eldiariodelarepublica.com
Los padres del colegio San Buenaventura se quejan de la Justicia

Escuchá acá la 90.9
X

Los padres del colegio San Buenaventura se quejan de la Justicia

Afirman que hay pruebas contra el profesor de música pero que la Justicia "quiere que quede en la nada".  

El 7 de diciembre pasado un matrimonio denunció que su hija de 6 años, que cursaba en el Colegio San Buenaventura, habría sido abusada por el profesor de música. A dos meses de esa presentación judicial, otros papás de los compañeritos de la niña, que también declararon contra el docente, hablaron con El Diario y afirmaron que hay pruebas contra el maestro pero creen que la Justicia quiere que el caso "quede en la nada". Aseguraron que el juzgado de Instrucción en lo Penal y Contravencional Nº 1, a cargo de Alfredo Cuello, donde está el expediente, "no está investigando de la manera que corresponde".

En la charla pidieron preservar su identidad para no exponer a los menores. Son cuatro de los adultos que a fin de año aportaron diecisiete testimonios basados en los relatos de los chicos, que sitúan al profesor como el presunto autor de los abusos. Sospechan que les bajaba la ropa interior y los manoseaba.

"Sólo hicieron cuatro Cámaras Gesell y ya pasaron sesenta días. Están fallando en la operatividad de cómo sacar información, no están investigando de la manera que corresponde. El juez no cree que somos los depositarios de la confianza de nuestros hijos, minimiza en una denuncia a más de diecisiete que son. Él está preocupado porque no se mancille el estado de inocencia del acusado, así lo manifestó en un escrito el viernes. Pero, ¿y los niños?", manifestó uno de los hombres.

El grupo consideró que desde el órgano judicial que interviene en el caso habría algunas irregularidades. "El primer allanamiento fue 15 días después que lo pedimos (Ver: "Una denuncia que desató la polémica"), lo cual hace bastante difícil que encuentren algo. Cada vez perdemos más pruebas. Nuestra percepción es que el juez lo está dilatando para que quede en la nada", añadió.

Otro de los papás indicó que tampoco notificaron a los testigos cuando debían declarar. "Hablamos de que abusaron de criaturas de 6 años.

Esta es la primera vez que nos comunicamos con un medio porque no queríamos exponer a los chicos, no podemos ir a protestar porque queremos proteger la identidad de nuestros niños, estamos atados de pies y manos", dijo.

La mamá de una de las nenas a quien realizaron Cámara Gesell el 28 de diciembre, días previos a la feria judicial, dijo que recién esta semana habría sido incorporado ese informe al expediente.

La mujer resaltó que "la única contención, que fue excelente, la recibimos de la Secretaría de Estado de la Mujer #NiUnaMenos. Nos creyeron desde el principio, nos pusieron psicólogos, nos proveyeron abogados y son parte de la causa. La secretaria (Adriana) Bazzano permanentemente nos llama y el abogado Quiroga nos acompañó a las reuniones que tuvimos", remarcó.

Sin más novedades que las entrevistas en Cámara Gesell realizadas a cuatro alumnos y el allanamiento al domicilio del profesor a fines de diciembre y, debido a la pausa de la feria judicial durante el mes pasado, el grupo de denunciantes espera que Cuello determine alguna nueva medida en la próxima semana. Las últimas disposiciones del magistrado fueron las citaciones de dos testigos más, entre ellas una psicóloga que asistió a uno de los alumnos.

 

Relatos y pesadillas

Detrás del testimonio inicial que el matrimonio dejará asentado en el Juzgado, llegaron otros diecisiete relatos más que evidenciarían algún vejamen hacia los pequeños.

Una de las mamás contó que su hijo "se enfermó casi todo el último trimestre. Aún no fue a Cámara Gesell pero esperaría que sucediera. Él mío no habla sólo de bajarse los pantalones sino que le dijo a la psicóloga que vio cómo le manoseaban las partes íntimas a 'fulanito'.

Elegimos que lo viera una especialista porque yo no estoy preparada. Fue fuerte. Lo escuché detrás de la puerta del consultorio", manifestó la mujer, aún abrumada.

Otro de los adultos comentó que a su nena "le dolía la cabeza, tenía pesadillas de noche y se ponía violenta con las hermanas". 

Los otros dos padres coincidieron en que advirtieron que algo pasaba en una consulta con la pediatra cuando los menores, espontáneamente, describieron los juegos y momentos en la clase de música. "Lo escuché y me metí en el baño, me desgarró. Lo contaba con una inocencia. Sólo hablé con mi hijo tres veces en casa del tema: cuando se disparó el rumor, cuando se confirmó de qué aula era y un rato antes de ir a declarar, para estar seguro. Mi hijo dormía solo y de pronto empezó a hacerlo con nosotros. Se despertaba llorando en medio de la noche", reveló.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los padres del colegio San Buenaventura se quejan de la Justicia

Intervenido. Desde el 11 de enero, Carlos Rioja fue designado como interventor del colegio, para sumarse a la investigación del juzgado. Foto: Juan Andrés Galli. 

Afirman que hay pruebas contra el profesor de música pero que la Justicia "quiere que quede en la nada".  

El 7 de diciembre pasado un matrimonio denunció que su hija de 6 años, que cursaba en el Colegio San Buenaventura, habría sido abusada por el profesor de música. A dos meses de esa presentación judicial, otros papás de los compañeritos de la niña, que también declararon contra el docente, hablaron con El Diario y afirmaron que hay pruebas contra el maestro pero creen que la Justicia quiere que el caso "quede en la nada". Aseguraron que el juzgado de Instrucción en lo Penal y Contravencional Nº 1, a cargo de Alfredo Cuello, donde está el expediente, "no está investigando de la manera que corresponde".

En la charla pidieron preservar su identidad para no exponer a los menores. Son cuatro de los adultos que a fin de año aportaron diecisiete testimonios basados en los relatos de los chicos, que sitúan al profesor como el presunto autor de los abusos. Sospechan que les bajaba la ropa interior y los manoseaba.

"Sólo hicieron cuatro Cámaras Gesell y ya pasaron sesenta días. Están fallando en la operatividad de cómo sacar información, no están investigando de la manera que corresponde. El juez no cree que somos los depositarios de la confianza de nuestros hijos, minimiza en una denuncia a más de diecisiete que son. Él está preocupado porque no se mancille el estado de inocencia del acusado, así lo manifestó en un escrito el viernes. Pero, ¿y los niños?", manifestó uno de los hombres.

El grupo consideró que desde el órgano judicial que interviene en el caso habría algunas irregularidades. "El primer allanamiento fue 15 días después que lo pedimos (Ver: "Una denuncia que desató la polémica"), lo cual hace bastante difícil que encuentren algo. Cada vez perdemos más pruebas. Nuestra percepción es que el juez lo está dilatando para que quede en la nada", añadió.

Otro de los papás indicó que tampoco notificaron a los testigos cuando debían declarar. "Hablamos de que abusaron de criaturas de 6 años.

Esta es la primera vez que nos comunicamos con un medio porque no queríamos exponer a los chicos, no podemos ir a protestar porque queremos proteger la identidad de nuestros niños, estamos atados de pies y manos", dijo.

La mamá de una de las nenas a quien realizaron Cámara Gesell el 28 de diciembre, días previos a la feria judicial, dijo que recién esta semana habría sido incorporado ese informe al expediente.

La mujer resaltó que "la única contención, que fue excelente, la recibimos de la Secretaría de Estado de la Mujer #NiUnaMenos. Nos creyeron desde el principio, nos pusieron psicólogos, nos proveyeron abogados y son parte de la causa. La secretaria (Adriana) Bazzano permanentemente nos llama y el abogado Quiroga nos acompañó a las reuniones que tuvimos", remarcó.

Sin más novedades que las entrevistas en Cámara Gesell realizadas a cuatro alumnos y el allanamiento al domicilio del profesor a fines de diciembre y, debido a la pausa de la feria judicial durante el mes pasado, el grupo de denunciantes espera que Cuello determine alguna nueva medida en la próxima semana. Las últimas disposiciones del magistrado fueron las citaciones de dos testigos más, entre ellas una psicóloga que asistió a uno de los alumnos.

 

Relatos y pesadillas

Detrás del testimonio inicial que el matrimonio dejará asentado en el Juzgado, llegaron otros diecisiete relatos más que evidenciarían algún vejamen hacia los pequeños.

Una de las mamás contó que su hijo "se enfermó casi todo el último trimestre. Aún no fue a Cámara Gesell pero esperaría que sucediera. Él mío no habla sólo de bajarse los pantalones sino que le dijo a la psicóloga que vio cómo le manoseaban las partes íntimas a 'fulanito'.

Elegimos que lo viera una especialista porque yo no estoy preparada. Fue fuerte. Lo escuché detrás de la puerta del consultorio", manifestó la mujer, aún abrumada.

Otro de los adultos comentó que a su nena "le dolía la cabeza, tenía pesadillas de noche y se ponía violenta con las hermanas". 

Los otros dos padres coincidieron en que advirtieron que algo pasaba en una consulta con la pediatra cuando los menores, espontáneamente, describieron los juegos y momentos en la clase de música. "Lo escuché y me metí en el baño, me desgarró. Lo contaba con una inocencia. Sólo hablé con mi hijo tres veces en casa del tema: cuando se disparó el rumor, cuando se confirmó de qué aula era y un rato antes de ir a declarar, para estar seguro. Mi hijo dormía solo y de pronto empezó a hacerlo con nosotros. Se despertaba llorando en medio de la noche", reveló.

Logín