eldiariodelarepublica.com
El granizo y el trigo: cómo evaluar daños

Escuchá acá la 90.9
X

El granizo y el trigo: cómo evaluar daños

Marcelo Dettoni

Los factores que determinan pérdidas de rendimiento son las cañas dobladas por debajo del nivel de corte, otras que están quebradas o plegadas por encima y el desgrane.

Los problemas que trajo el clima durante la primavera dejaron consecuencias en los cultivos, sobre todo los de invierno, que ya estaban en una etapa avanzada de desarrollo. El granizo hizo estragos, por lo que los ingenieros agrónomos Ramiro Goncálvez y Ana Laura Llanes realizaron determinaciones de daño del fenómeno climático en el trigo. El trabajo se llevó adelante en un campo de la zona de El Amparo.

“Lo recomendable es tomar las muestras al azar en distintos sectores del lote para poder realizar un promedio del daño. El umbral mínimo es una muestra cada diez hectáreas. En las zonas altas de los lotes se observaron mayores niveles de daño que en las zonas con bajos húmedos, donde las plantas se encontraban más verdes”, contó Llanes.

La ingeniera detalló los factores que determinan la pérdida de rendimiento: “Cañas cortadas o dobladas por debajo del nivel de corte de la cosechadora, otras que están quebradas, dobladas o plegadas por encima del nivel de corte y el desgrane que produjo el granizo”.

Para evaluar el daño de cañas o espigas cortadas tomaron 100 tallos o espigas consecutivos de un mismo surco.  Aquellas que se encontraron  por debajo de la línea de corte, se contabilizaron como pérdidas, ya que la cosechadora no es capaz de levantarlas. “Para las que estaban por encima de la línea de corte, se utilizó una tabla que determina la pérdida de rendimiento por espigas quebradas según el estado fenológico. Hay que tener en cuenta que los tallos doblados no se contabilizan como pérdida”, completó Llanes.

Para determinar las pérdidas por desgrane, se tomaron 10 tallos o espigas consecutivos y se contabilizaron granos faltantes sobre el total de granos de la espiga. También pueden contabilizarse espiguillas perdidas, sobre el total de espiguillas de la planta. Finalmente se suman todas las pérdidas y se calcula el daño total por granizo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El granizo y el trigo: cómo evaluar daños

Los factores que determinan pérdidas de rendimiento son las cañas dobladas por debajo del nivel de corte, otras que están quebradas o plegadas por encima y el desgrane.

Granizo y plagas. Una espiga quebrada (izquierda) y la oruga desgranadora (foto 2).

Los problemas que trajo el clima durante la primavera dejaron consecuencias en los cultivos, sobre todo los de invierno, que ya estaban en una etapa avanzada de desarrollo. El granizo hizo estragos, por lo que los ingenieros agrónomos Ramiro Goncálvez y Ana Laura Llanes realizaron determinaciones de daño del fenómeno climático en el trigo. El trabajo se llevó adelante en un campo de la zona de El Amparo.

“Lo recomendable es tomar las muestras al azar en distintos sectores del lote para poder realizar un promedio del daño. El umbral mínimo es una muestra cada diez hectáreas. En las zonas altas de los lotes se observaron mayores niveles de daño que en las zonas con bajos húmedos, donde las plantas se encontraban más verdes”, contó Llanes.

La ingeniera detalló los factores que determinan la pérdida de rendimiento: “Cañas cortadas o dobladas por debajo del nivel de corte de la cosechadora, otras que están quebradas, dobladas o plegadas por encima del nivel de corte y el desgrane que produjo el granizo”.

Para evaluar el daño de cañas o espigas cortadas tomaron 100 tallos o espigas consecutivos de un mismo surco.  Aquellas que se encontraron  por debajo de la línea de corte, se contabilizaron como pérdidas, ya que la cosechadora no es capaz de levantarlas. “Para las que estaban por encima de la línea de corte, se utilizó una tabla que determina la pérdida de rendimiento por espigas quebradas según el estado fenológico. Hay que tener en cuenta que los tallos doblados no se contabilizan como pérdida”, completó Llanes.

Para determinar las pérdidas por desgrane, se tomaron 10 tallos o espigas consecutivos y se contabilizaron granos faltantes sobre el total de granos de la espiga. También pueden contabilizarse espiguillas perdidas, sobre el total de espiguillas de la planta. Finalmente se suman todas las pérdidas y se calcula el daño total por granizo.

Logín