eldiariodelarepublica.com
Santa Rosa del Conlara: condenan a madre e hijo que integraban banda de asaltantes

Escuchá acá la 90.9
X

Santa Rosa del Conlara: condenan a madre e hijo que integraban banda de asaltantes

Hubo cinco acusados. Dos fueron penados a 14 años de cárcel, otros dos, a 12 años, y el restante, a 8. Los castigaron por un atraco ocurrió en enero de 2017.

Cinco personas, entre ellos una mujer y su hijo, fueron condenados el pasado miércoles como responsables del asalto sufrido por un hombre de Santa Rosa del Conlara, en enero del año pasado. Todos recibieron fuertes penas del tribunal que preside Sandra Piguillem y que completan Sergio Darío De Battista y Juan Manuel Saá Zarandón. A Jonatan Ezequiel Vargas y Gastón Alejandro Avendaño los castigaron con 14 años de prisión, además de declararlos reincidentes. A Fabián Alberto Cantos y a la madre de Vargas, Carmen Analía Vargas, les impusieron la pena de 12 años de cárcel, y al restante, Claudio Daniel Cruz Alarcón, 8 años, según detallaron fuentes de la Dirección de Prensa y Comunicación Institucional del Poder Judicial. Todos ya están alojados la Penitenciaría.

La Cámara del Crimen de Concarán los consideró coautores del delito de "Robo agravado por el uso de arma de fuego", en perjuicio de Ronal Héctor Carlos Bergesio, un vecino de Santa Rosa de 61 años, que fue sorprendido por los delincuentes el 12 de enero del año pasado, cerca de las once de la noche. Su casa, vistosa, está ubicada en la avenida Padre Tavolaro, en el ingreso a la localidad.

Allí entraron cuatro integrantes de la banda, a punta de arma de fuego, mientras el restante, Alarcón, quedaba de campana en la camioneta blanca Ford Ranger doble cabina en la que se movilizaban. "Ingresaron por la cocina, sitio donde estaba la víctima, a quien redujeron golpeándola en la cabeza con la culata de un revólver y maniatándola con precintos", resumieron las fuentes.

Después de revisar toda la vivienda, la banda escapó llevándose dinero. Según lo informado en su momento por voceros de la Policía, la suma en moneda local rondaría los cuatro mil o cinco mil pesos. Uno de los informantes consignó que escaparon con unos 700 dólares. También se llevaron algunas alhajas, un revólver calibre 22 corto, propiedad del damnificado, entre otros elementos de valor.

Bergesio fue auxiliado por un vecino de apellido Dadomo, que  apenas supo lo sucedido, avisó a la Policía.

Los efectivos montaron un operativo cerrojo para dar con los delincuentes. Agentes de la subcomisaría de Villa Larca lograron interceptarlos en el cruce de las rutas 1 y 6.

El juez Jorge Pinto, del juzgado Multifueros de Santa Rosa, llevó adelante la investigación. Fue quien, con la prueba recolectada, resolvió procesar con prisión preventiva a Avendaño, a Cantos, y a los Vargas como presuntos autores de "Robo calificado por el uso de arma de fuego", en tanto que a Alarcón lo proceso por un delito menos grave, encubrimiento agravado.

En el último caso, la decisión del magistrado se basó en la premisa de que el robo no fue planificado, y que Cruz Alarcón no tenía conocimiento previo del accionar de sus cómplices, siendo el único de los cinco que no entró a la vivienda, consignaron en el comunicado.

"Tanto el juez como el fiscal de primera instancia coincidieron en que Alarcón actuó como encubridor, ayudando a los autores a sustraerse de la acción policial dándose a la fuga y asegurando el provecho del delito al ocultar los elementos provenientes del mismo", agregaron.

Al momento de plantear las cuestiones preliminares, el fiscal de Cámara de Concarán, Mario Zudaire, hizo reserva respecto de la imputación hecha en primera instancia a Alarcón. Para él, no fue un mero encubridor. Lo consideró autor de robo calificado, al igual que el resto de sus compañeros de causa.

 

Ebrios y sin plata para volver

Todos los acusados, nativos de Buenos Aires, fueron asistidos por el defensor oficial José Francisco Pérez. Éste, al momento de los alegatos, dijo que los hechos relatados por el fiscal Zudaire, su hipótesis y lo relatado por el denunciante Bergesio no estaban plenamente probados.

Durante la audiencia, los acusados tuvieron la posibilidad de declarar ante el tribunal. Carmen Vargas y Cantos lo hicieron, y se justificaron diciendo que al momento del hecho estaban ebrios y sin dinero. “Robaron porque no tenían más plata, no tenían cómo volverse a Buenos Aires”, explicó el defensor. Y agregó que el ilícito sucedió en un lugar poblado y que no está probado que sus defendidos hayan incurrido en una tenencia y portación de las armas, refirieron las fuentes judiciales en el comunicado.

Para cerrar, Pérez pidió la absolución de los imputados y solicitó que Alarcón “quede a las resultas del recurso de Casación interpuesto" después de que la Cámara le negara la suspensión del juicio a prueba. Pérez hizo reserva de interponer recursos de orden local y federal por arbitrariedad de sentencia, en caso de que el fallo fuera desfavorable, como finalmente fue para los acusados.

 

Tan responsable como los otros

A su turno, Zudaire hizo una síntesis de los hechos y aseveró que, de acuerdo a la prueba producida, no tenía dudas de que Avendaño, Cantos, Vargas madre, Vargas hijo y Alarcón eran los autores del asalto sufrido por el vecino de Santa Rosa.

Dijo que mientras los cuatro primeros entraban al domicilio para perpetrar el robo, Alarcón se quedó afuera "oficiando de campana” para huir rápidamente cuando sus compañeros salieran.

“Advierta vuestra excelencia la existencia de un plan perfectamente determinado para cometer el ilícito, y la participación en el desarrollo de ese plan de todos los acusados (…) esto es, haber llegado al lugar y haber decidido la distribución de las tareas que involucra a todos los acusados por igual”, afirmó. Por eso, solicitó para todos la pena de 14 años de prisión, y valoró como agravantes "el aprovechamiento de la nocturnidad para lograr impunidad y entrar al domicilio de Bergesio y proceder brutalmente como lo hicieron".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Santa Rosa del Conlara: condenan a madre e hijo que integraban banda de asaltantes

Hubo cinco acusados. Dos fueron penados a 14 años de cárcel, otros dos, a 12 años, y el restante, a 8. Los castigaron por un atraco ocurrió en enero de 2017.

Acusados. Son de Buenos Aires. Los asistió el defensor oficial Francisco Pérez (en el escritorio). Foto: Dirección de prensa y Comunicación Institucional.

Cinco personas, entre ellos una mujer y su hijo, fueron condenados el pasado miércoles como responsables del asalto sufrido por un hombre de Santa Rosa del Conlara, en enero del año pasado. Todos recibieron fuertes penas del tribunal que preside Sandra Piguillem y que completan Sergio Darío De Battista y Juan Manuel Saá Zarandón. A Jonatan Ezequiel Vargas y Gastón Alejandro Avendaño los castigaron con 14 años de prisión, además de declararlos reincidentes. A Fabián Alberto Cantos y a la madre de Vargas, Carmen Analía Vargas, les impusieron la pena de 12 años de cárcel, y al restante, Claudio Daniel Cruz Alarcón, 8 años, según detallaron fuentes de la Dirección de Prensa y Comunicación Institucional del Poder Judicial. Todos ya están alojados la Penitenciaría.

La Cámara del Crimen de Concarán los consideró coautores del delito de "Robo agravado por el uso de arma de fuego", en perjuicio de Ronal Héctor Carlos Bergesio, un vecino de Santa Rosa de 61 años, que fue sorprendido por los delincuentes el 12 de enero del año pasado, cerca de las once de la noche. Su casa, vistosa, está ubicada en la avenida Padre Tavolaro, en el ingreso a la localidad.

Allí entraron cuatro integrantes de la banda, a punta de arma de fuego, mientras el restante, Alarcón, quedaba de campana en la camioneta blanca Ford Ranger doble cabina en la que se movilizaban. "Ingresaron por la cocina, sitio donde estaba la víctima, a quien redujeron golpeándola en la cabeza con la culata de un revólver y maniatándola con precintos", resumieron las fuentes.

Después de revisar toda la vivienda, la banda escapó llevándose dinero. Según lo informado en su momento por voceros de la Policía, la suma en moneda local rondaría los cuatro mil o cinco mil pesos. Uno de los informantes consignó que escaparon con unos 700 dólares. También se llevaron algunas alhajas, un revólver calibre 22 corto, propiedad del damnificado, entre otros elementos de valor.

Bergesio fue auxiliado por un vecino de apellido Dadomo, que  apenas supo lo sucedido, avisó a la Policía.

Los efectivos montaron un operativo cerrojo para dar con los delincuentes. Agentes de la subcomisaría de Villa Larca lograron interceptarlos en el cruce de las rutas 1 y 6.

El juez Jorge Pinto, del juzgado Multifueros de Santa Rosa, llevó adelante la investigación. Fue quien, con la prueba recolectada, resolvió procesar con prisión preventiva a Avendaño, a Cantos, y a los Vargas como presuntos autores de "Robo calificado por el uso de arma de fuego", en tanto que a Alarcón lo proceso por un delito menos grave, encubrimiento agravado.

En el último caso, la decisión del magistrado se basó en la premisa de que el robo no fue planificado, y que Cruz Alarcón no tenía conocimiento previo del accionar de sus cómplices, siendo el único de los cinco que no entró a la vivienda, consignaron en el comunicado.

"Tanto el juez como el fiscal de primera instancia coincidieron en que Alarcón actuó como encubridor, ayudando a los autores a sustraerse de la acción policial dándose a la fuga y asegurando el provecho del delito al ocultar los elementos provenientes del mismo", agregaron.

Al momento de plantear las cuestiones preliminares, el fiscal de Cámara de Concarán, Mario Zudaire, hizo reserva respecto de la imputación hecha en primera instancia a Alarcón. Para él, no fue un mero encubridor. Lo consideró autor de robo calificado, al igual que el resto de sus compañeros de causa.

 

Ebrios y sin plata para volver

Todos los acusados, nativos de Buenos Aires, fueron asistidos por el defensor oficial José Francisco Pérez. Éste, al momento de los alegatos, dijo que los hechos relatados por el fiscal Zudaire, su hipótesis y lo relatado por el denunciante Bergesio no estaban plenamente probados.

Durante la audiencia, los acusados tuvieron la posibilidad de declarar ante el tribunal. Carmen Vargas y Cantos lo hicieron, y se justificaron diciendo que al momento del hecho estaban ebrios y sin dinero. “Robaron porque no tenían más plata, no tenían cómo volverse a Buenos Aires”, explicó el defensor. Y agregó que el ilícito sucedió en un lugar poblado y que no está probado que sus defendidos hayan incurrido en una tenencia y portación de las armas, refirieron las fuentes judiciales en el comunicado.

Para cerrar, Pérez pidió la absolución de los imputados y solicitó que Alarcón “quede a las resultas del recurso de Casación interpuesto" después de que la Cámara le negara la suspensión del juicio a prueba. Pérez hizo reserva de interponer recursos de orden local y federal por arbitrariedad de sentencia, en caso de que el fallo fuera desfavorable, como finalmente fue para los acusados.

 

Tan responsable como los otros

A su turno, Zudaire hizo una síntesis de los hechos y aseveró que, de acuerdo a la prueba producida, no tenía dudas de que Avendaño, Cantos, Vargas madre, Vargas hijo y Alarcón eran los autores del asalto sufrido por el vecino de Santa Rosa.

Dijo que mientras los cuatro primeros entraban al domicilio para perpetrar el robo, Alarcón se quedó afuera "oficiando de campana” para huir rápidamente cuando sus compañeros salieran.

“Advierta vuestra excelencia la existencia de un plan perfectamente determinado para cometer el ilícito, y la participación en el desarrollo de ese plan de todos los acusados (…) esto es, haber llegado al lugar y haber decidido la distribución de las tareas que involucra a todos los acusados por igual”, afirmó. Por eso, solicitó para todos la pena de 14 años de prisión, y valoró como agravantes "el aprovechamiento de la nocturnidad para lograr impunidad y entrar al domicilio de Bergesio y proceder brutalmente como lo hicieron".

Logín