4.4°SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

4.4°SAN LUIS - Martes 07 de Julio de 2020

EN VIVO

Es necesario observar a Bolivia

Por redacción
| 24 de febrero de 2020

Latinoamérica debe estar muy pendiente de Bolivia, porque en ese país se libra la batalla más actual entre la izquierda y la derecha. El desenlace de la situación política incidirá en el futuro ideológico y económico de la región.

 

Todo lo que la izquierda rechaza de la derecha, ocurre en Bolivia. Todo lo que la derecha aborrece de la izquierda, ocurre en Bolivia. El último acto fue “a cara descubierta”, porque proscribieron a Evo Morales de participar en la vida política del país que gobernó durante trece años. Cuando un gobierno utiliza la ley para proscribir al que piensa distinto, se convierte en autoritario.

 

Esta decisión quizás sea el error más grosero y previsible del actual gobierno boliviano, porque hace más creíble a Morales.

 

En noviembre de 2019, presionado por distintos sectores, Evo Morales renunció a la Presidencia y buscó refugio en México.

 

Se cree que uno de los detonantes de la renuncia fue un crudo informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que asegura que en las elecciones para todos los cargos gubernamentales, celebradas el 20 de octubre de 2019, Evo hizo trampa.

 

El expresidente denunció amenazas contra su vida y dijo que su salida del gobierno obedeció a un golpe de Estado financiado por Estados Unidos, con el objetivo de “poner” en Bolivia un gobierno que se asocie al multimillonario negocio de las reservas mineras y gasíferas de nación del Altiplano. Desde diciembre de 2019, Evo Morales reside en la Argentina, bajo la Ley del Refugiado Político, lo que de por sí explica la postura del gobierno de Alberto Fernández.

 

La proscripción al expresidente para ser candidato a senador en su país, por parte de un gobierno denunciado como “títere” de Estados Unidos, es una decisión demasiado parecida a la del Tribunal Electoral de Brasil, para impedir que Lula fuera candidato a la Presidencia. Es peligrosamente llamativo.

 

“La decisión del Tribunal Supremo Electoral es un golpe contra la democracia. Los miembros del @TSEBolivia saben que cumplo todos los requisitos para ser candidato. El objetivo final es la proscripción del MAS”, escribió el exmandatario.

 

La sentencia del Tribunal Supremo Electoral boliviano llega dos días después de que el MAS se declarara en “estado de emergencia”, ante el supuesto intento político de “sectores incrustados” en el órgano para “eliminar” a sus candidatos, “por intereses mezquinos antidemocráticos”.

 

En una conferencia de prensa que brindó luego en Buenos Aires, el expresidente de Bolivia sostuvo que la inhabilitación de su candidatura como senador fue instruida por el gobierno de los Estados Unidos.

 

Morales agregó que todas las decisiones del Tribunal Supremo Electoral están orientadas por el gobierno de facto, un mandato que obedece a la voluntad de la administración estadounidense y no solo prohíbe su regreso al país, sino que incluso no lo deja acercarse a la frontera boliviana.

 

“No nos perdona que hayamos luchado por la dignidad, la soberanía, por nuestra Patria Grande y la liberación de nuestros pueblos”, aseguró.

 

Morales se explayó: “En esta gestión hemos demostrado que otro mundo sin el imperio norteamericano es posible, sin el FMI. Ese es nuestro pecado, nuestro delito: nos hemos liberado de la presión política, de los condicionamientos económicos y hemos liberado a muchos hermanos y hermanas de la pobreza”, afirmó.

 

Las palabras de Morales poseen un argumento estadístico. Durante su gestión, Bolivia creció a un ritmo de un 5% anual, superando no solo a cualquier país sudamericano, sino también a Estados Unidos.

 

Hay millones de personas en Latinoamérica que respetan a Morales, hay millones de personas en Latinoamérica que no creen en él. Hasta allí, todo normal.

 

Pero su proscripción es un hecho grave, notorio, público, y de consecuencias imprevisibles. Latinoamérica debe observar a Bolivia. Con mucha atención.
 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...