29°SAN LUIS - Jueves 20 de Enero de 2022

29°SAN LUIS - Jueves 20 de Enero de 2022

EN VIVO

La industria armamentística crece incluso durante la pandemia

Por redacción
| 07 de diciembre de 2021

La pandemia de COVID-19, establecida por las autoridades sanitarias internacionales en marzo de 2020, a raíz de la severa crisis sanitaria global, arrasó con cientos de miles de empresas e industrias, lo que provocó pérdidas generalizadas, quiebras y cierres temporales, con su impacto en el empleo y las condiciones de vida de millones de personas en el mundo.

 

Increíblemente una de las pocas industrias que sobrevivió y prosperó en 2020 fue la multimillonaria industria armamentística mundial liderada por Estados Unidos.

 

Un nuevo informe publicado por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri) afirma que las ventas de armas y servicios militares de las 100 mayores empresas del sector ascendieron a la asombrosa cifra de 531.000 millones de dólares en 2020, lo que supone un aumento del 1,3% en términos reales en comparación con el año anterior.

 

Las ventas de armas de las 100 empresas más importantes del sector el año pasado fueron 17% superiores a las de 2015, el primer año en el que el Sipri incluyó datos sobre las empresas chinas. Esto marcó el sexto año consecutivo de crecimiento de las ventas de armas por parte del Top 100 de la industria.

 

Las ventas de armas aumentaron por sexto año consecutivo incluso cuando la economía mundial se contrajo un 3,1% durante el primer año de la pandemia.

 

Según el Sipri, Estados Unidos volvió a acoger el mayor número de empresas clasificadas en el Top 100. En conjunto, las ventas de armas de las 41 empresas estadounidenses ascendieron a 285.000 millones de dólares, un incremento del 1,9% con respecto a 2019 y representaron 54% de las ventas totales de armas del Top 100.

 

Desde 2018, las cinco primeras empresas del ranking tienen su sede en Estados Unidos.

 

“Los gigantes de la industria (estadounidense) fueron impulsados en gran medida por la demanda sostenida de bienes y servicios militares por parte de los gobiernos”, afirma el estudio del Sipri.

 

En gran parte del mundo, “el gasto militar creció y algunos gobiernos incluso aceleraron los pagos a la industria armamentística para mitigar el impacto de la crisis de COVID-19”.

 

Sin embargo, según el Sipri, operar en el mercado militar no garantiza la inmunidad ante los efectos de la pandemia.

 

El fabricante de armas francés Thales, por ejemplo, atribuyó una caída en las ventas de armas del 5,8% a las interrupciones inducidas por el cierre de actividades y los confinamientos domiciliarios en la primavera de 2020. Algunas empresas también informaron de interrupciones en la cadena de suministro y retrasos en las entregas.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...