eldiariodelarepublica.com
Una mujer afirmó que un duende la visitaba para "hacerle el amor"

Escuchá acá la 90.9
X

Una mujer afirmó que un duende la visitaba para "hacerle el amor"

Dijo que se siente feliz, pero que antes los seres eran violentos con su familia y con ella.

México no sale del asombro y de la burla, también. Una mujer originaria de Tecomán, en el estado de Colima, en México, aseguró que un supuesto duende bajaba por las noches y le hacía el amor, lo que la hacía sentirse complacida.

María Concepción Zacarías aseguró que no creía en este tipo de criaturas, pero su pensamiento cambió cuando vio a varios de ellos mudarse al árbol de su casa. Al principio, dijo desconocer que se tratara de un “duende” y hasta dudó que fuera su esposo quien la hacía feliz, ya que vive en otra habitación. Pero no lo era.

Consultó a su marido y negó las visitas nocturnas. Encima la trató de loca. Hasta sus hijas la acusaban de inventar cosas. Pero con el tiempo, su cónyuge también notó a las criaturas que descendían de los árboles e iban al cuarto de su esposa.

“Sí existen los duendes, no crean que no. Yo siempre supe que no fue un sueño. Sentía 'lo mojado'. La verdad es que sí existen las cosas”, explicó. María nunca les tuvo miedo: “En cualquier otro momento me da una visita y yo le doy”.

La amante del duende afirmó que en esas fechas estos entes además de hacerla gozar, le hacían “maldades”, ya que le arrojaban cosas y la lastimaban.

Ahora espera el regreso de su “amigo”, ya que cambió de domicilio y lo extraña por las noches.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una mujer afirmó que un duende la visitaba para "hacerle el amor"

Dijo que se siente feliz, pero que antes los seres eran violentos con su familia y con ella.

María Concepción Zacarías  contó una historia asombrosa. Foto: Captura de pantalla.

México no sale del asombro y de la burla, también. Una mujer originaria de Tecomán, en el estado de Colima, en México, aseguró que un supuesto duende bajaba por las noches y le hacía el amor, lo que la hacía sentirse complacida.

María Concepción Zacarías aseguró que no creía en este tipo de criaturas, pero su pensamiento cambió cuando vio a varios de ellos mudarse al árbol de su casa. Al principio, dijo desconocer que se tratara de un “duende” y hasta dudó que fuera su esposo quien la hacía feliz, ya que vive en otra habitación. Pero no lo era.

Consultó a su marido y negó las visitas nocturnas. Encima la trató de loca. Hasta sus hijas la acusaban de inventar cosas. Pero con el tiempo, su cónyuge también notó a las criaturas que descendían de los árboles e iban al cuarto de su esposa.

“Sí existen los duendes, no crean que no. Yo siempre supe que no fue un sueño. Sentía 'lo mojado'. La verdad es que sí existen las cosas”, explicó. María nunca les tuvo miedo: “En cualquier otro momento me da una visita y yo le doy”.

La amante del duende afirmó que en esas fechas estos entes además de hacerla gozar, le hacían “maldades”, ya que le arrojaban cosas y la lastimaban.

Ahora espera el regreso de su “amigo”, ya que cambió de domicilio y lo extraña por las noches.

Logín