15.6°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

15.6°SAN LUIS - Lunes 03 de Agosto de 2020

EN VIVO

Un taxista de San Luis devolvió 350 mil pesos que olvidaron en su auto

Por redacción
| 22 de diciembre de 2018
Foto: Facebook.

La situación ocurrió el jueves tras un viaje por la capital. Osvaldo Gleria manejaba el móvil 39 de la empresa Sol Remises. Cuando fue a entregarle la billetera, el dueño ni siquiera se había dado cuenta que la había perdido.

 

No es un gesto que tendrían todos, por eso podría decirse que el espíritu navideño vive en Osvaldo Gleria, un taxista de 48 años que el jueves le devolvió un cheque de 350 mil pesos a un pasajero que extravió su billetera tras un viaje. Cuando fue a devolvérsela, el dueño ni siquiera se había dado cuenta de la pérdida.

 

“Soy una persona bastante reservada. Le conté lo que había pasado solo a mi familia, pero después también les dije a algunos compañeros y fueron ellos lo que decidieron hacerlo público con felicitaciones en la redes”, le dijo Gleria, con humildad, a El Diario.

 

Hace apenas un año y medio que Osvaldo trabaja como chofer de taxi. En la empresa Sol Remises conduce el móvil 39 y en la empresa Cosmos el 38. “Antes trabajé muchos años en administración, en una empresa multinacional de salud. Las vueltas de la vida me pusieron hoy en otro lado”, comentó.

 

El hallazgo del dinero ocurrió el jueves a la tarde tras un viaje que hizo desde la zona sur hasta un local de calle Sarmiento. Por respeto a la privacidad del cliente, Gleria no dio más datos que esos.

 

“Después de bajar al pasajero fui a cargar gas y, limpiando las alfombras del coche encontré la billetera debajo de uno de los asientos delanteros. Vi mucha documentación, tarjetas de crédito, dinero en efectivo y un cheque por 350 mil pesos, lo que me asustó un poco. En ese momento no supe qué hacer primero. Le avisé a mi jefe y me dispuse a ir a la Policía, pero después pensé directamente en buscar a la persona”, recordó.

 

Con el domicilio del DNI dentro de la billetera Osvaldo logró contactarse primero con el hermano del propietario y luego con él, pasadas las 18. “Cuando golpeé a la puerta y me atendió quedó totalmente sorprendido. Se reía, creo que del nerviosismo. Me agradeció mucho e invitó una cena para mí y toda mi familia”.

 

Comentá vos tambien...