza fue una misión imposible”, ya que 4 de cada 10 madres que conviven con sus hijos o hijas en edad escolar no completó el tramo de escolarización obligatorio.

“Cuanto más jóvenes fueron madres y cuantos más hijos o hijas tuvieron, más improbable es que hayan terminado el secundario. El 60% de las mujeres que fueron madres en la adolescencia y el 55% de las madres de 3 o más hijos/as de hasta 17 años interrumpieron su trayectoria escolar antes de finalizar la secundaria. En contraste, más de la mitad de las mujeres que fueron madres después de cumplidos los 30 años accedieron a estudios de nivel superior”, indica el documento.

Finalmente, el informe destaca que el 70% de las madres en la Argentina convive con el padre de sus hijos o hijas y, respecto de las madres que crían solas, indica que solo 1 de cada 4 cuenta con los ingresos de la cuota alimentaria.

Hasta este miércoles la maternidad en Argentina fue una imposición. Fue casi nuestra razón de ser, nuestro designio. Sin escapatoria, muchas murieron tratando de evadirla. Se estima que desde el regreso de la democracia, más de 3 mil mujeres fallecieron en el país por abortos mal realizados. Son estimaciones, ya que por su carácter de clandestino no hay datos oficiales. 

Las que no perdieron su vida, fueron castigadas por el Estado y la Justicia. Un informe del Centro de Estudios Legales y Sociales de esta semana revela que en Argentina hay 1.532 mujeres con causas penales por aborto en 17 provincias. El informe fue elaborado con base en datos oficiales relevados desde 2012 y señala que las mujeres criminalizadas "son pobres, sin trabajo remunerado, la mayoría con hijas e hijos, que viven en condiciones habitacionales precarias". O sea, son víctimas de la vulneración de todos sus derechos. 

Con la aprobación del aborto legal en el Senado de la Nación la madrugada de este miércoles, se abre una luz de esperanza para las personas gestantes de poder cambiar esta realidad, tan dispar y mezquina, de la que todos se creen con autoridad para opinar, pero de la que pocos se hacen cargo. 

Ahora —si todo sale como lo propone la ley— nuestra decisión valdrá por encima de la opinión de todos y todas. Tendremos poder para decidir sobre nuestros cuerpos, no tendremos más miedo, no pondremos más en riesgo nuestras vidas y básicamente gozar no será un castigo y maternar será un deseo.
 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...