17.2°SAN LUIS - Martes 04 de Agosto de 2020

17.2°SAN LUIS - Martes 04 de Agosto de 2020

EN VIVO

Otras damas invisibles

Por redacción
| 02 de julio de 2020

El confinamiento al que se vio forzada buena parte de la humanidad para responder a la COVID-19 obstaculiza las intervenciones que se realizan en todo el mundo para frenar el matrimonio infantil, y podrían contribuir a un aumento considerable en esta situación entre 2020 y 2030.

 

“En la actualidad, 33.000 niñas menores de 18 años se verán obligadas a casarse. Por lo general, sus maridos son hombres mucho mayores que ellas”, afirma el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) en su informe anual sobre el Estado Mundial de la Población 2020, presentado el último día de junio.

 

Las cifras demuestran que hace falta mucho más que promulgar leyes. Como en el caso de otras prácticas nocivas, incluida la mutilación genital femenina, se deben “combatir las causas profundas, sobre todo las normas con sesgo de género”.

 

Una investigación citada por Unfpa estima que la COVID podría disparar los matrimonios infantiles en 13 millones a nivel mundial, como resultado del retraso de las intervenciones, el cierre de los servicios de salud sexual y reproductiva, la desaceleración económica y, por ende, el aumento de los niveles de pobreza.

 

Este retroceso tendrá un impacto especial en América Latina y el Caribe, la única región del mundo donde la prevalencia no ha variado en los últimos 25 años.

 

Una de cada cuatro niñas se casa o se une en pareja antes de cumplir 18 años en la región. En algunos países, la cifra incluso supera a una de cada tres, reveló el informe anual, titulado “Contra mi voluntad: desafiar las prácticas que perjudican a las mujeres y niñas e impiden la igualdad”.

 

Este año, en el Día Mundial de la Población (el 11 de julio) se revisarán asuntos todavía pendientes de la Conferencia Internacional de 1994 sobre la Población y el Desarrollo: relación con la salud reproductiva y la igualdad de género, con especial dedicación al matrimonio infantil y a los lentos pasos dados para erradicarlo.

 

Para la ONU, el matrimonio infantil incluye a toda unión, formal o informal, que involucra a una persona menor de 18 años.

 

Fuentes del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) estiman que, de seguir así, en 2030 la región exhibirá los mayores índices, superada solo por África Subsahariana.

 

“Los padres y las madres necesitamos entender la importancia de oponerse a estas prácticas y al matrimonio infantil”, dijo el organismo, que se refirió a las al menos 19 prácticas nocivas, que van desde pruebas de virginidad, mutilación genital hasta la preferencia por hijos varones, y las que focaliza el informe de 2020 por ser costumbres que causan daños irreversibles y vulneran los derechos de las niñas a nivel mundial.

 

El matrimonio infantil es otro drama invisible en esta coyuntura de la pandemia. Erradicarlo es también una tarea pendiente.

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...