18°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

18°SAN LUIS - Lunes 29 de Noviembre de 2021

EN VIVO

Chica abusada en un boliche: el padre identificó al agresor

Por redacción
| 15 de diciembre de 2016
"Jagger". El juez reiteró a los responsables del boliche que le remitan las filmaciones de esa noche.

Un antiguo colaborador del productor de espectáculos Luciano Garbellano sería el hombre que abusó de una chica en un boliche de San Luis, y le cortó la cara con un vaso de vidrio cuando ella se defendió, hace un mes y medio.

 


El padre de Sabrina Otero, la joven que sufrió el ataque, se presentó en el juzgado que investiga el caso para aportar el nombre y otros datos del presunto agresor.

 


Miguel Otero expuso ante el juez Contravencional y Correccional de San Luis, Marcelo Bustamante Marone, que el supuesto atacante de su hija es un hombre de entre 26 y 27 años, de Buenos Aires, que llegó a San Luis hace poco, para trabajar como colaborador de Garbellano. El empresario tenía planeado abrir la disco “Vegas Club” donde antes funcionaba el boliche “Flay”, en San Roque, Juana Koslay, pero una inhabilitación municipal se lo impidió.

 


Garbellano le habría delegado algunas de las tareas relacionadas con la instalación de la disco a un joven que luego habría roto relaciones con su patrón, probablemente por una diferencia económica. Ese hombre, que no habría vuelto a San Luis en las últimas semanas, es el que Otero señala como agresor de su hija.

 


“Hay varios testimonios que aseguran que fue él, los obtuve por averiguaciones mías, así logré saber quién es, dónde se mueve, qué lugares frecuenta. Calculo que tiene 26 o 27 años, una pareja y dos hijas”, dijo el padre de Sabrina. Las primeras referencias sobre esa persona las obtuvo de personas vinculadas con el boliche “Jagger”, de avenida Illia y Falucho, donde su hija fue agredida la madrugada del domingo 6 de noviembre.

 


Sabrina había ido a bailar con su hermana, con su novio y dos amigas. Cuando despidió a su novio, que se fue antes para devolverle el auto a su padre, su hermana y sus amigas fueron al baño. Ella quedó cerca de una pista.

 


De pronto, la sobresaltó el hecho de que alguien le tocó la cola de atrás. No fue un roce que pudiera pensar que había sido casual, sino un manoseo descarado. Cuando se dio vuelta, el desconocido que la había tocado la quiso besar. Ella lo empujó, y recibió como respuesta un golpe en la cara, con un vaso.

 


La agresión le provocó dos heridas cortantes, una en la nariz y otra en la frente, cerca del ojo derecho.

 


Un chico que no era amigo de Sabrina “lo vio al agresor y lo agarró, pero después, cuando vio que mi hija estaba muy herida, lo dejó para auxiliarla”, recordó Miguel Otero. “A los quince días, cuando vio la foto de esta persona a la que señalamos, la reconoció. Dijo ‘es ese’, agregó.

 


Pese a corroborarle que quién él piensa es, efectivamente, el atacante, el joven no se ha animado a dar una declaración formal ante la Justicia.

 


“Hace muy poco, una conocida le mandó un audio a mi hija, en el que el novio de una chica dice que esa noche estuvo ahí, vio todo y dijo que exactamente fue esta misma persona”, afirmó Miguel Otero.

 


El juez Bustamante Marone no ha ordenado ninguna medida sobre el hombre indicado por el padre de la víctima. La última disposición del magistrado que trascendió es del lunes pasado: le envió un oficio a la Comisaría 1ª para que notifique a los responsables del boliche “Jagger” y al personal encargado del local que deben enviar al juzgado las filmaciones de “todas las cámaras de seguridad del local que hubieren capturado el hecho denunciado, relatado por la denunciante en cercanías del baño de mujeres”.

 


“Ya tenemos el oficio. Estamos esperando que el local esté en funcionamiento para ir a hacer la notificación”, señaló ayer el jefe de la seccional 1ª, comisario Roberto Molina.

 


El juez ya le había enviado un oficio al boliche para que le entregara ese material, pero los responsables de “Jagger” no se lo han presentado aún.

 


Comentá vos tambien...