SAN LUIS - Jueves 17 de Junio de 2021

SAN LUIS - Jueves 17 de Junio de 2021

EN VIVO

La producción orgánica sigue creciendo, pero no conforma a todos

La superficie que ocupan sus cultivos en el país aumentó 20% en un año. Dicen que le falta competitividad y lleva a la pobreza.

Por redacción
| 20 de abril de 2021
Sin químicos. La agricultura orgánica se extiende y gana consumidores. Foto: INTA.

Un reciente informe difundido en la Argentina por el Senasa señala que el año pasado se certificaron 132 mil toneladas de producción orgánica, con una cosecha que aumentó 20% respecto a 2019. Son 84.328 las hectáreas de cultivos orgánicos, con un marcado crecimiento debido a la demanda de la población.

 

La superficie bajo seguimiento para producción orgánica creció y alcanzó los 4,4 millones de hectáreas, la mayor de los últimos 20 años, informó el organismo público en un comunicado. Del total de 132 mil toneladas de productos orgánicos certificados, el 97% (128,6 mil) tuvieron por destino la exportación, siendo los principales mercados de destino la Unión Europea y Estados Unidos.

 

En la comparativa por productos, se observó que el mayor volumen de ventas externas lo conformaron nuevamente cereales y oleaginosas (trigo 2.859 toneladas y soja, 13.814), frutas (pera 24.271 toneladas y manzana, 12.927), hortalizas (ajo) y productos industrializados (azúcar con 18.741 toneladas y vino, 10.455). Además, se sumaron el jugo concentrado de manzana, el arándano (5.424 toneladas) y los arroces blanco e integral (6.481 y 3.573 toneladas). Senasa resaltó que “los 1.343 establecimientos primarios orgánicos existentes en 2020 muestran una recuperación sostenida desde 2015 en la cantidad de emprendimientos dedicados a esta actividad”.

 

Mientras que muchos defienden esta forma de producir (sin aplicación de químicos) por su aporte a la salud del consumidor, otros sostienen que la producción orgánica no puede ser aplicada a un modelo industrial extensivo como el de Argentina, donde existen millones de hectáreas sembradas con soja, maíz, trigo o girasol y alta producción frutihortícola, que cuenta con una exigente demanda en los mercados de las grandes ciudades, enfocada más en el precio que en sus procesos.

 

Entre los detractores está Marcelo Calvache Ulloa, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Central del Ecuador. “La agricultura orgánica ha llevado a la quiebra a muchos trabajadores, que emigraron pobres a los EE.UU. Sus costos de producción son más altos, sus rendimientos más bajos y no cobran el 20% más que solicitan por sus productos. Sin la aplicación balanceada de fertilizantes no se puede hacer una agricultura competitiva, no sigamos engañando más a los agricultores", dijo en el sitio Agribio.

 

Comentá vos tambien...