16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

EN VIVO

Mató a una policía en un choque y buscan probar que ella no conducía

Naira Mijal Ledezma estaba ebria y había consumido cocaína. Su abogado dice que tiene lagunas mentales.

Por redacción
| 16 de febrero de 2024
Brutal. El impacto dejó al Volkswagen Voyage de Benítez destrozado; en la foto, el Etios, que sigue secuestrado. Foto: gentileza.

Naira Mijal Ledezma está golpeada de pies a cabeza, le cuesta hablar y aún padece, según su abogado, lagunas mentales que le impiden recordar con exactitud qué hizo el miércoles de la semana pasada. Ese día, cerca de las 15, cuando regresaba a la casa de su madre en la capital, la conductora de 22 años se cruzó de carril en la autopista 25 de Mayo y chocó de frente a otro auto, provocando la muerte de una mujer policía.

 

El defensor Esteban Bustos busca probar que momentos antes del accidente la joven estuvo acompañada por al menos dos hombres y que incluso uno pudo haber estado al volante al momento del impacto, con lo que “podríamos encontrarnos con un giro de 180º en la investigación”, sostuvo.

 

Tras el choque, la joven quedó internada en una habitación del Hospital Central “Ramón Carrillo”, donde continúa, solo que desde el domingo está en calidad de detenida y con custodia policial las 24 horas. “Está fuera de peligro, pero con múltiples lesiones, desde la cabeza a los pies; lesiones de todo tipo. Fue intervenida quirúrgicamente y, si uno la ve, está totalmente lastimada, en cama y sin poder moverse”, comentó Bustos.

 

El accidente ocurrió a la altura del kilómetro 5,5 de la autopista y tuvo como víctimas a Cecilia Benítez, quien era sargento de la Policía de San Luis y murió tras tres días de agonía, y a su madre, Teresa Benítez, quien terminó con múltiples fracturas y también sigue internada.

 

Ellas circulaban por el carril este hacia la ciudad de La Punta y Ledezma, por el carril contrario, de regreso a la capital. El domingo a última hora, cuando un juez le ofreció declarar, la acusada se abstuvo, porque “no estaba ni está en condiciones físicas”, dijo su abogado, aunque a él sí pudo contarle algunas cosas.

 

El día del hecho, Ledezma se subió al Toyota Etios propiedad de su madre y “empezó a escribirse con una persona, diciéndole que la iba a ir a buscar. Fue (hasta la ciudad de La Punta), la buscó, se subieron al auto y comenzaron a hacer todo un recorrido”. En esa vuelta, que comenzó cerca de las 2:30 de la madrugada y que Bustos quiere reconstruir como prueba con un croquis, subieron al vehículo al menos dos personas, y si bien el letrado prefirió no ahondar en detalles, en ese viaje los ocupantes quizás bebieron las botellas de alcohol que fueron encontradas dentro y fuera del auto tras el choque, y también consumieron cocaína, ya que la prueba toxicológica a la imputada dio positivo para esa droga.

 

“A esta defensa no le constan las manifestaciones de la fiscalía sobre el uso de sustancias de mi defendida debido al escaso tiempo en el que he asumido. Me encuentro con las primeras diligencias”, se excusó Bustos. En su acusación, el fiscal de Instrucción 2, Ricardo Barbeito, mencionó que el alcotest arrojó que la chica tenía 1,13 gramo de alcohol por litro de sangre y restos de cocaína en sangre.

 

“¿A qué quiero apuntar? A que mi defendida manifiesta que después no recuerda qué pasó y tampoco si iba acompañada o no. La fiscalía maneja su teoría del caso respaldada por evidencia, aclarando que la carátula reviste carácter provisorio, pero desde la defensa solicitamos una batería de medidas tendientes a abonar esta otra hipótesis y, de corroborar alguno de esos hechos, podríamos encontrarnos con un giro de 180º en la investigación”.

 

 

Podría ir presa

 

El martes próximo, la conductora sabrá cuál será su destino cuando reciba el alta médica. Ese día vence la prórroga de detención de 8 días solicitada por Bustos; Barbeito pidió 120 días de prisión preventiva para que la joven esté presa mientras concluye la investigación.

 

La acusan por “Homicidio culposo en accidente de tránsito agravado por consumo de estupefacientes y con alcoholemia superior a 1 gramo de alcohol por litro de sangre”, por la muerte de la sargento, y “Lesiones graves de tránsito” con los mismos agravantes por las lesiones que sufrió su mamá. Con casos de muertes que involucran a conductores alcoholizados al volante muy latentes en la sociedad, como el de Rocío Amancay Pedernera, las redes sociales se inundaron de pedidos de justicia para Benítez y por el cese de la impunidad, ya que se hicieron eco de los dichos del fiscal en la audiencia ante el juez, donde mencionó que hay pruebas de que la familia de Ledezma intentó convencer al novio de la joven para que dijera que iba al volante al momento del impacto.

 

“Quiero ser muy prudente y poner de manifiesto que mi defendida me hace saber que jamás tuvo intenciones de subirse a un vehículo y ocasionarle la muerte a otra persona. Ella no quiso matar a nadie, es una joven de 22 años que, entiendo, desde mi punto de vista, que no actuó con malicia en ningún momento”. “A medida que van pasando las horas y los días va recordando mayores detalles de lo sucedido, y eso va a ayudarnos a echar luz a las circunstancias”, cerró el abogado, quien trabaja junto a sus pares Claudio Pérez Calderón y Maximiliano Fernández Correa.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo