36°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

36°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Investigan la muerte de un joven en un barrio de San Luis

Por redacción
| 04 de abril de 2016
En la vereda. El hecho ocurrió en la puerta de la casa de Vega. | Google Street View

Hay testigos que aseguran que Andrés Pablo Vega se gatilló en la cabeza con un revólver, pero el arma que habría utilizado para hacerlo desapareció y la Policía no pudo identificar a todas las personas que estaban con él cuando lo hizo. Por eso, los investigadores fueron cautos y esperan el resultado de algunas pericias y testimonios para determinar si fehacientemente fue un suicidio el hecho por el que el joven murió antes de llegar a un hospital. Ocurrió ayer a la madrugada en la zona oeste de la capital.
Era tarde, pero en el barrio CGT  podía escucharse la música de varios vecinos que aprovecharon el clima templado de la madrugada para juntarse a beber. Vega, de 34 años, era uno de ellos, porque participaba de una reunión improvisada en el frente de su vivienda, en la esquina de calles 25 de Mayo y Roberto Castro, en la vereda de la manzana 178.
Lo acompañaban un hermano de 30 años y otros “tres o cinco jóvenes más”, informó el jefe de la Comisaría 4ª, comisario Juan Salinas. Pero el ánimo festivo se quebró a las dos de la mañana, cuando un disparo resonó en las calles del barrio.
“El hermano y los dos jóvenes que declararon en la seccional refirieron que la víctima sacó un revólver de entre la ropa y se disparó, pero no dejaron claras las circunstancias”, contó la fuente. Un trascendido advertía que la víctima pudo haber estado jugando a la “ruleta rusa”, pero Salinas no confirmó esa hipótesis.
“La línea más fuerte es que el joven se autodisparó, pero por ahora el suicidio no está confirmado y existen otros elementos que nos llevaron a investigar el hecho como ‘averiguación muerte”, refirió el comisario. Y es que antes que llegara el móvil de la Comisaría 4ª el arma involucrada desapareció, igual que algunas de las personas que estaban con Vega.
“Los entrevistados refieren que se juntó mucha gente y que alguien seguramente se llevó el arma, algo que deja dudas. Por el tipo de lesión estimamos que pudo ser un calibre 32 ó 38, pero en el lugar del hecho no hallamos ni casquillos ni plomo”, aclaró Salinas.
Peritos de la División Criminalística le practicaron un dermotest al cuerpo de la víctima para saber si tenía restos de pólvora en las manos. También se lo hicieron a los tres testigos que fueron a la comisaría, pero hasta ayer los resultados de esa prueba no habían llegado a manos de la comisaría que investiga el caso.
“Esperamos que el informe forense nos dé indicios para reforzar el tema del suicidio, pero también buscamos el testimonio de más vecinos para descartar otras posibles hipótesis”. “De todas maneras, la actitud que tenían los familiares, incluida la madre de Vega, no dan cuenta de otra cosa”, concluyó el jefe policial.

 

Comentá vos tambien...