13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

La desinformación: no mata, pero envenena

La primera quincena de agosto circuló a través de WhatsApp, y luego migró a redes sociales como Facebook y Twitter, un falso decreto del Boletín Oficial de la Nación en el que el Gobierno prohibía el consumo y comercialización de yerba mate como presunta medida para evitar la propagación de la COVID-19 en todo el territorio nacional. El documento, en realidad una imagen adulterada, correspondía a un decreto de designaciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA) publicado originalmente en enero.
Esa “desinformación” motivó no solo la publicación de documentos por parte de organismos como el Instituto Nacional de la Yerba Mate o del Ministerio de Salud de la Nación, que tuvieron que salir a desmentir ese contenido falso, sino que generó un sinfín de críticas hacia el Ejecutivo de parte de usuarios que dieron por cierta la medida restrictiva.
Y ese es solo uno de tantos ejemplos.
Ya se trate de una broma de mal gusto, de una información verdadera pero fuera de contexto o de una maniobra deliberada, la desinformación, en forma de “fake news” o de contenido engañoso, es sumamente perjudicial para las instituciones democráticas y para la sociedad, especialmente en este contexto de pandemia.
En los últimos meses, pero especialmente en los últimos días, a raíz del brote de coronavirus en San Luis, circulan en los perfiles de redes sociales de puntanos cientos de comentarios, rumores e información falsa sobre lo que ocurre en la provincia.
Personas que le atribuyen hechos falsos al gobierno provincial; que demonizan y señalan con nombre y apellido a los portadores confirmados del virus, cuando lo esencial es preservar su identidad; que inventan sobre la vida privada de esos enfermos; que los difaman; que inventan y denuncian situaciones inexistentes con la única finalidad de crear pánico en los vecinos.
Y cabe la pregunta: ¿Cuántas veces somos partícipes de esa desinformación compartiendo el contenido o comentándolo?, contribuyendo con eso a su “viralización”.
Si como dice una de las frases más famosas de la pandemia: “La vacuna somos todos”, todos somos igualmente responsables de frenar los contenidos falsos, los rumores y los chismes, que quizá no maten como la COVID-19, pero que sí socavan la confianza en las instituciones y en los unos y los otros.
Como con el aislamiento y el distanciamiento, seamos cautos por una vez y no nos subamos al tren de la desinformación.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...