eldiariodelarepublica.com
Ariel Silva y Los Vagabundos en Terrazas del Portezuelo

Escuchá acá la 90.9
X

Ariel Silva y Los Vagabundos en Terrazas del Portezuelo

Los años dorados pintaron el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo con Ariel Silva y Los Vagabundos, la banda que inauguró los martes del Ciclo de Conciertos del edificio administrativo. Hasta entonces, los recitales eran los jueves. 
Con la misma modalidad de entrada gratuita y para todo el público, el show comenzó apenas pasadas las 17, cuando el conjunto subió al escenario del renovado salón, armado exclusivamente para estos recitales. 
Más de la mitad de la sala esperó la llegada del grupo mientras algunos rezagados llegaron de a cuentagotas hasta casi las 18. Entre los asistentes y como desde el primer evento, estaba el gobernador Alberto Rodríguez Saá, algunos ministros y varios funcionarios. 
El grupo, integrado por Ariel Silva, en la voz, Nahuel Bustos, Alejandro Aguilera y Gustavo Bustos, subió al escenario todo vestido de negro y comenzó un “viaje retro” que llevó al público a un recorrido no sólo temporal, sino geográfico. Trasladaron a los presentes desde algunas provincias de Argentina, pasaron por San Luis, Mendoza, hasta Chile, España y otros países de Europa.
El viaje partió desde una provincia vecina con un homenaje al gran compositor Hilario Cuadros. La música de Cuyo siempre está presente en los shows de la banda, ya que se reconocieron folcloristas de alma. 
Hicieron unos kilómetros más y arribaron a Buenos Aires, donde recordaron a Sandro con un mix de canciones como “Una muchacha y una guitarra”, “Tengo” y “Rosa, Rosa”. 
Con respecto a este espacio artístico que brinda el Gobierno, el conjunto se mostró muy agradecido por la invitación y además aseguró que para ellos era un honor tocar en ese lugar que es un hito para los puntanos.  
Luego cruzaron a Chile, con “Amor por ti”, de Los Ángeles Negros que tuvieron su gran momento de gloria a principios de los 70. Del país trasandino fueron a España sin escalas, con “¿Qué pasará mañana?”, de José Luis Perales.
Los éxitos siguieron y las palmas provocaron el olvido del intenso frío del exterior. Con una versión de “Zamba para olvidar”, el grupo dio fe de su alma folclórica. 
Después, una selección de Camilo Sesto deleitó al público que a esa altura del recital ya coreaba los temas y acompañaba con palmas. “El amor de mi vida” “Algo de mí” y “Perdóname”, que fue el cierre de ese mix, terminó con vítores y muy aplaudido.
El cantante con su característica gracia se movió al ritmo de la música durante todo el show e hizo pasos acordes en cada tema. La música popular y las baladas románticas de Los Iracundos son algo infaltable en el repertorio del grupo y con seis “enganchados” de esa banda uruguaya, alegraron al público y provocaron algunas miradas cómplices entre un grupo de amigas. 
Una canción propia del primer disco del grupo, que grabaron en noviembre, fue “Te extraño”, una romántica balada. E inmediatamente después hicieron un compilado de éxitos de Sergio Denis.
Como cada vez que se presentan, Los Vagabundos le dedicaron un espacio exclusivamente para la mujer: “Es el momento de las chicas”, dijo el cantante y sonaron los primeros acordes de “De punta a punta”, del Puma Rodríguez. Las chicas corearon encantadas y no dejaron ir la sonrisa hasta el final del show.
El final se acercaba y todas las épocas fueron recordadas. Regresaron a Argentina y le dedicaron el momento “para los de treinta y pico”. Emergieron con Los Náufragos y Los Gatos con canciones como “Yo en mi casa y ella en el bar”, “Zapatos rotos”, “Ayer nomás”, “Viento dile a la lluvia”. Tampoco faltó el clásico de los comienzos del rock nacional argentino “La balsa”.
El conjunto cerró el primer martes de recitales con otro mix de cantantes argentinos, ya en la década de los 80. El próximo viaje será en Los Cedros este sábado.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ariel Silva y Los Vagabundos en Terrazas del Portezuelo

Tres náufragos. Silva, Los Vagabundos y las melodías en el recuerdo. | ANSL

Los años dorados pintaron el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo con Ariel Silva y Los Vagabundos, la banda que inauguró los martes del Ciclo de Conciertos del edificio administrativo. Hasta entonces, los recitales eran los jueves. 
Con la misma modalidad de entrada gratuita y para todo el público, el show comenzó apenas pasadas las 17, cuando el conjunto subió al escenario del renovado salón, armado exclusivamente para estos recitales. 
Más de la mitad de la sala esperó la llegada del grupo mientras algunos rezagados llegaron de a cuentagotas hasta casi las 18. Entre los asistentes y como desde el primer evento, estaba el gobernador Alberto Rodríguez Saá, algunos ministros y varios funcionarios. 
El grupo, integrado por Ariel Silva, en la voz, Nahuel Bustos, Alejandro Aguilera y Gustavo Bustos, subió al escenario todo vestido de negro y comenzó un “viaje retro” que llevó al público a un recorrido no sólo temporal, sino geográfico. Trasladaron a los presentes desde algunas provincias de Argentina, pasaron por San Luis, Mendoza, hasta Chile, España y otros países de Europa.
El viaje partió desde una provincia vecina con un homenaje al gran compositor Hilario Cuadros. La música de Cuyo siempre está presente en los shows de la banda, ya que se reconocieron folcloristas de alma. 
Hicieron unos kilómetros más y arribaron a Buenos Aires, donde recordaron a Sandro con un mix de canciones como “Una muchacha y una guitarra”, “Tengo” y “Rosa, Rosa”. 
Con respecto a este espacio artístico que brinda el Gobierno, el conjunto se mostró muy agradecido por la invitación y además aseguró que para ellos era un honor tocar en ese lugar que es un hito para los puntanos.  
Luego cruzaron a Chile, con “Amor por ti”, de Los Ángeles Negros que tuvieron su gran momento de gloria a principios de los 70. Del país trasandino fueron a España sin escalas, con “¿Qué pasará mañana?”, de José Luis Perales.
Los éxitos siguieron y las palmas provocaron el olvido del intenso frío del exterior. Con una versión de “Zamba para olvidar”, el grupo dio fe de su alma folclórica. 
Después, una selección de Camilo Sesto deleitó al público que a esa altura del recital ya coreaba los temas y acompañaba con palmas. “El amor de mi vida” “Algo de mí” y “Perdóname”, que fue el cierre de ese mix, terminó con vítores y muy aplaudido.
El cantante con su característica gracia se movió al ritmo de la música durante todo el show e hizo pasos acordes en cada tema. La música popular y las baladas románticas de Los Iracundos son algo infaltable en el repertorio del grupo y con seis “enganchados” de esa banda uruguaya, alegraron al público y provocaron algunas miradas cómplices entre un grupo de amigas. 
Una canción propia del primer disco del grupo, que grabaron en noviembre, fue “Te extraño”, una romántica balada. E inmediatamente después hicieron un compilado de éxitos de Sergio Denis.
Como cada vez que se presentan, Los Vagabundos le dedicaron un espacio exclusivamente para la mujer: “Es el momento de las chicas”, dijo el cantante y sonaron los primeros acordes de “De punta a punta”, del Puma Rodríguez. Las chicas corearon encantadas y no dejaron ir la sonrisa hasta el final del show.
El final se acercaba y todas las épocas fueron recordadas. Regresaron a Argentina y le dedicaron el momento “para los de treinta y pico”. Emergieron con Los Náufragos y Los Gatos con canciones como “Yo en mi casa y ella en el bar”, “Zapatos rotos”, “Ayer nomás”, “Viento dile a la lluvia”. Tampoco faltó el clásico de los comienzos del rock nacional argentino “La balsa”.
El conjunto cerró el primer martes de recitales con otro mix de cantantes argentinos, ya en la década de los 80. El próximo viaje será en Los Cedros este sábado.

Logín