19.1°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

19.1°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

EN VIVO

La COVID golpeó fuerte a la educación

Por redacción
| 10 de agosto de 2020

Un reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dice que la pandemia de la COVID-19 “ha provocado la mayor interrupción de la educación” de la que se tenga memoria. Los países con bajo desarrollo humano enfrentan la peor parte de los cierres de las escuelas en buena parte del mundo, con más del 85 por ciento de sus estudiantes fuera de las aulas durante el segundo trimestre de 2020. “Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”, advirtió el secretario general de la (ONU), António Guterres.

 

El documento precisa que el cierre de escuelas debido a la pandemia afectó a 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países.

 

En el Reino Unido, hay una diferencia en lo que afecta a los alumnos y lo que afecta a los padres y maestros, según la Universidad de Exeter.

 

Con los estudiantes que ahora asisten a las escuelas de forma remota, los padres, maestros y tutores están priorizando temas como la seguridad, el bienestar y la nutrición, no los logros educativos. Sin embargo, los estudiantes están “muy preocupados por sus logros, su avance y cómo esto afecta sus perspectivas futuras”.

 

En mayo, la oficina del Centro para la Movilidad Social de la universidad publicó los resultados de una encuesta sobre cómo el cierre de los planteles escolares afectan a padres y estudiantes en el Reino Unido.

 

Los alumnos informaron sobre una sensación de “pérdida de poder” con respecto a sus próximos pasos como marco para sus logros y sus oportunidades en el seguimiento de su educación.

 

Según el informe de la (ONU), “unos 23,8 millones de niños y jóvenes adicionales (desde preescolar hasta la universidad) podrían abandonar o no tener acceso a la escuela el próximo año, debido solo al impacto económico de la pandemia”.

 

La pandemia está agravando los problemas ya existentes en las áreas rurales y especialmente vulnerables, lo que dificulta el aprendizaje para quienes viven en zonas pobres o rurales, en especial a las niñas, refugiados, personas con discapacidad o desplazados forzados.

 

En los sistemas educativos más frágiles, esta interrupción del año escolar tendrá un impacto desproporcionadamente negativo en el alumnado más vulnerable, aquellos para quienes las condiciones para garantizar la continuidad del aprendizaje en el hogar son limitadas.

 

Según el informe, 47 por ciento de los 258 millones de niños sin escolarizar del mundo (30 por ciento debido a conflictos y emergencias) vive en África subsahariana antes de la pandemia.

 

Mientras tanto, el hecho de que los niños permanezcan en casa todo el tiempo por las medidas de confinamiento puede significar desafíos para los padres, y podría “complicar aún más la situación económica de ellos, que deben encontrar soluciones para brindar atención o compensar la pérdida de comidas escolares”.

 

Hay, sin embargo, algunos elementos positivos.

 

Ante la pandemia, las instituciones educativas respondieron con una “innovación notable” para abordar la brecha, según el informe de la (ONU). También brindó a los educadores la oportunidad de reflexionar sobre cómo los sistemas educativos en el futuro pueden ser “más flexibles, equitativos e inclusivos”.

 

Recuperar el poder de la educación es un desafío muy atractivo para el día después de la pandemia.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...