24°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

24°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

EN VIVO

San Luis, debajo de la media en muertes por cáncer de mama

Fue gracias a las campañas para facilitar el acceso de las mujeres a realizarse las mamografías, claves para detectar lesiones a tiempo.

Por redacción
| 24 de octubre de 2021
A tiempo. Poder detectar lesiones de manera precoz es muy positivo para poder superar la enfermedad. Foto: El Diario

La provincia logró un marcado descenso de la tasa de mortalidad por cáncer de mama en los últimos seis años. De ser una de las provincias con la cifra más alta, pasó a estar por debajo de la media nacional, según informó el médico Roberto Dufour, jefe del Subprograma de Maternidad e Infancia y referente coordinador del Programa provincial de Control del Cáncer de Mama y Cáncer Cervicouterino. “En Cuyo tenemos la tasa más baja de mortalidad por cáncer de mama y estamos por debajo de la media nacional (19,9), con 19,7 casos de muerte cada 10 mil mujeres”, dijo el especialista. En el mes de sensibilización sobre esta enfermedad, el doctor hizo hincapié en la importancia de una detección temprana a través de la mamografía.

 

“El programa se llama programa de ‘control’ porque lo que vos hacés más que prevenir es hacer detección precoz. Desde 2013 a 2019 aumentamos 5 veces la cantidad de mamografías que se hicieron. Aumentó la cantidad de mujeres detectadas y de mujeres que accedieron al tratamiento. La piedra fundamental de esto es garantizar el acceso a la mujer para que se haga los controles”, explicó. Y otro rasgo fundamental es la calidad de esos controles. “A nivel provincial, lo que tenemos hace varios años es la red de diagnóstico con mamografía, en el Hospital San Luis, en la Maternidad, en el Hospital de la Villa de Merlo y en Villa Mercedes. Al día de hoy, son todos mamógrafos de digitación directa. Eso quiere decir que es la mejor calidad técnica en imágenes. Es importante lograr que la mujer acceda, pero con un nivel de calidad satisfactorio. Porque la prevención en estos casos depende muy fuerte de la imagen, estamos buscando lesiones que no se tocan”, aclaró.

 

Justamente la importancia de detectar lesiones a tiempo es lo que pone hoy por hoy en primer lugar a la mamografía. “Para la prevención, el autoexamen es el que menos impacto tiene, para cuando se tocó algo ya perdimos 5 o 6 años. Te puede ayudar a detectar lesiones. Pero no se puede esperar a que la misma mujer detecte ese tipo de lesiones. Está bueno como una forma de reconocerse, reconocer el cuerpo y por ahí puede ser útil en mujeres más jóvenes donde uno espera menor aparición de cáncer. El único método certero es el tamizaje por imágenes con mamografías de alta calidad”, destacó Dufour.

 

Lo recomendable, según indicó el profesional, es arrancar con las mamografías a los 40 años, excepto para las mujeres que poseen antecedentes de cáncer de mama. Gracias a las campañas, la cantidad de mamografías ha aumentado, incluso a pesar de los últimos años de pandemia. Esto posibilitó detectar muchas más lesiones nuevas y, así, poder arrancar el tratamiento a tiempo. “La tasa de incidencia está vinculada con la aparición de casos nuevos. Nosotros tenemos como promedio 30 casos anuales confirmados. Eso varía porque tiene que ver con el porcentaje de mamografías confirmadas”, dijo el doctor.

 

Uno de los principales “enemigos” son los mitos que rodean a la enfermedad, el control y el tratamiento. Que la mamografía duele mucho, que el cáncer es sinónimo de muerte y que los tratamientos son invasivos y con muchos efectos secundarios. Según el especialista, es importante poder desterrar estas ideas, para así acercar muchas más mujeres a hacerse los controles. “Tenemos que tratar de trabajar en aclarar malos entendidos en relación a lo que es el diagnóstico del cáncer, el tratamiento, la calidad de vida, la supervivencia. Hoy tenemos equipos de digitalización con mejor calidad de imagen, entonces los niveles de compresión para sacar la imagen son menores, a la mujer le molesta menos. Ya no son los equipos de hace 20 o 30 años atrás, que dolían y ese era el comentario de las mujeres. Cuando vos tenés esa experiencia que se va repitiendo en las comunidades siempre tiene un efecto negativo para el acceso. Después, la calidad de vida en el tratamiento precoz. Hablar de un tratamiento quirúrgico para cáncer de mama hace 50 años atrás era hablar de cirugías mutilantes, radioterapias de intensidad y te habla de muchos efectos secundarios del tratamiento en sí. Hoy cambió y el tratamiento es a medida, se combinan varios tipos cosa de tener mejores resultados”, informó.

 

La pandemia y sus protocolos atentaron con la cantidad de controles que se hicieron las mujeres, pero el funcionario explicó que buscan priorizar la atención para hacerse estos chequeos que no pueden dejarse pasar. “A nivel global, todos los controles de salud disminuyeron. Porque por los protocolos tuvimos que restringir todo. En este caso pudimos mantener cierta inercia y los buenos resultados que habíamos tenido el año anterior a la pandemia. Estamos con estrategias de gestión de turnos protegidos para esto, estamos durante todo este trimestre tratando de garantizar la mamografía, con cierto grado de priorización a las mujeres para que puedan acceder fácilmente”, destacó.

 

Redacción/MGE

 

Comentá vos tambien...