Escuchá acá la 96.3
X

El mundo ideal para los niños

Ninguna nación en el mundo protege conjuntamente y de un modo adecuado la salud de los niños, el ambiente y su porvenir, señaló un informe publicado por una agrupación de 40 expertos en salud infantil y juvenil provenientes de todo el planeta.
A ese comité lo convocaron la Organización Mundial de la Salud, El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la prestigiosa publicación científica “The 
Lancet”.
El informe, titulado "A Future for the World’s Children?" ("¿Un futuro para los niños del mundo?"), revela que la salud y el futuro de todos los niños y adolescentes del mundo se encuentran bajo la amenaza inmediata de la degradación ecológica, el cambio climático y las prácticas comerciales nocivas que impulsan a los menores al consumo de comida rápida altamente procesada, las bebidas azucaradas, el alcohol y el tabaco.
“Los países más pobres tienen un largo camino por recorrer para permitir que sus hijos sean saludables, pero los países ricos amenazan el futuro de todos los niños a través las emisiones excesivas de carbono”, dijeron los autores del informe.
“Este es un tema muy importante y, de hecho, estamos de acuerdo con Greta Thunberg cuando dice que nuestro mundo está en llamas”, añadieron, al hacer referencia a la joven activista sueca que lidera un movimiento mundial a favor de que gobiernos y sociedades del mundo asuman la emergencia climática.
Si, de acuerdo con las proyecciones actuales, el calentamiento global excede los 4 grados centígrados para el año 2100, este fenómeno tendría consecuencias devastadoras para la salud de los niños, a causa del aumento del nivel de los océanos, las olas de calor y la proliferación de enfermedades como el paludismo, el dengue y la desnutrición.
“La salud del planeta y la salud de las personas están muy interrelacionadas, y los niños al final del día son los herederos del planeta, pero también su salud hoy está en grave riesgo debido a la degradación ambiental”, comentaron los expertos.
En la India existe ya un problema grave de falta de agua y saneamiento, así como de polución del aire, que está matando niños todos los días. “Los pobres del mundo en realidad no emiten nada en comparación con las emisiones por persona de un europeo, alrededor de seis a ocho toneladas de carbono en un año”, añadieron.
“En Australia la situación es simplemente despreciable, no está sincronizado con la realidad del mundo y el planeta no puede permitirse esto”. Los expertos aseguran que este informe debería hacerle “dar vergüenza” a los líderes mundiales de los países ricos.
Para los autores del informe, es absolutamente crítico que escritos como este resalten la ineficacia de las políticas gubernamentales en lo que respecta al cambio climático con los nombres y las vergüenzas asignadas que esto conlleve. Este informe destaca el hecho de que hay un futuro común entre los niños del mundo pobre y mundo rico y esperan que ejerza presión sobre líderes como Donald Trump.
“Estamos retrocediendo y simplemente no entendemos la magnitud y la velocidad de la amenaza que nos enfrenta. Los gobiernos están hablando sobre el cero neto de emisiones y el cero neto se está convirtiendo en la opción para no tomar medidas ya”, subrayaron los expertos.
“Es muy importante que no seamos tan amables con nuestras palabras sobre esto, hay que ser mucho más claros y agudos para decir, necesitamos acción y los gobiernos nos están fallando y les están fallando a nuestros hijos”, destacó el informe.
Pese a las mejoras durante los últimos 20 años en salud infantil y juvenil, los progresos se han estancado y están a punto de invertirse. Se estima que unos 250 millones de niños menores de cinco años en los países de ingresos bajos y medios corren el riesgo de no alcanzar su potencial de desarrollo, sobre la base de indicadores aproximados de retraso en el crecimiento y la pobreza.
Pero lo que es aún más preocupante es que todos los niños del mundo se enfrentan ahora a las amenazas existenciales del cambio climático y las presiones comerciales. “Los países deben revisar su enfoque de la salud de los niños y los adolescentes para garantizar que no solo cuidemos de nuestros hijos hoy, sino que también protejamos el mundo que heredarán en el futuro”, concluye el texto.
Un mundo ideal para los niños aún es algo lejano.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El mundo ideal para los niños

Ninguna nación en el mundo protege conjuntamente y de un modo adecuado la salud de los niños, el ambiente y su porvenir, señaló un informe publicado por una agrupación de 40 expertos en salud infantil y juvenil provenientes de todo el planeta.
A ese comité lo convocaron la Organización Mundial de la Salud, El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la prestigiosa publicación científica “The 
Lancet”.
El informe, titulado "A Future for the World’s Children?" ("¿Un futuro para los niños del mundo?"), revela que la salud y el futuro de todos los niños y adolescentes del mundo se encuentran bajo la amenaza inmediata de la degradación ecológica, el cambio climático y las prácticas comerciales nocivas que impulsan a los menores al consumo de comida rápida altamente procesada, las bebidas azucaradas, el alcohol y el tabaco.
“Los países más pobres tienen un largo camino por recorrer para permitir que sus hijos sean saludables, pero los países ricos amenazan el futuro de todos los niños a través las emisiones excesivas de carbono”, dijeron los autores del informe.
“Este es un tema muy importante y, de hecho, estamos de acuerdo con Greta Thunberg cuando dice que nuestro mundo está en llamas”, añadieron, al hacer referencia a la joven activista sueca que lidera un movimiento mundial a favor de que gobiernos y sociedades del mundo asuman la emergencia climática.
Si, de acuerdo con las proyecciones actuales, el calentamiento global excede los 4 grados centígrados para el año 2100, este fenómeno tendría consecuencias devastadoras para la salud de los niños, a causa del aumento del nivel de los océanos, las olas de calor y la proliferación de enfermedades como el paludismo, el dengue y la desnutrición.
“La salud del planeta y la salud de las personas están muy interrelacionadas, y los niños al final del día son los herederos del planeta, pero también su salud hoy está en grave riesgo debido a la degradación ambiental”, comentaron los expertos.
En la India existe ya un problema grave de falta de agua y saneamiento, así como de polución del aire, que está matando niños todos los días. “Los pobres del mundo en realidad no emiten nada en comparación con las emisiones por persona de un europeo, alrededor de seis a ocho toneladas de carbono en un año”, añadieron.
“En Australia la situación es simplemente despreciable, no está sincronizado con la realidad del mundo y el planeta no puede permitirse esto”. Los expertos aseguran que este informe debería hacerle “dar vergüenza” a los líderes mundiales de los países ricos.
Para los autores del informe, es absolutamente crítico que escritos como este resalten la ineficacia de las políticas gubernamentales en lo que respecta al cambio climático con los nombres y las vergüenzas asignadas que esto conlleve. Este informe destaca el hecho de que hay un futuro común entre los niños del mundo pobre y mundo rico y esperan que ejerza presión sobre líderes como Donald Trump.
“Estamos retrocediendo y simplemente no entendemos la magnitud y la velocidad de la amenaza que nos enfrenta. Los gobiernos están hablando sobre el cero neto de emisiones y el cero neto se está convirtiendo en la opción para no tomar medidas ya”, subrayaron los expertos.
“Es muy importante que no seamos tan amables con nuestras palabras sobre esto, hay que ser mucho más claros y agudos para decir, necesitamos acción y los gobiernos nos están fallando y les están fallando a nuestros hijos”, destacó el informe.
Pese a las mejoras durante los últimos 20 años en salud infantil y juvenil, los progresos se han estancado y están a punto de invertirse. Se estima que unos 250 millones de niños menores de cinco años en los países de ingresos bajos y medios corren el riesgo de no alcanzar su potencial de desarrollo, sobre la base de indicadores aproximados de retraso en el crecimiento y la pobreza.
Pero lo que es aún más preocupante es que todos los niños del mundo se enfrentan ahora a las amenazas existenciales del cambio climático y las presiones comerciales. “Los países deben revisar su enfoque de la salud de los niños y los adolescentes para garantizar que no solo cuidemos de nuestros hijos hoy, sino que también protejamos el mundo que heredarán en el futuro”, concluye el texto.
Un mundo ideal para los niños aún es algo lejano.

Logín