16°SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

16°SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

EN VIVO

Las trabas para sacar pasajes continúan

Los afectados dicen que demoran en la entrega y que les niegan el pase por "falta de cupo".

Por Leonardo Kram
| 28 de enero de 2018
Negar un derecho. Múltiples leyes amparan a los discapacitados y pacientes del Cucai. Foto: Martín Gómez.

El nuevo sistema online de entrega de pasajes gratuitos de larga distancia para los discapacitados no trae más que problemas, según pudieron expresar personas con discapacidad a El Diario de la República.

 

“Sacar un pasaje de larga distancia cambió en los últimos meses. Antes te lo entregaban en 72 horas, porque lo manejabas por empresas a través de las oficinas, y eran varias bocas de expendio. Y ahora se concentra en una, y se satura el sistema”, aseguró Jorge Lucero, un estudiante no vidente sobre la medida que aplicó la Comisión Nacional Reguladora de Transporte (CNRT) .

 

“No tenemos una oficina de la CNRT acá en San Luis, debemos ir a Mendoza o a Córdoba”, apuntó Ariel Sosa, que sufre una enfermedad visual llamada retinosis pigmentaria. “Cuando ingresás a una página te dicen que ya no hay más pasajes. A nosotros se nos complica mucho. Ha habido casos de personas en riesgo de vida”, agregó.

 

En agosto del año pasado, El Diario publicó las dificultades con el nuevo sistema. En aquella oportunidad, los perjudicados fueron trasplantados del Cucai. El sistema no los reconocía como beneficiarios, no pudieron hacer el trámite a tiempo, algunos no tenían el dinero suficiente para comprar el boleto y perdieron sus turnos médicos.

 

Puntualmente, los pacientes del Cucai  están amparados por la Ley 26.698, que establece en su artículo 5º que “la autoridad de aplicación deber otorgar pasajes de transporte terrestre o fluvial de pasajeros de jurisdicción nacional, en el trayecto que medie entre el domicilio de aquellas y cualquier destino al que deban concurrir por razones asistenciales debidamente acreditadas. La franquicia debe extenderse a un acompañante en caso de necesidad documentada”. Además especifica que por “motivos exclusivamente asistenciales” se otorgarán pasajes para viajar en transporte aéreo.

 

Mientras que los discapacitados  están amparados por la Ley 22.431 que establece que “las empresas de transporte colectivo terrestre deberán transportar gratuitamente a las personas con discapacidad en el trayecto que medie entre el domicilio de las mismas y cualquier destino al que deban concurrir por razones familiares, asistenciales, educacionales, laborales o de cualquier otra índole que tiendan a favorecer su plena integración social”; y por el Decreto 38/2004 que establece el Certificado Único de Discapacidad, “el documento válido para acceder al derecho de gratuidad”.

 

El problema de la falta de acceso a los pasajes para los discapacitados estaría en el Decreto 118/2006. Allí, se establece que pueden viajar por micro: una persona discapacitada y un acompañante si el servicio no supera los 54 asientos y dos discapacitados y sus acompañantes si tienen más lugares. La dificultad radica en que el discapacitado no tiene cómo chequear que el colectivo está lleno. Y suele quedarse sin lugar.

 

En el Subprograma de Promoción y Protección de las Personas con Discapacidad del Gobierno de la Provincia, el principal reclamo que reciben es justamente por los pasajes de larga distancia. “La gente va y solicita un pasaje y cuando llega a la boletería ya está vendido”, indicó Pablo Garcés, jefe del área. “Además, las empresas tendrían que tener una actitud más solidaria hacia las personas con discapacidad porque si bien cuenta con el pasaje sin costos, son demasiados rigurosos con el pedido de identificación y hay personas que no tienen una discapacidad visible. Los transportistas no entienden que si esa persona tiene en su poder un pasaje, es porque ya pasó por filtros, que son la página de la CNRT y la boletería. No pueden negar esta realidad y deben ser más consecuentes”, concluyó.

 

Comentá vos tambien...