eldiariodelarepublica.com
Pruebas "Aprender": evaluaron a 8.954 alumnos de la provincia

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Pruebas "Aprender": evaluaron a 8.954 alumnos de la provincia

Incluyó a estudiantes de sexto grado del nivel primario de 314 escuelas. Los resultados se conocerán en marzo.

Las evaluaciones "Aprender" no son simplemente para afilar el lápiz. Se trata de la iniciativa, a nivel nacional, en la que se evalúa a alumnos de todas las provincias para, según los resultados, tomar políticas públicas sobre cómo mejorar los métodos de enseñanza. El operativo, a gran escala, es coordinado a nivel provincial por Patricia Avaca, quien detalló que ayer, entre las 8 y las 11 de la mañana y las 13.30 y las 16, se tomó el examen a 8.954 alumnos que cursan el sexto grado de la primaria de 314 establecimientos educativos de toda la provincia, con la asistencia de 500 docentes aplicadores. Los tests, en papel y de opción múltiple, indagan en los saberes de matemáticas y lengua. Los resultados se darán a conocer en marzo y, a partir de allí, los gobiernos nacional y provinciales elaborarán políticas para mejorar aquellas áreas en donde los estudiantes representan falencias.

"Lo principal que se evalúa es el desempeño de los aprendizajes de los estudiantes", remarcó. Las preguntas múltiple choice "son consensuadas en concejos federales del nivel primario de todas las provincias". Establecen "puntos de corte" sobre qué es lo necesario, teniendo en cuenta los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios (NAP), que son los contenidos mínimos establecidos por el Ministerio de Educación.

De acuerdo al turno en que se dicte el nivel en la escuela, se toman las evaluaciones, que tienen una duración promedio de tres horas en total. Unos 15 minutos están dedicados a la explicación del primer test en lengua, 60 minutos para que lo completen, 15 minutos de recreo y, luego, los mismos tiempos se destinan a las matemáticas.

Posteriormente hay un cuestionario para el estudiante, en el que se indaga sobre sus condiciones  económicas, sociales y familiares. "Son elementos fundamentales dentro de la institución para conocer las realidades de los chicos, no solamente el desempeño de aprendizaje, sino también el contexto en el que están insertos", justificó Avaca. "Esto nos da elementos y herramientas para la toma de decisiones y saber con qué grupo de estudiantes estamos trabajando", remarcó.

Los cuestionarios son llevados adelante por docentes de primer, segundo, tercer, cuarto y quinto grado. Los propios educadores a cargo del curso no los hacen, ya que ellos mismos deben completar un cuestionario, al igual que el director de la escuela. Allí responden a temas "institucionales, en general, y pedagógicas en particular".

Hasta las 7 de la tarde, los directivos tienen tiempo de "devolver las cajas" con las pruebas respondidas que se llevan a las cabeceras de cada región educativa y, en marzo, se presentará un informe a cada institución sobre los desempeños en el aprendizaje y factores asociados. La sistematización de la información está a cargo de "especialistas externos". Sobre poqué aún se prefiere utilizar papel, Avaca dijo que "hay propuestas a nivel nacional de que digitalizarlo sería lo más pertinente", pero que no hay ninguna modificación pensada por el momento. 

Hubo un trabajo previo. En la primera y segunda semana de octubre se fue informando tanto a padres como a estudiantes en qué consistía la evaluación. "Después, hay capacitaciones regionales que están a cargo de coordinadores  de cabecera que instruyen a los directores y veedores, a fin de reconocer el dispositivo y sepan con qué es lo que se van a encontrar en las cajas", detalló.

El año pasado, bajo el mismo sistema, se había tomado examen a alumnos de sexto grado y sexto año del secundario. En este, sin embargo, solo testearon al primer grupo de alumnos. "En el Consejo Federal, los ministros de Educación decidieron esto. Lo propusieron a nivel metodológico, realizar la evaluación en el nivel primario y, el año que viene, hacerlo en el nivel secundario", explicó.

 

La experiencia puntana

Avaca participó de los procesos "Aprender" desde sus inicios, hace 2 años, aunque aclaró que las evaluaciones educativas existen desde los '90 en la Argentina. "En San Luis hubo muy buenos resultados a nivel primario, en lengua, matemáticas, naturales y sociales. En el nivel secundario es poco satisfactorio, especialmente en el área de matemáticas", describió sobre las primeras experiencias de la nueva metodología.

También destacó la participación de los alumnos. Y remarcó que hay que reforzar la difusión y en qué consisten las evaluaciones. "En algunas instituciones se les informa un poquito más que en otras sobre de qué se trata el dispositivo y los chicos lo tienen en claro y pueden hacer un análisis. Sin embargo, hay confusión todavía acerca de si es un operativo nacional o si son los que aplica la ULP. Es importante diferenciarlo en cuanto se sepa reconocer qué es lo que se está evaluando", describió.

De todas maneras, opinó que "es una herramienta para repensar las políticas públicas, en general y en particular, de las instituciones". Un buen ejemplo es que los magros resultados en matemáticas no fueron algo único de San Luis, sino que se replicaron en todo el país; lo que obligó, tras reuniones del Consejo Federal, a repensar la forma de enseñar la materia en todos los niveles. "Actualmente, hay algunas capacitaciones de la asignatura en la Región 5 y 6 de los IFDC para el año que viene. Por supuesto se van a tomar los lineamientos de las políticas nacionales", aclaró. A ello se le suman las evaluaciones paralelas que lleva por su cuenta el Ministerio de Educación de la provincia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Todos los detalles

-Abarcó a 8.954 alumnos de 314 escuelas, bajo la coordinación de 500 docentes de toda la provincia.

 

-Solo se evaluó a sexto grado del nivel primario. El próximo año será el turno del sexto año de la secundaria.

 

-Se toma examen de matemáticas y lengua, bajo los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios (NAP).

 

-Las devoluciones se hacen en marzo y están a cargo de un equipo externo a los evaluadores.

 

-Tanto los gobiernos provincial como nacional pueden aplicar políticas en torno a los resultados.

 

-Por los malos resultados en matemáticas en 2017, reformarán a nivel nacional cómo se enseña la materia.

Pruebas "Aprender": evaluaron a 8.954 alumnos de la provincia

Incluyó a estudiantes de sexto grado del nivel primario de 314 escuelas. Los resultados se conocerán en marzo.

Test. Las evaluaciones, de opción múltiple y en papel, duran cerca de 3 horas y se hacen en el turno en el que cursen los alumnos. Foto: Martín Gómez.

Las evaluaciones "Aprender" no son simplemente para afilar el lápiz. Se trata de la iniciativa, a nivel nacional, en la que se evalúa a alumnos de todas las provincias para, según los resultados, tomar políticas públicas sobre cómo mejorar los métodos de enseñanza. El operativo, a gran escala, es coordinado a nivel provincial por Patricia Avaca, quien detalló que ayer, entre las 8 y las 11 de la mañana y las 13.30 y las 16, se tomó el examen a 8.954 alumnos que cursan el sexto grado de la primaria de 314 establecimientos educativos de toda la provincia, con la asistencia de 500 docentes aplicadores. Los tests, en papel y de opción múltiple, indagan en los saberes de matemáticas y lengua. Los resultados se darán a conocer en marzo y, a partir de allí, los gobiernos nacional y provinciales elaborarán políticas para mejorar aquellas áreas en donde los estudiantes representan falencias.

"Lo principal que se evalúa es el desempeño de los aprendizajes de los estudiantes", remarcó. Las preguntas múltiple choice "son consensuadas en concejos federales del nivel primario de todas las provincias". Establecen "puntos de corte" sobre qué es lo necesario, teniendo en cuenta los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios (NAP), que son los contenidos mínimos establecidos por el Ministerio de Educación.

De acuerdo al turno en que se dicte el nivel en la escuela, se toman las evaluaciones, que tienen una duración promedio de tres horas en total. Unos 15 minutos están dedicados a la explicación del primer test en lengua, 60 minutos para que lo completen, 15 minutos de recreo y, luego, los mismos tiempos se destinan a las matemáticas.

Posteriormente hay un cuestionario para el estudiante, en el que se indaga sobre sus condiciones  económicas, sociales y familiares. "Son elementos fundamentales dentro de la institución para conocer las realidades de los chicos, no solamente el desempeño de aprendizaje, sino también el contexto en el que están insertos", justificó Avaca. "Esto nos da elementos y herramientas para la toma de decisiones y saber con qué grupo de estudiantes estamos trabajando", remarcó.

Los cuestionarios son llevados adelante por docentes de primer, segundo, tercer, cuarto y quinto grado. Los propios educadores a cargo del curso no los hacen, ya que ellos mismos deben completar un cuestionario, al igual que el director de la escuela. Allí responden a temas "institucionales, en general, y pedagógicas en particular".

Hasta las 7 de la tarde, los directivos tienen tiempo de "devolver las cajas" con las pruebas respondidas que se llevan a las cabeceras de cada región educativa y, en marzo, se presentará un informe a cada institución sobre los desempeños en el aprendizaje y factores asociados. La sistematización de la información está a cargo de "especialistas externos". Sobre poqué aún se prefiere utilizar papel, Avaca dijo que "hay propuestas a nivel nacional de que digitalizarlo sería lo más pertinente", pero que no hay ninguna modificación pensada por el momento. 

Hubo un trabajo previo. En la primera y segunda semana de octubre se fue informando tanto a padres como a estudiantes en qué consistía la evaluación. "Después, hay capacitaciones regionales que están a cargo de coordinadores  de cabecera que instruyen a los directores y veedores, a fin de reconocer el dispositivo y sepan con qué es lo que se van a encontrar en las cajas", detalló.

El año pasado, bajo el mismo sistema, se había tomado examen a alumnos de sexto grado y sexto año del secundario. En este, sin embargo, solo testearon al primer grupo de alumnos. "En el Consejo Federal, los ministros de Educación decidieron esto. Lo propusieron a nivel metodológico, realizar la evaluación en el nivel primario y, el año que viene, hacerlo en el nivel secundario", explicó.

 

La experiencia puntana

Avaca participó de los procesos "Aprender" desde sus inicios, hace 2 años, aunque aclaró que las evaluaciones educativas existen desde los '90 en la Argentina. "En San Luis hubo muy buenos resultados a nivel primario, en lengua, matemáticas, naturales y sociales. En el nivel secundario es poco satisfactorio, especialmente en el área de matemáticas", describió sobre las primeras experiencias de la nueva metodología.

También destacó la participación de los alumnos. Y remarcó que hay que reforzar la difusión y en qué consisten las evaluaciones. "En algunas instituciones se les informa un poquito más que en otras sobre de qué se trata el dispositivo y los chicos lo tienen en claro y pueden hacer un análisis. Sin embargo, hay confusión todavía acerca de si es un operativo nacional o si son los que aplica la ULP. Es importante diferenciarlo en cuanto se sepa reconocer qué es lo que se está evaluando", describió.

De todas maneras, opinó que "es una herramienta para repensar las políticas públicas, en general y en particular, de las instituciones". Un buen ejemplo es que los magros resultados en matemáticas no fueron algo único de San Luis, sino que se replicaron en todo el país; lo que obligó, tras reuniones del Consejo Federal, a repensar la forma de enseñar la materia en todos los niveles. "Actualmente, hay algunas capacitaciones de la asignatura en la Región 5 y 6 de los IFDC para el año que viene. Por supuesto se van a tomar los lineamientos de las políticas nacionales", aclaró. A ello se le suman las evaluaciones paralelas que lleva por su cuenta el Ministerio de Educación de la provincia.

Logín