SAN LUIS - Viernes 18 de Junio de 2021

SAN LUIS - Viernes 18 de Junio de 2021

EN VIVO

India, alerta global

Por redacción
| 13 de mayo de 2021

Las infecciones y muertes por la COVID-19 en India registraron un nuevo récord diario el lunes 10, con 366.161 nuevas infecciones y 3.754 muertes, según informó el Ministerio de Sanidad, lo que eleva la cifra total de India a 22,66 millones de contagiados y 246.116 decesos. Y para peor, los especialistas alertan de que las cifras reales serían mucho más elevadas que las oficiales.

 

El aumento del número de casos fue exponencial en la segunda oleada del coronavirus en India, que desde abril se convirtió en el nuevo epicentro mundial del virus, y se atribuyó a la variante B.1.1.7, que se identificó por primera vez en Reino Unido, y también a una variante autóctona, llamada B.1.617, con dobles mutaciones.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la variante B.1.617 como de alta preocupación global porque los estudios evidencian que se propaga muy fácilmente.

 

Los especialistas indios en infecciones responsabilizan del repunte a la reapertura de lugares públicos, los concurridos mítines electorales y las grandes reuniones religiosas, que quebraron en forma explosiva el control de los contagios logrado en este país del sudeste asiático de 1.300 millones de habitantes. El segundo más poblado del planeta.

 

El vicepresidente nacional de la Asociación Médica de India (IMA), Navjot Dahiya, calificó al primer ministro Narendra Modi de “súper propagador” y lo culpó de la segunda y explosiva ola de COVID-19.

 

En una entrevista, Dahiya afirmó que “mientras la comunidad médica se esfuerza por hacer que la gente entienda las normas obligatorias contra la COVID-19, el primer ministro Modi no dudó en encabezar grandes mítines políticos, lanzando por los aires todas las normas anti COVID-19”.

 

India, una de las mayores economías emergentes del mundo, solo gasta en sanidad uno por ciento de su producto interno bruto (PIB), lo que dificulta aún más que los sistemas de salud pública puedan sobrevivir a la carga de esta pandemia.

 

Lo peor es que en un momento en el que el gobierno debería haber dedicado todo su tiempo, energía y esfuerzo a gestionar y organizar la respuesta a la pandemia, Modi prefirió dar prioridad a las elecciones que se celebraron en varios estados a lo largo de abril y que se mantuvieron incluso cuando el brote adquirió niveles dramáticos.

 

El gobierno central da la espalda a esta realidad, ignorando a todos los ciudadanos indefensos que morían y mueren en las calles, fuera de los hospitales, en ambulancias improvisadas y en casas, jadeando por oxígeno, medicinas o cualquier forma de ayuda médica.

 

Desde el momento en que una persona se infecta con el coronavirus, hasta su muerte y cremación, se queda sin dignidad. Los cuerpos de los muertos por COVID-19 se encuentran ahora flotando y arrastrados a las orillas del Ganges en varios estados.

 

No se trata de meros informes y percepciones, sino de experiencias vividas por cientos y miles de ciudadanos indios que han sufrido y han visto a sus familiares y seres queridos sufrir por esta ignorancia, que podría haberse evitado fácilmente, si esta pandemia fuera una prioridad para los mandos que dirigen el país.

 

Hubo un flujo de apoyo mundial, con varios países enviando bombonas, concentradores y ventiladores de oxígeno y otros equipos médicos.

 

Pero como contraste, el gasto de 1.800 millones de dólares en la reconstrucción del centro histórico de la capital en medio de una pandemia también pone de manifiesto las prioridades del actual gobierno.

 

Existe una alerta global por la India y las consecuencias de su situación sanitaria. La situación es muy delicada.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...