15°SAN LUIS - Viernes 19 de Agosto de 2022

15°SAN LUIS - Viernes 19 de Agosto de 2022

EN VIVO

Polémica entre la Iglesia y Santurio por el oficio de misas

El Obispado emitió un comunicado en el que aclaró que fue expulsado del estado clerical en 2012. El religioso de una rama católica ortodoxa dijo que lo discriminan.

Por redacción
| 06 de febrero de 2022
Situación eclesial. Santurio aseguró que la iglesia de la que forma parte se encuentra registrada como culto. Foto: Facebook.

Las misas de sanación y liberación impartidas por la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de los Sagrados Corazones de Jesús y María Santísima, rama cristiana que no responde al Vaticano, despertaron polémica en San Luis. El Obispado emitió un comunicado en el que remarcó que Miguel Ángel Santurio, exsacerdote romano y actual arzobispo ortodoxo, fue expulsado del estado clerical en el año 2012. Por eso, desde la Iglesia Romana recomendaron a los fieles que asistan a las misas en las parroquias y capillas de la diócesis. Incluso la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA), órgano de difusión del episcopado, replicó estas afirmaciones.

 

Santurio, quien actualmente es vicepresidente de la Conferencia Episcopal Católica Ecuménica Mundial (no Romana), brindó su versión de los hechos. “Leí con tristeza el comunicado que el Obispado concretó sin tener ningún conocimiento de mi persona ni de nuestra Iglesia, que tiene registro de culto en el país. Es vergonzoso que hagan estas declaraciones totalmente equívocas al pueblo de Dios; nadie se comunicó personalmente conmigo”, señaló.

 

El arzobispo se había ordenado como sacerdote en la Iglesia Romana. Tras una tensa relación con el entonces obispo puntano, Jorge Luis Lona, Santurio se fue a la provincia de Misiones, en el año 2007. En febrero de 2009, el Obispado de Puerto Iguazú lo envió nuevamente hacia San Luis, luego de una denuncia por abuso en perjuicio de tres jóvenes. Santurio había sido detenido, pero finalmente fue liberado por falta de pruebas y sobreseído; no hubo condena en la Justicia. Asimismo, la Iglesia Romana realizó un juicio canónico por esta acusación y lo despojaron de su estado clerical.

 

“En el año 2012 fui juzgado por un tribunal canónico de Córdoba, cuyo juez era amigo del obispo Lona, quien por muchos años me persiguió cuando era párroco del Inmaculado Corazón de María, en el barrio San Martín de San Luis, por reunir a miles de fieles y atender diariamente a cientos de hermanos y hermanas con enfermedades espirituales y físicas. Presenté en el Juzgado más de 50 testigos que comprobaban fehacientemente que las acusaciones eran falsas. Por desgracia, fueron rechazados todos mis testigos”, recordó. Pese a su apelación en el Tribunal Eclesiástico de Buenos Aires, donde envió por escrito una refutación, ratificaron la condena.

 

Según confirmó, el 15 de abril de 2016 fue consagrado obispo de la Eparquía Católica Ortodoxa de los Sagrados Corazones de la Venerable Orden de San Andrés. Desde hace dos años, conforma una Iglesia ortodoxa independiente de los antiguos patriarcados. Posee rito latino y subraya que por ser el iniciador de esta institución, que tiene su derecho canónico, normas y carismas, es el arzobispo fundador. Aseguró que cuentan con sacerdotes y diáconos en Argentina, Bolivia, Uruguay y en el continente africano.

 

“En todas partes y por los medios sociales manifiesto que no pertenezco a la Iglesia Romana ni a la Renovación Carismática Católica Romana. Desde hace casi 10 años, nadie de los cientos de personas que asisten a nuestras misas y reciben los sacramentos cree que soy sacerdote u obispo romano. Todos los católicos de San Luis y otras provincias tienen en claro que soy arzobispo ortodoxo, que estoy casado por iglesia y por civil, y que tengo una hija”, remarcó.

 

Además de compartir su visión de los hechos con medios de comunicación de la provincia, también hizo públicas sus declaraciones en la página de Facebook del Obispado de San Luis. “En defensa de la verdad de Cristo y su Iglesia, te pido que aclares (en referencia al obispo Gabriel Barba) bien todo lo que he puesto por escrito, ya que son cientos de fieles quienes merecen aclaración y respeto por su buena fe. Caso contrario, me veré obligado a hacer una denuncia civil por discriminación y persecución religiosa”, aseveró.

 

En el Obispado de San Luis remarcaron que no emitirán declaraciones, más allá de lo que fue publicado en el comunicado.

 

 

 Redacción / NTV

 

Comentá vos tambien...