eldiariodelarepublica.com
Alberto: “Vamos a trabajar para que el sueño puntano se cumpla”

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Alberto: “Vamos a trabajar para que el sueño puntano se cumpla”

Rodríguez Saá pidió reorganizar los planes sociales y formar programadores. 

El gobernador Alberto Rodríguez Saá anticipó las tareas que encomendó a su gabinete para este mes y que marcarán los ejes de los dos próximos años de gestión. Pidió terminar febrero con todos los planes sociales organizados y que en San Luis los jóvenes puedan alcanzar “el desarrollo personal y la felicidad” con la posibilidad de convertirse en programadores, una de las carencias laborales que prevalecerán en el mundo. “Vamos a trabajar para que el sueño puntano se cumpla”, se entusiasmó durante la charla de 25 minutos que dio a medios locales.

En el primer contacto del año con la prensa en Terrazas, el mandatario dijo que el tema social es muy preocupante y admitió que con la creación de los planes solidarios y las becas generaron un “shock” similar al del 2003 con el nacimiento del Plan de Inclusión Social. “Tenemos datos que los planes tienen su repercusión directa en el comercio. En esta época están vendiendo mucho más que en años anteriores”, sostuvo.

Distendido y sereno, lanzó sus primeras críticas de la tarde. Fueron dirigidas al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). “La situación social la hemos descubierto en forma tardía porque el Indec en estos últimos diez años nos esconde los datos, los limita, los manipula”, cuestionó y confirmó que trazó la meta para que a fin de mes cada beneficiario sepa en qué trabaja, qué horario debe cumplir, dónde y que la labor que desarrolle sea provechosa para la provincia. “Cada ministro hoy (por ayer) fue informado, vamos a continuar hablando el martes y seguramente vamos a seguir otros días más porque esta tarea es muy grande y difícil”, acotó.

Después de una pausa, Rodríguez Saá sostuvo que el otro gran objetivo es que los sanluiseños “sientan las ventajas de vivir en ‘otro país’ y lleguen al desarrollo personal más rápido por nacer en una provincia que tiene la infraestructura para lograrlo”, a lo que calificó como “sueño puntano”, en base a la enmienda de la Constitución norteamericana que incorporó el derecho a la felicidad, que se considera cumplido cuando el habitante de Estados Unidos logra el sueño americano. Y anticipó que todos los esfuerzos los pondrán para que San Luis esté a la altura de la actual “revolución de la inteligencia” y forme la materia gris que más demanda tendrá en el 2020: los programadores. Se calcula que en dos años se requerirán más de un millón en todo el universo.  “Cada vez se necesitan más y en todo lados, desde para el riego por goteo hasta para cómo prender y apagar la luz”, ejemplificó y aclaró que el Estado será el facilitador para que los jóvenes se especialicen en el rubro.

 

 

 

En ese punto, el Gobernador se detuvo varios minutos y fue ambicioso al expresar sus anhelos. Anticipó que en junio quiere tener mil programadores y redobló la apuesta para que en un año y medio cuenten con sesenta mil. Eso sí, para lograr ese número la convocatoria no se limitará a los planes y becarios sino que se extenderá a toda la sociedad. “Esa va a ser una de las ventajas que deben sentir los jóvenes de vivir en la provincia”, agregó.

Durante la charla, Alberto también deslizó algunos títulos de los temas en los que está abocado el Gobierno: la problemática del agua de los perilagos, la solución “estructural definitiva” a los inconvenientes financieros de la Intendencia de Merlo, transparentar la minería porque dijo que “hay ripieras que trabajan en negro y no cumplen el sistema impositivo provincial”, fomentar inversiones para que construyan un hotel en Salinas del Bebedero que potencien turísticamente a la localidad, ver la manera de reactivar la histórica fábrica de vidrio en Jarilla que ayudaría al despegue del pueblo y parajes vecinos, y poner en marcha obras en barrios de las principales ciudades que son un “compromiso asumido”.

El jefe de Estado no pasó por alto la actualidad nacional. Cuestionó que el gobierno de Macri generara una “grieta enorme, que es muy triste”. Y pregona el mensaje de que para el peronismo y la oposición no hay 2019 porque dan por hecha la reelección del presidente y que en las elecciones el peronismo haría “un papel testimonial”. “Yo no estoy de acuerdo, de ninguna manera lo acepto y quiero decirle al pueblo peronista que no es así y que sí hay un 2019, debe y se presentará un peronismo unido y mirando al futuro, y mostrándole al pueblo peronista y argentino que hay un amanecer”.

“Esto va a levantar el entusiasmo de la militancia y generar esperanza porque la gente está muy golpeada, triste, desesperanzada, sin trabajo, los abuelos también están muy golpeados, y ante esta situación el peronismo no puede renunciar al poder ni mucho menos a sus banderas y su lucha tradicional”, concluyó Rodríguez Saá.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Alberto: “Vamos a trabajar para que el sueño puntano se cumpla”

Rodríguez Saá pidió reorganizar los planes sociales y formar programadores. 

Bien distendido. Alberto habló durante veinticinco minutos con los medios en el cuarto piso de la Torre I de Terrazas del Portezuelo. Foto: Nicolás Varvara.

El gobernador Alberto Rodríguez Saá anticipó las tareas que encomendó a su gabinete para este mes y que marcarán los ejes de los dos próximos años de gestión. Pidió terminar febrero con todos los planes sociales organizados y que en San Luis los jóvenes puedan alcanzar “el desarrollo personal y la felicidad” con la posibilidad de convertirse en programadores, una de las carencias laborales que prevalecerán en el mundo. “Vamos a trabajar para que el sueño puntano se cumpla”, se entusiasmó durante la charla de 25 minutos que dio a medios locales.

En el primer contacto del año con la prensa en Terrazas, el mandatario dijo que el tema social es muy preocupante y admitió que con la creación de los planes solidarios y las becas generaron un “shock” similar al del 2003 con el nacimiento del Plan de Inclusión Social. “Tenemos datos que los planes tienen su repercusión directa en el comercio. En esta época están vendiendo mucho más que en años anteriores”, sostuvo.

Distendido y sereno, lanzó sus primeras críticas de la tarde. Fueron dirigidas al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). “La situación social la hemos descubierto en forma tardía porque el Indec en estos últimos diez años nos esconde los datos, los limita, los manipula”, cuestionó y confirmó que trazó la meta para que a fin de mes cada beneficiario sepa en qué trabaja, qué horario debe cumplir, dónde y que la labor que desarrolle sea provechosa para la provincia. “Cada ministro hoy (por ayer) fue informado, vamos a continuar hablando el martes y seguramente vamos a seguir otros días más porque esta tarea es muy grande y difícil”, acotó.

Después de una pausa, Rodríguez Saá sostuvo que el otro gran objetivo es que los sanluiseños “sientan las ventajas de vivir en ‘otro país’ y lleguen al desarrollo personal más rápido por nacer en una provincia que tiene la infraestructura para lograrlo”, a lo que calificó como “sueño puntano”, en base a la enmienda de la Constitución norteamericana que incorporó el derecho a la felicidad, que se considera cumplido cuando el habitante de Estados Unidos logra el sueño americano. Y anticipó que todos los esfuerzos los pondrán para que San Luis esté a la altura de la actual “revolución de la inteligencia” y forme la materia gris que más demanda tendrá en el 2020: los programadores. Se calcula que en dos años se requerirán más de un millón en todo el universo.  “Cada vez se necesitan más y en todo lados, desde para el riego por goteo hasta para cómo prender y apagar la luz”, ejemplificó y aclaró que el Estado será el facilitador para que los jóvenes se especialicen en el rubro.

 

 

 

En ese punto, el Gobernador se detuvo varios minutos y fue ambicioso al expresar sus anhelos. Anticipó que en junio quiere tener mil programadores y redobló la apuesta para que en un año y medio cuenten con sesenta mil. Eso sí, para lograr ese número la convocatoria no se limitará a los planes y becarios sino que se extenderá a toda la sociedad. “Esa va a ser una de las ventajas que deben sentir los jóvenes de vivir en la provincia”, agregó.

Durante la charla, Alberto también deslizó algunos títulos de los temas en los que está abocado el Gobierno: la problemática del agua de los perilagos, la solución “estructural definitiva” a los inconvenientes financieros de la Intendencia de Merlo, transparentar la minería porque dijo que “hay ripieras que trabajan en negro y no cumplen el sistema impositivo provincial”, fomentar inversiones para que construyan un hotel en Salinas del Bebedero que potencien turísticamente a la localidad, ver la manera de reactivar la histórica fábrica de vidrio en Jarilla que ayudaría al despegue del pueblo y parajes vecinos, y poner en marcha obras en barrios de las principales ciudades que son un “compromiso asumido”.

El jefe de Estado no pasó por alto la actualidad nacional. Cuestionó que el gobierno de Macri generara una “grieta enorme, que es muy triste”. Y pregona el mensaje de que para el peronismo y la oposición no hay 2019 porque dan por hecha la reelección del presidente y que en las elecciones el peronismo haría “un papel testimonial”. “Yo no estoy de acuerdo, de ninguna manera lo acepto y quiero decirle al pueblo peronista que no es así y que sí hay un 2019, debe y se presentará un peronismo unido y mirando al futuro, y mostrándole al pueblo peronista y argentino que hay un amanecer”.

“Esto va a levantar el entusiasmo de la militancia y generar esperanza porque la gente está muy golpeada, triste, desesperanzada, sin trabajo, los abuelos también están muy golpeados, y ante esta situación el peronismo no puede renunciar al poder ni mucho menos a sus banderas y su lucha tradicional”, concluyó Rodríguez Saá.
 

Logín