Depositó $27 mil por error, pero le devolvieron el dinero

Un mendocino le reintegró esa cifra a un puntano que se equivocó al realizar el trámite bancario.

"Siempre priman los valores; mi familia está orgullosa de este gesto. Era mucha plata, pero no era mía”, expresó Carlos Ferreyra, un mendocino de 38 años que devolvió $27 mil de un depósito que recibió por error en su cuenta bancaria de un puntano.

Ferreyra vive en la localidad de Las Heras, es conductor de un transporte de cervezas y en paralelo se dedica a la venta de butacas de competición. El miércoles 19 recibió el dinero y pensó que se trataba de una posible venta.

“Generalmente me envían la plata, me llaman para decirme que necesitan un producto y me indican que ya me transfirieron el efectivo, por eso no me llamó la atención el depósito”, señaló. Sin embargo, con el correr de las horas advirtió el error.

Andrés Miranda, un puntano de 33 años, fue quien concretó el envío. Tenía que pagar una de las últimas cuotas de la camioneta con la que hace repartos. Nunca pensó que un click lo desbordaría de nervios.

“Una vez le hice un depósito a Ferreyra porque un amigo mío le compró repuestos y me pidió que lo ayudara con la transacción, pero nunca tuvimos trato, no sabía nada de él; solo me quedaron sus datos bancarios por aquel depósito. Cuando quise enviar el dinero, la aplicación de homebanking me mostró los nombres del titular de la cuenta y dio la casualidad de que la persona a la que le tenía que pagar se llama igual que Ferreyra. Como él estaba primero confirmé la operación sin darme cuenta del error”, recordó.

Hizo el depósito el miércoles a las 6 de la mañana pero le “volvió el alma al cuerpo” el jueves, cuando por fin pudo recuperar el dinero. “Ni bien hice la transferencia envié el comprobante y el titular de la cuenta a la que tendría que haber depositado me advirtió que no había recibido el pago; le indiqué que a lo mejor tenía que esperar una actualización. Sin embargo, me hizo ver que me había equivocado en los datos”, agregó.

En medio de la desesperación, Miranda pensó en todos los amigos a los que alguna vez les hizo este tipo de trámites bancarios. Fue entonces que recordó que uno de ellos, Mauricio Mercau, le había pedido tiempo atrás depositar en la cuenta de Ferreyra para comprar repuestos. Él fue el nexo para recuperar el monto. El jueves, cuando Ferreyra salió de su trabajo, devolvió la plata.

“Cometí un error tremendo, le deposité $27 mil a una persona que no conozco y sin saber quién soy me devolvió el depósito. Es bueno saber que todavía hay gente honesta”, publicó Miranda en Facebook.
Ferreyra sostuvo que la única recompensa que lo conforta es “haber obrado bien”. Aún así agendaron un asado en familia en San Luis para cuando finalice la cuarentena.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Depositó $27 mil por error, pero le devolvieron el dinero

Un mendocino le reintegró esa cifra a un puntano que se equivocó al realizar el trámite bancario.

 Andrés celebró que "aún hay gente honesta". Foto: Nicolás Varvara.

"Siempre priman los valores; mi familia está orgullosa de este gesto. Era mucha plata, pero no era mía”, expresó Carlos Ferreyra, un mendocino de 38 años que devolvió $27 mil de un depósito que recibió por error en su cuenta bancaria de un puntano.

Ferreyra vive en la localidad de Las Heras, es conductor de un transporte de cervezas y en paralelo se dedica a la venta de butacas de competición. El miércoles 19 recibió el dinero y pensó que se trataba de una posible venta.

“Generalmente me envían la plata, me llaman para decirme que necesitan un producto y me indican que ya me transfirieron el efectivo, por eso no me llamó la atención el depósito”, señaló. Sin embargo, con el correr de las horas advirtió el error.

Andrés Miranda, un puntano de 33 años, fue quien concretó el envío. Tenía que pagar una de las últimas cuotas de la camioneta con la que hace repartos. Nunca pensó que un click lo desbordaría de nervios.

“Una vez le hice un depósito a Ferreyra porque un amigo mío le compró repuestos y me pidió que lo ayudara con la transacción, pero nunca tuvimos trato, no sabía nada de él; solo me quedaron sus datos bancarios por aquel depósito. Cuando quise enviar el dinero, la aplicación de homebanking me mostró los nombres del titular de la cuenta y dio la casualidad de que la persona a la que le tenía que pagar se llama igual que Ferreyra. Como él estaba primero confirmé la operación sin darme cuenta del error”, recordó.

Hizo el depósito el miércoles a las 6 de la mañana pero le “volvió el alma al cuerpo” el jueves, cuando por fin pudo recuperar el dinero. “Ni bien hice la transferencia envié el comprobante y el titular de la cuenta a la que tendría que haber depositado me advirtió que no había recibido el pago; le indiqué que a lo mejor tenía que esperar una actualización. Sin embargo, me hizo ver que me había equivocado en los datos”, agregó.

En medio de la desesperación, Miranda pensó en todos los amigos a los que alguna vez les hizo este tipo de trámites bancarios. Fue entonces que recordó que uno de ellos, Mauricio Mercau, le había pedido tiempo atrás depositar en la cuenta de Ferreyra para comprar repuestos. Él fue el nexo para recuperar el monto. El jueves, cuando Ferreyra salió de su trabajo, devolvió la plata.

“Cometí un error tremendo, le deposité $27 mil a una persona que no conozco y sin saber quién soy me devolvió el depósito. Es bueno saber que todavía hay gente honesta”, publicó Miranda en Facebook.
Ferreyra sostuvo que la única recompensa que lo conforta es “haber obrado bien”. Aún así agendaron un asado en familia en San Luis para cuando finalice la cuarentena.

Logín