23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

23.2°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

EN VIVO

Una enfermedad silenciosa que muchos pueden tener

Hace justo cinco años me enteraba que tenía hepatitis C. Mis únicos síntomas eran excesivo cansancio y decaimiento, náuseas constantes y una importante pérdida de peso por la falta de apetito. Hacía, además, unos 10 años atrás ya había tenido hepatitis A, por lo que me parecía algo muy extraño volver a contraer la enfermedad. Pero después de tener el diagnóstico, gracias a mi médico, me enteré que fui una afortunada porque mi cuerpo fabricó los anticuerpos para combatir una infección que se manifestó en esos síntomas, lo que hizo que pudiera tratarla a tiempo y curarla.

 

Pero mi caso no es lo común y miles de personas conviven con la enfermedad sin saberlo. En Argentina se estima que hay más de 300 mil personas con hepatitis C y solo el 30% ha sido diagnosticado.

 

Ayer se conmemoró en todo el planeta el Día Mundial de las Hepatitis Virales, que busca concientizar sobre esta enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo más de 325 millones de personas padecen y en América mata a más gente que el VIH, la tuberculosis y la malaria en conjunto.

 

 

325 millones de personas en el mundo padecen hepatitis B o C y 1,3 millón muere cada año por estos virus, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

 

Sin diagnóstico y tratamiento, la hepatitis lleva a la cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer de hígado, en cuyo caso la única solución es acceder a un trasplante hepático. Al menos el 60% de los casos de cáncer de hígado se debe a pruebas y tratamientos tardíos de hepatitis B y C.

 

La Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT) advierte que esta enfermedad puede ser descubierta y curada a tiempo, mientras que para la hepatitis C no existen vacunas; sí las hay en el caso de la hepatitis A o la B y son altamente efectivas.

 

"Concentrarse en la prevención es central. Mientras esperamos hoy desesperadamente una vacuna para el coronavirus, no nos olvidemos que vacunar contra la hepatitis es la manera más sencilla de evitar la enfermedad y prevenir sus complicaciones", aseguran.

 

La hepatitis C se transmite cuando la sangre de una persona infectada ingresa en el cuerpo de la persona no infectada como una transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados.

 

Cuando recibí mi diagnóstico, lo primero que me preguntó mi médico fue: “¿Tenés tatuajes?”

 

En la actualidad, uno de los principales focos de contagio son los lugares donde se realizan piercings o tatuajes pocos esterilizados.

 

Por eso, al ser una enfermedad que en la mayoría de las personas se presenta sin síntomas, un análisis serológico es la única forma de detectarla y tratarla a tiempo. Si tenés tatuajes o piercings, te recomiendo un chequeo.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...