29°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

29°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

EN VIVO

La partera acusada por la muerte de una beba, procesada y por ahora no irá a prisión

El juez Penal 1, Cadelago Filippi, dispuso que María Belén  Weber tendrá que venir a San Luis a firmar el libro de procesados del 1 al 10 de cada mes.

Por redacción
| 18 de abril de 2018
Foto: Alejandro Lorda.

Este martes el juez penal 1 de San Luis, Cadelago Filippi, dispuso que María Belén Weber, la partera investigada por la muerte de una beba y las lesiones sufridas por la madre de esa menor en 2014, tendrá que venir a San Luis a firmar el libro de procesados del 1 al 10 de cada mes.

 

Weber quedó procesada por homicidio y lesiones culposas sin prisión preventiva.  La partera independiente atendió a una mujer en un parto domiciliario en San Luis, en setiembre de 2014. La beba murió a poco de nacer, y a la mamá debieron sacarle el útero, producto de una infección.

 

Los profesionales de la clínica Cerhu atendieron a Ludmila, la parturienta, después de que ella tuviera un trabajo de parto en su hogar, bajo la coordinación de Weber, a quien la embarazada y Andrés, su entonces marido, habían contratado especialmente para que los asistiera para un alumbramiento domiciliario, también conocido como humanizado. 

 

Ese trabajo de parto se extendió por 72 horas, lapso que, según Weber, es normal y no implicaba riesgos ni para la madre ni para la beba. Más aún, la partera dijo que ella sugirió a los padres que siguieran con el plan B –esto es, ir a una clínica u hospital–, que fueron ellos los que prefirieron esperar más tiempo en su casa y que cuando llegaron al Cerhu, madre y bebé estaban bien, aptas para una cesárea, ya que se había dado cuenta de que el parto natural no era una opción viable. 

 

Pero fueron los especialistas de la clínica quienes, desoyendo a Weber, hicieron entrar a la madre a la sala e intentaron que tuviera un alumbramiento natural, realizando en esa circunstancia la maniobra de Kristeller, causante del daño que la beba sufrió en la cabeza y también, a la postre, de la infección de Ludmila, afirmó José Alberto Olguín, el abogado de la partera detenida días atrás en Capital Federal. 

 

La maniobra de Kristeller consiste en presionar el abdomen de la madre hacia abajo, para que el bebé salga o al menos llegue a lo que se conoce como la coronación, es decir, cuando la cabeza de la criatura ya pasó el canal de parto y la parte superior, la corona, es visible en la abertura vaginal. 

 

Comentá vos tambien...