6.6°SAN LUIS - Martes 14 de Julio de 2020

6.6°SAN LUIS - Martes 14 de Julio de 2020

EN VIVO

"Muchas veces la víctima de trata no se reconoce como tal"

La activista que lucha contra la prostitución pidió políticas públicas que protejan a las sobrevivientes de la explotación sexual.

Por redacción
| 27 de septiembre de 2017

Alika Kinan es una abolicionista, promueve la derogación de la ley que permite el ejercicio de la prostitución en Argentina. Ella sobrevivió a la trata de personas con fines de explotación sexual -porque, según explicó, hay 25 tipos de delitos de explotación de personas-. Vino a San Luis, dio una conferencia de prensa en el Concejo Deliberante de la ciudad capital, y visitó uno por uno a los ediles para hablar sobre su caso y pedir políticas públicas para erradicar la prostitución y contener a las víctimas. Junto a Silvina Palumbo, una cantautora feminista, armó una obra donde a través del canto contó su historia. Se llama "Abolicionismo de Canto y Palabra" y se realizó ayer en el bar del Ministerio de Turismo.

 

Aunque ya no quiere revolver sobre su historia, -considera que es morboso contar los detalles que la mayoría quiere saber-, una vez más explicó lo que pocos conocen acerca de la prostitución. "El 80% de los casos de trata con fines de explotación sexual son mujeres pobres, vulnerables, que fueron captadas por estas redes en diferentes puntos del país, sobre todo en el norte argentino. Que las mujeres hayan sido explotadas sexualmente no quiere decir que hayan sido secuestradas, esto nos habla de pobreza y vulnerabilidad", manifestó.

 

Alika viene de una familia que se dedicó a la prostitución. Su abuela, su madre y sus tías fueron prostitutas, y su padre era proxeneta. Cuando tenía 16 años su madre la abandonó en el pueblo cordobés en el que vivían. Se mudó a la capital de esta provincia en busca de un futuro mejor. Ella no tenía ni para comer, y una amiga le contó que una mujer estaba buscando gente para trabajar en la inauguración de un boliche en el sur del país, esa mujer fue quien la reclutó.

 

"Cuando llegué a Tierra del Fuego en 1996 -tenía 18 años-, lo primero que hicieron fue llevarme a la policía. Ahí me hicieron una apertura de legajo y comprobaron que no me estuviera buscando nadie. Me tomaron las huellas y me preguntaron dónde me iba a quedar. Yo iba a estar en 'El Sheik', un prostíbulo de Ushuaia. Eso estaba legislado a pesar de la existencia de tratados como la ley de profilaxis que prohibía los prostíbulos, whiskerías y lugares donde se pudiera explotar sexualmente a las mujeres. Esta ley fue violada, como a nosotras", relató Alika.

 

El 9 de octubre del 2012, 16 años después, Alika fue rescatada. "Fue por una denuncia que se hizo en Tucumán que llevó a una investigación donde el fiscal Marcelo Colombo, quien es el coordinador del Ministerio Público Fiscal de la Nación y titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) descubre que había una red de trata que estaba operando en Tierra del Fuego y que captaba mujeres del norte. Ahí comienza mi historia. Cuando entran en el procedimiento judicial, yo no me reconocía como víctima", dijo y aclaró que no era consciente de lo que le estaba pasando, "en realidad es como preguntarle eso a alguien que está en una cámara de tortura por 15 años; no era consciente porque ni siquiera podía tener en cuenta lo que me estaba sucediendo. ¿Víctima de qué delito sos cuando estás hasta 'arriba' de drogas y alcohol, y sufrís entre 20 y 30 violaciones diarias?".

 

Luego de leer, investigar sobre leyes y tratados, y de una terapia psicológica con una profesional preparada en perspectiva de género, Alika entendió que había sido una víctima. "Las mujeres no se reconocen como tales primero porque no conocen la ley, porque nuestra sociedad supo instalar muy bien, a través de fotografías, campañas publicitarias y discursos que la mujer víctima de trata fue secuestrada, en muchas campañas vemos rejas, mujeres golpeadas, con esposas y cadenas rotas. Esto no es la mayoría, sino un porcentaje mínimo. El delito de trata no está conformado por el secuestro. El delito es la captación, traslado y acogimiento de una persona; el secuestro es un agravante", remarcó.

 

Alika aseguró que el Ministerio de Justicia estableció que se han realizado 11.360 rescates desde el 2008, año en el que se sancionó la ley de trata. De los cuales 5.600 fueron mujeres víctimas de explotación sexual. "El 80% de las mujeres que están dentro del sistema prostibulario y prostituyente, sufrió algún tipo de vulneración sexual en la adolescencia o en la niñez. Este es un dato que no es menor y es para que se activen las instituciones y los organismos que trabajan el abuso sexual en la infancia", manifestó.

 

"Reclamamos políticas públicas de reinserción social. Queremos un verdadero cambio de paradigma, que el hombre deje de consumir prostitución. Necesitamos una sociedad sensibilizada, y esta es mi función en San Luis (que cuenta con una ley provincial que prohíbe la instalación y funcionamiento de prostíbulos). Vengo a apoyar a mis compañeras que están trabajando en todos estos procesos de fortalecimiento en materia de género, pero sobre todo venimos a apuntalar a las mujeres de la región, no solo con esta actividad de canto y palabra, sino también para que se generen las políticas públicas necesarias: el acceso a la vivienda, al trabajo genuino, al acompañamiento psicológico adecuado, y sobre todo venimos a batallar con los y las funcionarias que revictimizan a las mujeres una y otra vez, haciéndolas declarar en malas condiciones, en oficinas donde todos están escuchando", enfatizó.

 

Comentá vos tambien...