18°SAN LUIS - Lunes 22 de Abril de 2024

18°SAN LUIS - Lunes 22 de Abril de 2024

EN VIVO

Juzgarán a una acusada de matar a su hija en un incendio

El juicio comenzará el 20 de febrero. En tanto, extendieron su prisión domiciliaria hasta el final del debate oral.

Por redacción
| 03 de febrero de 2024
Ayer. La jueza Daniela Estrada (al fondo). El fiscal Néstor Lucero (izq.) y la abogada de los damnificados, Laura Rodríguez. Foto: Prensa Poder Judicial

El trágico suceso ocurrido entre la noche del 12 de marzo y la madrugada del día siguiente, del año pasado, es una pesadilla que persigue a esta mujer que vivía con su hija en el barrio La Ribera.

 

A poco de cumplirse un año del incendio en el que murió Abril Fernández, de tan solo 11 años, su madre Sonia Lara será juzgada por provocar adrede ese siniestro. El 20 de febrero comenzará el debate oral en su contra, pero mientras tanto la mujer continuará con prisión domiciliaria hasta que finalice el juicio.

 

Antes de informar la fecha del inicio del juicio, la jueza Daniela Estrada resolvió la extensión de la medida de coerción, que la acusada cumple en su domicilio.

 

La causa fue elevada a juicio el 4 de diciembre. En esa ocasión los fiscales instructores Maximiliano Bazla y Marcelo Saldaño solicitaron que, en el caso de ser declarada culpable, sea condenada con la pena máxima: la prisión perpetua.

 

El incendio que podría valerle décadas en la cárcel ocurrió entre la noche del 12 de marzo y la madrugada del 13 de marzo de 2023.

 

Según la reconstrucción que la fiscalía logró a base de las pruebas, la imputada adquirió el combustible el domingo 12 en la estación YPF que hay en el barrio La Ribera.

 

Las pericias de los bomberos de la Policía establecieron que los focos de incendio, en la casa 14 de la manzana 7191 de ese barrio, fueron en el comedor, la cocina y un galpón, ubicado al fondo del domicilio.

 

Cuando los investigadores revisaron el lugar notaron que una mesa de algarrobo trababa la puerta de ingreso de la casa. Ese detalle, de acuerdo a la hipótesis de la fiscalía, fue colocado a propósito por la acusada para impedir que alguien entrara a auxiliarla a ella y a su hija.

 

La autopsia reveló que la criatura tenía monóxido de carbono en la sangre. La reducción drástica del aire en su habitación y la emanación de gases tóxicos produjeron que la nena se broncoaspirara y muriera, explicaron los fiscales.

 

También argumentaron que los estudios psicológicos y psiquiátricos hechos a la mujer determinaron que estaba ubicada en tiempo y espacio; comprendía lo que hacía al momento del siniestro. Más allá de que cuando fue asistida por los bomberos la encontraron con heridas en sus brazos, propias de alguien que busca autolesionarse.

 

Para la fiscalía, es claro que Lara asesinó a su hija con alevosía porque actuó sobreseguro, puesto que se aprovechó de la patología que tenía la chiquita, quien poseía una discapacidad que le producía ciertas dificultades psíquicas y motoras. A esa indefensión se le sumó el hecho de que, al momento del siniestro, la criatura dormía y no tuvo manera ni tiempo de reaccionar y huir para salvarse.

 

Redacción/MGE

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo