SAN LUIS - Lunes 27 de Junio de 2022

SAN LUIS - Lunes 27 de Junio de 2022

EN VIVO

Alma, una perra estrella que ya participó en más de 100 operativos

Por redacción
| 02 de junio de 2016
Cariño y reconocimiento. Alma fue reclutada por la división canes cuando era una cachorra. La labradora entrena todos los días. Foto: Marina Balbo.

Alma es una compañera leal. Su única forma de responder es con cariño y trabajo. No tiene peros, y le podés confiar la espalda  sin preocupaciones, porque no habla mal de nadie. Tampoco entiende lo que es un soborno”, dijo con mucha seriedad Diego Pencín, el jefe de la División de Canes Detectores de Estupefacientes, que depende de la División de Toxicomanía. Todos los halagos son para su colega, una labradora negra de cinco años, que ya lo acompañó en más de 100 operativos. En el último ayudó a desbaratar un “kiosco” de drogas en la zona sur de la ciudad.

 


Al igual que sus otros compañeros de la División, los ovejeros Otto, Elsa y Elio, el can fue seleccionado de una raza considerada como hiperactiva. Su entrenamiento comenzó luego de que la división la “reclutara”, cuando era apenas un cachorro. Desde ese momento, inició una rutina diaria de juego y práctica para, como dijo Pencín, "acabar con el delito".

 


“Mucha gente cree que para adiestrar a los perros nosotros los drogamos. Esto es absolutamente incorrecto. Jamás dañaríamos la salud de un animal. Para enseñarles utilizamos una pseudo sustancia, que es muy similar al olor de los narcóticos que buscamos en los operativos. Ese preparado lo hacen en los laboratorios de la policía de la provincia”, explicó el jefe.

 


Antes de su primer operativo, Alma, que es la más antigua de todos los canes, pasó por un trayecto de formación de seis meses. Como es muy juguetona, los oficiales utilizaron una pequeña pelota que escondían en diferentes lugares. Los escenarios variaban en pruebas cada vez más difíciles. Cuando estuvo lista, se incorporó a las salidas en el 2013. Siempre junto Pencín y a los auxiliares Franco Muñoz, Damián Orozco y Carlos Renta, los demás miembros de Laica.

 


Desde ese primer día, Alma los acompañó en los procedimientos policiales. La semana pasada, orientó a sus entrenadores para detectar marihuana, que unos sujetos vendían cerca de una escuela en cercanías del barrio El Lince. El botín estaba enterrado en el patio. También encontraron otras sustancias ilegales y una balanza de precisión. La hazaña, que fue parte de su día a día, salió en medios de toda la provincia.

 


 “Tiene logros por donde la mires. Hace dos años que sale tercera en la competencia nacional antinarcótica de canes. Primero fue premiada en Córdoba y hace unos meses en Buenos Aires. La acompañó Otto, que sacó el segundo puesto”, anunció con alegría el oficial. 

 


Por sus logros la Policía  ya está pensando en prepararle una gran despedida. "Para nosotros es muy importante hacerle un homenaje. La División se llama Laika por la primera perra que trabajó con nosotros. No pudimos despedirla porque murió de vieja. Y ese fue un dolor muy fuerte para la división. No queremos que pase eso con Alma. Por eso ya les estamos planificando un retiro a tono  con su desempeño”, remarcó con decisión.

 



El inicio

 


La división fue creada en agosto de 2012. Desde un comienzo Pencin  estuvo a la cabeza. “La dependencia fue creada como Sección Canes, y en base a los progresos que tuvimos con Laika, nos mandaron a perfeccionarnos  a Buenos Aires”, contó.  A la vuelta ambos estaban recibidos y en setiembre crearon la División de Canes Detectores de Estupefacientes. Y el resto, como se dice, es historia.

 


Comentá vos tambien...