15°SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

15°SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

EN VIVO

La era del clima

Por redacción
| 21 de enero de 2022

El 2021 fue uno de los siete años más cálidos desde que existen registros históricos, a pesar de que episodios del fenómeno La Niña supusieron una reducción transitoria de las temperaturas medias mundiales desde 2020.

 

Acorde a un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), esos episodios “hicieron que, en comparación con los últimos años, el calentamiento experimentado en 2021 fuera relativamente menos pronunciado. Aún así, fue más cálido que años anteriores en los que La Niña estuvo presente.

 

El año 2021 será recordado por la temperatura récord de casi 50 grados registrada en Canadá, comparable a los valores observables en el caluroso desierto sahariano de Argelia y por la excepcionalidad de las precipitaciones y las inundaciones mortales que azotaron Asia y Europa.

 

También por la sequía que castigó partes de África y América del Sur, pues los impactos del cambio climático y los peligros debidos al clima tuvieron efectos devastadores, que alteraron la vida de las comunidades en todos los continentes.

 

Según el reporte, todo apunta a que el calentamiento global, así como otras tendencias de cambio climático a largo plazo, permanecerán, a raíz de los niveles sin precedentes de gases de efecto invernadero, que capturan el calor en la atmósfera.

 

En 2021, la temperatura media mundial superó en aproximadamente 1,11 grado centígrado los niveles preindustriales (1850-1900) y fue el séptimo año consecutivo (2015-2021) en el que la temperatura mundial ha superado en más de un grado Celsius los niveles de la era preindustrial.

 

Los siete años más cálidos ocurrieron todos desde 2015, y los tres primeros lugares de la clasificación corresponden a 2016, 2019 y 2020. El episodio de El Niño excepcionalmente intenso que tuvo lugar en 2016 contribuyó a un calentamiento medio mundial sin precedentes.

 

El Niño y La Niña son fenómenos opuestos. La Niña produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical.

 

Si El Niño aumenta el calor, La Niña ejerce un efecto transitorio de enfriamiento a escala mundial, que suele ser más intenso en el segundo año del episodio.

 

Pero el calentamiento global a largo plazo, fruto del incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, es ahora mucho mayor que la variabilidad interanual de las temperaturas medias mundiales causada por los condicionantes climáticos de origen natural.

 

El lugar que cada año concreto ocupa en la clasificación global debe interpretarse desde una perspectiva a largo plazo, en especial porque las diferencias entre años específicos a veces son mínimas. Desde los años 80, cada nuevo decenio ha sido más cálido que el anterior, y es previsible que esa tendencia continúe.

 

Los registros superiores a un grado centígrado sobre los niveles de 1850-1900 hacen tambalear la meta fijada por más de 190 países en el Acuerdo de París de 2015, para que en 2050 la temperatura global no pase de 1,5 grado centígrado sobre los niveles preindustriales, ni más de dos grados a finales de siglo.

 

La temperatura es solo uno de los indicadores del cambio climático, a los que cabe añadir las concentraciones de gases de efecto invernadero, el contenido calorífico de los océanos, el pH (acidez o alcalinidad) oceánico, el nivel medio del mar a escala mundial, la masa de los glaciares y la extensión del hielo marino.

 

El planeta atraviesa la era del clima cálido por responsabilidad humana, y es responsabilidad humana detener esta era.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...