12°SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

12°SAN LUIS - Sabado 18 de Mayo de 2024

EN VIVO

Irán no cambia, a pesar de las muertes

Por redacción
| 01 de noviembre de 2023

El sábado 28 de octubre murió Armita Geravand, la adolescente iraní de 16 años golpeada por la Policía un mes antes por no llevar correctamente puesto el velo islámico en el metro de Teherán.

 

La muerte de la adolescente ocurrió 13 meses después de la de Jina Amini, la joven kurda golpeada hasta la muerte tras ser detenida en Teherán. También llevaba mal colocado el velo.

 

Precisamente, el asesinato de Amini fue el detonante de una de las mayores oleadas de protestas que han sacudido la República Islámica de Irán desde su fundación en 1979.

 

Miles de mujeres y hombres jóvenes tomaron las calles al grito de “Mujeres, vida, libertad”. El gobierno respondió con una oleada de represión que se saldó con centenares de muertos y miles de detenidos entre 2022 y 2023.

 

Quitarse el velo en público, o incluso quemarlo, ha sido un gesto recurrente en todo el país para denunciar la constante violación de los derechos de las mujeres en Irán.

 

Es una imagen tan poderosa que acabó capitalizando una protesta en la que también existen reivindicaciones de las minorías del país.

 

Tanto el régimen monárquico anterior (1925-1979) como el actual han construido una identidad nacional como una sociedad homogénea persa, a espaldas del resto de las naciones de Irán.

 

Así, el farsi es la única lengua oficial en un país donde toda seña identitaria que no sea la persa es perseguida e incluso castigada. Pero resulta que las minorías son mayoría: más del 60% de entre casi 90 millones de iraníes no son persas.

 

Es el caso de los baluchís, un pueblo que suma unos cuatro millones en el extremo sudeste de Irán, fronterizo con Pakistán y Afganistán.

 

Los baluchís abogan por un Estado laico, descentralizado y democrático, pero eso no significa que renuncien a su derecho a la autodeterminación.

 

Según parece, el Baluchistán iraní es el único rincón de Irán donde la protesta continúa. La gente sigue manifestándose cada viernes en Zahedan, la capital provincial, a 1.100 kilómetros al sudeste de Teherán. Y lo hace a pesar de la violencia con la que responde el régimen.

 

Un informe de Amnistía Internacional publicado el 26 de octubre denunció casos de tortura a detenidos en arrestos masivos en Baluchistán entre los que estaban incluidos niños.

 

La organización conminaba a las autoridades iraníes a que permitieran el acceso a una misión de las Naciones Unidas para investigar violaciones de los Derechos Humanos relacionados con la protesta.

 

Las cifras hablan por sí solas. Si bien los baluchís en Irán constituyen el 4% de la población total del país, un estudio de la ONG iraní Iran Human Rights asegura que el 30% de los ejecutados por el Estado en 2022 pertenecían a este grupo étnico.

 

Al igual que los baluchís, los kurdos son también mayoritariamente de confesión musulmana suní, un hándicap añadido a su etnia distinta de la persa en la teocracia chií que gobierna Irán.

 

Una de las características de la oleada de protestas en Irán fue la gran participación de los jóvenes y su apuesta por un movimiento “horizontal”. La ausencia de liderazgo fue destacada como una virtud, pero muchos analistas lo identifican como una de las claves de su fracaso.

 

Mehrab Sarjov, un analista político y observador de la cuestión iraní, también apunta a la falta de un proyecto común. “Ni siquiera sabemos qué modelo de país reclamamos para cuando los clérigos ya no estén”, explicó.

 

El experto también recuerda que la principal minoría del país son los azeríes y destaca los lazos de estos tanto con Turquía como con Azerbaiyán.

 

“Aunque se trate de autonomistas que solo piden una descentralización y una democratización del país, a todos los no persas, sean kurdos, azeríes o baluchís, siempre se los tacha de separatistas y se los descarta automáticamente”, explica Sarjov.

 

“Es la retórica del centro desarrollado frente una periferia cuyo atraso económico y social es consecuencia, dicen, de su alejamiento de ese centro”, matiza.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Temas de nota:

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo