eldiariodelarepublica.com
Exposición “La Era del Hierro”, de Marcelo Fredes

Escuchá acá la 90.9
X

Exposición “La Era del Hierro”, de Marcelo Fredes

Con paciencia, el escultor que trabaja en hierro forjado, que busca, pide o compra, logró figuras de gran realismo.

La creación, la meditación y el ejercicio se unen en una labor que para el escultor Marcelo Fredes dejó de ser un oficio y se convirtió en una pasión. Desde esta semana, y hasta fin de mes, podrá visitarse la muestra “La era del hierro”, un elemento con el que Fredes esculpió y forjó criaturas de material reciclado. Las obras están expuestas en el hall del Mirador del Hito del Bicentenario.

En la inauguración —el martes— Fredes recibió a artistas, familiares y amigos que oyeron el agradable aporte del saxofonista Fabio González y sus reconocidas melodías, mientras paseaban por un apetitoso coffee break, entre comentarios y fotos con las esculturas.

De los trabajos seleccionados por Fredes, para exhibir en el Hito, hay un robot, un auto, una moto y una serie de animales que incluyen a una garza, un avestruz, una langosta, una mantis religiosa, entre otros.

El modelo que más reconoce el público (y que algunos deben extrañar porque fue prestado al restó del hotel Potrero de los Funes) es el “Caballero medieval”, un alto samurai de dos metros que, para

Fredes, tiene un significado especial. Hace algunos años comenzó a hacer meditación y la sapiencia de los antiguos guerreros japoneses fue un punto de conexión. También se ejercita con Tai chi chuan y natación.

"La era del hierro" tiene ocho esculturas y se suma una más que lleva siempre a todos lados. Se trata de un atril en el que el artista colocó un libro para completarlo con firmas, saludos y sugerencias, y en el que los firmantes dejan sus datos personales para lograr una conexión desde las redes sociales de Fredes con quienes hayan visitado la muestra.

El autor recordó con gracia que siempre trata de responder (por mail o Facebook), pero en su muestra permanente en el hotel internacional frente al lago, entre los saludos de turistas europeos y norteamericanos, hay un par de Turquía que no pudo satisfacer. “Estoy tratando de descifrar qué pusieron”, bromeó.

“Lo importante es que todos vengan a curiosear y sepan lo que se puede lograr”, contó en tono ameno el creador, y agregó que la exposición es para cualquiera “que tenga ganas de crear y dejar un mensaje”. Justamente, el contenido profundo que Fredes quiere enviar a chicos y grandes es que deben aprender a reciclar y no tirar tanto para recuperar “los recursos que tenemos a mano”.

Rodeado de sus criaturas, y aunque Fredes trabaje en hierro, aclaró que quien quiera hacer algo parecido podría utilizar madera, corcho, papeles u otros elementos que pueden encontrarse en cualquier ámbito.

Entre sus figuras favoritas está “El guitarrista”, que armó con clavos, arandelas, tenedores y una cuchara. “Fue el iniciador”, contó Marcelo sobre el modelo que usa de amuleto; es el primero que hizo y, por ende, el que lo acompañó siempre. “Todas las creaciones salen de mi alma”, sostuvo.

Apenas llegó de Tres Arroyos (en Buenos Aires) a San Luis, el artista comenzó a mostrar su arte. Conocía la ciudad como turista, pero le gustó y decidió quedarse. En enero se cumplen tres años de su estadía sanluiseña. “Acá encontré la tranquilidad que buscaba”, confirmó.

En su provincia, además de dar clases en una escuela privada, trabajaba en su miniempresa, un taller en el que realizaba mantenimiento y, con lo que sobraba de sus trabajos, comenzó a crear. “Ahí empezó mi locura por el metal”, recordó, de esculpir en hierro reciclado, una técnica que le gustó y hace años que perfecciona. 

En su casa tiene un depósito para guardar el material que encuentra, que pide, que le traen y que también llegó a comprar. “Tendría que vivir en un desarmadero”, precisó jocoso ante la cantidad de hierro en todas las formas, condiciones y tamaños que posee.

El acceso a la exhibición de la serie de esculturas realizadas en hierro forjado de Fredes es gratuito y puede visitarse en el hall del Mirador del Hito del Bicentenario de martes a viernes de 8 a 18, y sábado, domingo y feriados de 8:30 a 18:30.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Exposición “La Era del Hierro”, de Marcelo Fredes

Con paciencia, el escultor que trabaja en hierro forjado, que busca, pide o compra, logró figuras de gran realismo.

Fredes y una de las tantas creaciones que exhibe en el hito. Foto: Archivo.

La creación, la meditación y el ejercicio se unen en una labor que para el escultor Marcelo Fredes dejó de ser un oficio y se convirtió en una pasión. Desde esta semana, y hasta fin de mes, podrá visitarse la muestra “La era del hierro”, un elemento con el que Fredes esculpió y forjó criaturas de material reciclado. Las obras están expuestas en el hall del Mirador del Hito del Bicentenario.

En la inauguración —el martes— Fredes recibió a artistas, familiares y amigos que oyeron el agradable aporte del saxofonista Fabio González y sus reconocidas melodías, mientras paseaban por un apetitoso coffee break, entre comentarios y fotos con las esculturas.

De los trabajos seleccionados por Fredes, para exhibir en el Hito, hay un robot, un auto, una moto y una serie de animales que incluyen a una garza, un avestruz, una langosta, una mantis religiosa, entre otros.

El modelo que más reconoce el público (y que algunos deben extrañar porque fue prestado al restó del hotel Potrero de los Funes) es el “Caballero medieval”, un alto samurai de dos metros que, para

Fredes, tiene un significado especial. Hace algunos años comenzó a hacer meditación y la sapiencia de los antiguos guerreros japoneses fue un punto de conexión. También se ejercita con Tai chi chuan y natación.

"La era del hierro" tiene ocho esculturas y se suma una más que lleva siempre a todos lados. Se trata de un atril en el que el artista colocó un libro para completarlo con firmas, saludos y sugerencias, y en el que los firmantes dejan sus datos personales para lograr una conexión desde las redes sociales de Fredes con quienes hayan visitado la muestra.

El autor recordó con gracia que siempre trata de responder (por mail o Facebook), pero en su muestra permanente en el hotel internacional frente al lago, entre los saludos de turistas europeos y norteamericanos, hay un par de Turquía que no pudo satisfacer. “Estoy tratando de descifrar qué pusieron”, bromeó.

“Lo importante es que todos vengan a curiosear y sepan lo que se puede lograr”, contó en tono ameno el creador, y agregó que la exposición es para cualquiera “que tenga ganas de crear y dejar un mensaje”. Justamente, el contenido profundo que Fredes quiere enviar a chicos y grandes es que deben aprender a reciclar y no tirar tanto para recuperar “los recursos que tenemos a mano”.

Rodeado de sus criaturas, y aunque Fredes trabaje en hierro, aclaró que quien quiera hacer algo parecido podría utilizar madera, corcho, papeles u otros elementos que pueden encontrarse en cualquier ámbito.

Entre sus figuras favoritas está “El guitarrista”, que armó con clavos, arandelas, tenedores y una cuchara. “Fue el iniciador”, contó Marcelo sobre el modelo que usa de amuleto; es el primero que hizo y, por ende, el que lo acompañó siempre. “Todas las creaciones salen de mi alma”, sostuvo.

Apenas llegó de Tres Arroyos (en Buenos Aires) a San Luis, el artista comenzó a mostrar su arte. Conocía la ciudad como turista, pero le gustó y decidió quedarse. En enero se cumplen tres años de su estadía sanluiseña. “Acá encontré la tranquilidad que buscaba”, confirmó.

En su provincia, además de dar clases en una escuela privada, trabajaba en su miniempresa, un taller en el que realizaba mantenimiento y, con lo que sobraba de sus trabajos, comenzó a crear. “Ahí empezó mi locura por el metal”, recordó, de esculpir en hierro reciclado, una técnica que le gustó y hace años que perfecciona. 

En su casa tiene un depósito para guardar el material que encuentra, que pide, que le traen y que también llegó a comprar. “Tendría que vivir en un desarmadero”, precisó jocoso ante la cantidad de hierro en todas las formas, condiciones y tamaños que posee.

El acceso a la exhibición de la serie de esculturas realizadas en hierro forjado de Fredes es gratuito y puede visitarse en el hall del Mirador del Hito del Bicentenario de martes a viernes de 8 a 18, y sábado, domingo y feriados de 8:30 a 18:30.
 

Logín