eldiariodelarepublica.com
En la "última cena" aconsejan evitar las cantidades y los excesos

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

En la "última cena" aconsejan evitar las cantidades y los excesos

María Florencia Sosa

Dos nutricionistas dan tips para no empezar el 2019 con algunos "kilitos" de más.

Nutricionistas al control de las mesas. Se acerca la "última cena" del año y la posibilidad de demostrar que podemos controlar la cantidad de pan dulce, vitel toné, garrapiñadas, turrones, mantecol, matambre y tantas comidas con “carbograsas” llenas de azúcares, grasas y sodio en alta proporción. Por eso aconsejan controlar la cantidad, no caer en la tentación, evitar los excesos y recibir el Año Nuevo como si fuera un día más. Sumar alimentos saludables para evitar engordar y comenzar el 2019 sin síntomas gástricos, intestinales y retención de líquidos.

La licenciada en Nutrición Natalia Belzunce Lagos explicó que en estos días festivos se pueden consumir calorías “extra” provenientes de las comidas típicas como de las bebidas que son ricas en azúcares, grasas y sal, sumado al consumo excesivo se vuelve tóxico para el organismo especialmente para el hígado, riñón y el páncreas. También la licenciada en Nutrición Noelia Barrios concordó y resaltó que lo más importante es controlar los excesos.

Ambas recomiendan tomar la cena de esta noche como un día más y que la frase típica “me cuido durante todo el día y luego como a la noche”, se vuelve en contra de nuestro organismo y suma al aumento de kilos. Por eso aconsejan realizar las cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo y merienda, para no caer en abundancia en la cena.

Belzunce resaltó que lo importante es que la comida no sea el centro de atención y concentrarse en disfrutar con la familia y amigos, eligiendo en su mayoría opciones saludables, livianas y frescas. También consumir cinco porciones diarias de frutas y verduras e hidratarse lo suficiente con una ingesta de ocho vasos de agua diarios, porque es una época de temperaturas elevadas. Sobre todo los consejos son para los niños y adultos, que forman parte de los grupos etarios más vulnerables.

 

Opciones para la entrada

Desde que se arma la mesa podemos incluso hasta evitar gastos en gaseosa y bebidas alcohólicas para reemplazarlas por una opción saludable.

"Una variante es hacer agua saborizada natural. Que se realiza con agua, rodajas de frutas (limón, naranja o frutillas), se puede agregar jengibre, gotas de edulcorante y una vez lista dejarla reposar”, aconsejó Belzunce.

Algunas opciones que recomiendan para no comenzar a sumar calorías desde el inicio de la cena es que los sándwiches tengan más de fibra, hacerlos con verduras y con más volumen, evitar que todas las entradas tengan mayonesa y reemplazarlas con queso blanco. Otra opción es armar tomates rellenos que pueden tener atún, queso, verdeo, arroz, palta, zanahoria o preparar una picada reemplazando los fiambres con carne magra asada, pechuga de pollo fileteada, albóndigas pequeñas hechas al horno o tostadas saborizadas.

“A los piononos no los considero que sean una mala opción. Todo depende de cómo se rellenen. Una buena alternativa es hacer una torre de panqueques, sacar los fiambres y colocar verduras”, sugirió Noelia.

 

Plato principal

“Nosotros no comemos como deberíamos, tenemos costumbres de otros países con alimentos con más calorías, que ni siquiera nos duran fuera de la heladera porque acá hace mucho calor", resaltó Noelia.

Y como en el plato más fuerte  de la noche no falta el pollo, la carne de vaca o cerdo, las nutricionistas aconsejan desgrasar las carnes incluso si van a la parrilla, acompañar con ensaladas de rúcula, tomate y cubos de queso portsalut o de remolacha y zanahoria ralladas; remolacha en cubos, chauchas y huevo o zanahoria rallada, tomate y choclo.

 

Postre

Para la mesa dulce recomiendan evitar el pan dulce que tienen nuez, frutas o chocolate y hacer brochetas con frutas, tartas, ensaladas, que pueden ser acompañarlas con chocolate amargo o helado. Lo más importante es que tiene que ser rico y saludable.

En las tres partes de la cena los platos podrán jugar en contra o a favor, por eso indican que todos antes de comer tendrán que servirse lo que desean y evitar realizar picadas porque de esa manera no se pueden controlar las cantidades. "En el caso del postre, elegir un plato pequeño y agregar primero el alimento que más le apetece. Probar por ejemplo un pedazo de turrón o mantecol", explicó Natalia.

Las bebidas tienen calorías vacías que retienen líquidos y que se suma a todo lo que se consume por lo que son las primeras que utiliza el cuerpo. Noelia advierte que todos tengan en cuenta la regla “calorías por tiempo” y explicó: "Si una persona comienza a tomar alcohol a las 20 está expuesta a muchas calorías porque el tiempo es largo. En cambio si comienza a tomar en el brindis el horario es menor, sin embargo, el alcohol no es recomendable".

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En la "última cena" aconsejan evitar las cantidades y los excesos

Dos nutricionistas dan tips para no empezar el 2019 con algunos "kilitos" de más.

Nutricionistas al control de las mesas. Se acerca la "última cena" del año y la posibilidad de demostrar que podemos controlar la cantidad de pan dulce, vitel toné, garrapiñadas, turrones, mantecol, matambre y tantas comidas con “carbograsas” llenas de azúcares, grasas y sodio en alta proporción. Por eso aconsejan controlar la cantidad, no caer en la tentación, evitar los excesos y recibir el Año Nuevo como si fuera un día más. Sumar alimentos saludables para evitar engordar y comenzar el 2019 sin síntomas gástricos, intestinales y retención de líquidos.

La licenciada en Nutrición Natalia Belzunce Lagos explicó que en estos días festivos se pueden consumir calorías “extra” provenientes de las comidas típicas como de las bebidas que son ricas en azúcares, grasas y sal, sumado al consumo excesivo se vuelve tóxico para el organismo especialmente para el hígado, riñón y el páncreas. También la licenciada en Nutrición Noelia Barrios concordó y resaltó que lo más importante es controlar los excesos.

Ambas recomiendan tomar la cena de esta noche como un día más y que la frase típica “me cuido durante todo el día y luego como a la noche”, se vuelve en contra de nuestro organismo y suma al aumento de kilos. Por eso aconsejan realizar las cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo y merienda, para no caer en abundancia en la cena.

Belzunce resaltó que lo importante es que la comida no sea el centro de atención y concentrarse en disfrutar con la familia y amigos, eligiendo en su mayoría opciones saludables, livianas y frescas. También consumir cinco porciones diarias de frutas y verduras e hidratarse lo suficiente con una ingesta de ocho vasos de agua diarios, porque es una época de temperaturas elevadas. Sobre todo los consejos son para los niños y adultos, que forman parte de los grupos etarios más vulnerables.

 

Opciones para la entrada

Desde que se arma la mesa podemos incluso hasta evitar gastos en gaseosa y bebidas alcohólicas para reemplazarlas por una opción saludable.

"Una variante es hacer agua saborizada natural. Que se realiza con agua, rodajas de frutas (limón, naranja o frutillas), se puede agregar jengibre, gotas de edulcorante y una vez lista dejarla reposar”, aconsejó Belzunce.

Algunas opciones que recomiendan para no comenzar a sumar calorías desde el inicio de la cena es que los sándwiches tengan más de fibra, hacerlos con verduras y con más volumen, evitar que todas las entradas tengan mayonesa y reemplazarlas con queso blanco. Otra opción es armar tomates rellenos que pueden tener atún, queso, verdeo, arroz, palta, zanahoria o preparar una picada reemplazando los fiambres con carne magra asada, pechuga de pollo fileteada, albóndigas pequeñas hechas al horno o tostadas saborizadas.

“A los piononos no los considero que sean una mala opción. Todo depende de cómo se rellenen. Una buena alternativa es hacer una torre de panqueques, sacar los fiambres y colocar verduras”, sugirió Noelia.

 

Plato principal

“Nosotros no comemos como deberíamos, tenemos costumbres de otros países con alimentos con más calorías, que ni siquiera nos duran fuera de la heladera porque acá hace mucho calor", resaltó Noelia.

Y como en el plato más fuerte  de la noche no falta el pollo, la carne de vaca o cerdo, las nutricionistas aconsejan desgrasar las carnes incluso si van a la parrilla, acompañar con ensaladas de rúcula, tomate y cubos de queso portsalut o de remolacha y zanahoria ralladas; remolacha en cubos, chauchas y huevo o zanahoria rallada, tomate y choclo.

 

Postre

Para la mesa dulce recomiendan evitar el pan dulce que tienen nuez, frutas o chocolate y hacer brochetas con frutas, tartas, ensaladas, que pueden ser acompañarlas con chocolate amargo o helado. Lo más importante es que tiene que ser rico y saludable.

En las tres partes de la cena los platos podrán jugar en contra o a favor, por eso indican que todos antes de comer tendrán que servirse lo que desean y evitar realizar picadas porque de esa manera no se pueden controlar las cantidades. "En el caso del postre, elegir un plato pequeño y agregar primero el alimento que más le apetece. Probar por ejemplo un pedazo de turrón o mantecol", explicó Natalia.

Las bebidas tienen calorías vacías que retienen líquidos y que se suma a todo lo que se consume por lo que son las primeras que utiliza el cuerpo. Noelia advierte que todos tengan en cuenta la regla “calorías por tiempo” y explicó: "Si una persona comienza a tomar alcohol a las 20 está expuesta a muchas calorías porque el tiempo es largo. En cambio si comienza a tomar en el brindis el horario es menor, sin embargo, el alcohol no es recomendable".

 

 

Logín